En­te­rrar a Vi­llar y de­sin­fec­tar el fút­bol

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - GONZALO BAREÑO

Un día fui a ha­cer­le una en­tre­vis­ta a Ja­vier Go­má, al que mu­chos ca­li­fi­can co­mo el fi­ló­so­fo de mo­da en Es­pa­ña, aun­que la in­men­sa ma­yo­ría de los que afir­man eso no en­tien­dan una so­la pa­la­bra de lo que es­cri­be. In­fluen­cia­do por esos co­men­ta­rios, pen­sé que se tra­ta­ría de una con­ver­sa­ción ba­nal. Pe­ro, co­no­cien­do que era au­tor de una te­tra­lo­gía de la ejem­pla­ri­dad, no me re­sis­tí a pre­gun­tar­le su opinión so­bre la ma­rea de co­rrup­ción que inun­da Es­pa­ña. Aun­que el fi­ló­so­fo se re­sis­tía a ese des­cen­so al ba­rro al que lo in­vi­ta­ba, ter­mino dán­do­me una res­pues­ta que, aun­que, en un prin­ci­pio me in­dig­nó, aca­bó fas­ci­nán­do­me y ha­cién­do­me re­fle­xio­nar. Co­rrup­ción hay en to­dos si­tios, me vino a de­cir, pe­ro lo es­pe­cí­fi­co de la co­rrup­ción es­pa­ño­la es que es un pro­ble­ma de edu­ca­ción co­lec­ti­va y fal­ta de buen gus­to. En los 80 hu­bo ebrie­dad de li­ber­tad sin de­ma­sia­da edu­ca­ción pa­ra ella. Y el alud de di­ne­ro llo­vi­do lue­go en los 90 de la Unión Eu­ro­pea no es el re­sul­ta­do de la vir­tud del tra­ba­jo. Nos vie­ne sin tra­ba­jar su­fi­cien­te pa­ra me­re­cer esas can­ti­da­des. Li­ber­tad y di­ne­ro pro­du­cen un pro­to­ti­po del nue­vo ri­co. Al­guien que, te­nien­do di­ne­ro y li­ber­tad, no tie­ne buen gus­to. Y esa vul­ga­ri­dad se ha tras­la­da­do de lo so­cial a lo po­lí­ti­co con com­por­ta­mien­tos in­de­cen­tes sin me­re­cer ex­ce­si­vo re­pro­che. Tal era su ar­gu­men­ta­ción.

Ci­tar a Go­má y a Án­gel Ma­ría Vi­llar en un mis­mo ar­tícu­lo es un oxí­mo­ron in­su­pe­ra­ble. Pe­ro, aun­que to­da co­rrup­ción es re­pug­nan­te, in­clu­so si la co­me­te Pe­tro­nio, si al­guien re­pre­sen­ta esa co­rrup­ción des­ca­ra­da, za­fia y or­di­na­ria es quien pre­si­de hoy la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, aun­que duer­ma en­tre re­jas. Sí. Vi­llar es un as­co. Pe­ro un as­co que to­le­ra­mos du­ran­te 29 años. Y eso de­be aver­gon­zar­nos.

To­da Es­pa­ña era cons­cien­te de que era un pre­sun­to co­rrup­to. Es más, to­da Es­pa­ña veía ca­da día la chu­le­ría y la im­pu­ni­dad con la que Vi­llar ha­cía y des­ha­cía a su an­to­jo; con la que be­ne­fi­cia­ba a sus ami­gos y a sus fa­mi­lia­res; con la que se bur­la­ba de los po­cos que se atre­vían a de­nun­ciar sus tro­pe­lías, y con la que ame­na­za­ba a los que le plan­ta­ban ca­ra, al­guno de los cua­les, co­mo Mi­guel Car­de­nal, lo ha pa­ga­do ca­ro. Las de­nun­cias con­tra él siem­pre aca­ba­ban en na­da. Es im­po­si­ble que eso su­ce­die­ra sin una am­plí­si­ma nó­mi­na de co­la­bo­ra­do­res in­tere­sa­dos y una tu­pi­da red clien­te­lar que se be­ne­fi­cia­ba de las an­dan­zas de es­te abo­ga­do de me­dio pe­lo, cu­yo prin­ci­pal mé­ri­to has­ta lle­gar a la fe­de­ra­ción ha­bía si­do dar­le un pu­ñe­ta­zo a Cruyff en pleno par­ti­do.

El me­ro he­cho de que en su día lo am­pa­ra­ran una FIFA y una UEFA po­dri­das has­ta el tué­tano era su­fi­cien­te pa­ra que se le hu­bie­ra in­ves­ti­ga­do en pro­fun­di­dad mu­cho an­tes. Hay que sa­ber aho­ra por qué lo apo­ya­ron los pre­si­den­tes de los clu­bes y los de las fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les más po­de­ro­sas. Y por qué po­lí­ti­cos de uno y otro signo, de aho­ra y de an­tes, se do­ble­ga­ron an­te él, de­jan­do que se per­pe­tua­ra en el po­der. En­te­rrar a Vi­llar sin de­sin­fec­tar a fon­do el fút­bol es­pa­ñol, y sin aca­bar con su to­tal im­pu­ni­dad, de­mos­tra­ría no so­lo que Go­má tie­ne ra­zón, sino que se­gui­mos sin apren­der na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.