Seis se­gun­dos de li­ber­tad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - YASHMINA SHAWKI

Seis se­gun­dos pue­den pa­re­cer una me­di­da de tiem­po ni­mia en el in­fi­ni­to que nos ro­dea, pe­ro en reali­dad son una eter­ni­dad cuan­do nos re­fe­ri­mos a los de­re­chos fun­da­men­ta­les de una per­so­na. Así, los seis se­gun­dos que du­ra la gra­ba­ción de una jo­ven con la me­le­na suel­ta y ves­ti­da con una mi­ni­fal­da ape­nas lla­ma­rían la aten­ción en Oc­ci­den­te, y tam­po­co en mu­chos paí­ses de Orien­te. Sin em­bar­go, las imá­ge­nes de una jo­ven pa­sean­do por las rui­nas de Us­haia­ger, en la pro­vin­cia de Najd de la ul­tra­con­ser­va­do­ra y reac­cio­na­ria Ara­bia Sau­dí, no so­lo han cau­sa­do un gran re­vue­lo, sino que han pro­vo­ca­do su de­ten­ción por las au­to­ri­da­des. La jo­ven que, al pa­re­cer, se lla­ma Ju­lud, ma­ni­fes­tó que ha­bía si­do gra­ba­da es­tan­do con un guar­dián mas­cu­lino res­pon­sa­ble de ella y que las imá­ge­nes ha­bían si­do di­fun­di­das sin su con­sen­ti­mien­to. Pe­ro el da­ño ya es­ta­ba he­cho. Por­que ¿qué peor cri­men hay que una mu­jer pue­da res­pi­rar el ai­re libre, sen­tir el sol so­bre su piel y la are­na ba­jo sus pies? ¿Qué peor pe­ca­do hay que una mu­jer pue­da mos­trar­se libre, re­la­ja­da y fe­liz en li­ber­tad? Al pa­re­cer, nin­guno, y por eso Ju­lud pue­de lle­gar a su­frir un cas­ti­go te­rri­ble. En Ara­bia Sau­dí un hom­bre pue­de ma­tar a una mu­jer de una pa­li­za y no le pa­sa na­da, pe­ro si una mu­jer se mues­tra sin ve­lo pue­de lle­gar a mo­rir. Se mi­re co­mo se mi­re, es ab­so­lu­ta­men­te es­pe­luz­nan­te.

El hi­pó­cri­ta có­di­go mo­ral de unos hom­bres afe­rra­dos a unos tex­tos sa­gra­dos que in­ter­pre­tan co­mo les da la ga­na so­me­te a la mi­tad de la po­bla­ción a la os­cu­ri­dad de la inexis­ten­cia. Se es­cu­dan en que es la ley, pe­ro lo cier­to es que es su vo­lun­tad co­mo lo era la de los es­cla­vis­tas que ven­dían y com­pra­ban, ex­plo­ta­ban y vio­la­ban a se­res hu­ma­nos. Por­que eso es lo que son las mu­je­res pa­ra ellos, mer­can­cía pres­cin­di­ble por mu­cho que lo en­cu­bran con ar­gu­men­tos re­li­gio­sos. Es­tá mal, vul­ne­ra la mí­ni­ma de­cen­cia mo­ral, aten­ta con­tra los de­re­chos hu­ma­nos y tie­ne que aca­bar ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.