Fuer­zas de ocu­pa­ción en Ca­ta­lu­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNEGA

Ten­go an­te mí la edi­ción di­gi­tal de El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya

y en el pri­mer vis­ta­zo no pu­de evi­tar un es­ca­lo­frío: «La Guar­dia Ci­vil», di­ce el gran ti­tu­lar del dia­rio, «en­tra en el Par­la­ment y la Ge­ne­ra­li­tat». Yo es­pe­ra­ba otra no­ti­cia: co­mo los in­de­pen­den­tis­tas, abro ca­da día la pren­sa de Bar­ce­lo­na pa­ra com­pro­bar si se di­vi­san ya los tan­ques por la Dia­go­nal, o si un nue­vo general Ba­tet ha ins­ta­la­do un par de ca­ño­nes en la pla­za de Sant Jau­me. Pe­ro, oh de­cep­ción, la bo­ta de Ma­drid ha­bía pues­to en mar­cha la op­ción b, que es la de ocu­par los cen­tros de po­der de Bar­ce­lo­na con la Guar­dia Ci­vil. Ya es­ta­ban en el Par­la­ment y la Ge­ne­ra­li­tat, 73 días an­tes del re­fe­ren­do de oc­tu­bre. Co­rrí al te­lé­fono a lla­mar a mis ami­gos de Bar­ce­lo­na a pre­gun­tar lo que se pre­gun­ta en es­tos ca­sos de es­ta­lli­do del con­flic­to: ¿Es­táis bien? ¿Ar­de Ca­ta­lu­ña? Uno me di­jo que ha­bía re­fres­ca­do, otro que es­ta­ba con ja­que­ca y el ter­ce­ro que ve­nía de de­jar a sus hi­jos en el ae­ro­puer­to. Lle­gué a la con­clu­sión de que la Guar­dia Ci­vil ha­bía to­ma­do el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo, pe­ro no las ca­lles.

La épi­ca de la jor­na­da no ter­mi­nó ahí. El con­se­ller de Pre­si­den­cia y por­ta­voz del Go­vern, se­ñor Tu­rull, se sin­tió en la obli­ga­ción pa­trió­ti­ca de en­ca­be­zar la re­sis­ten­cia a la in­va­sión de es­tas fuer­zas ex­tran­je­ras y co­mu­ni­có a la opinión mun­dial su ac­to de he­roís­mo: ha­bía im­pe­di­do la en­tra­da de los guar­dias en el

sanc­ta sanc­tó­rum del em­brión de la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na, que es el Pa­lau de Sant Jau­me, se­de del trono de Puig­de­mont. No es­tá cla­ro qué ar­mas uti­li­zó pa­ra de­fen­der el sa­gra­do re­cin­to y ex­pul­sar a los in­va­so­res. La Sex­ta es­tu­vo con­tan­do que real­men­te no los ha­bía ex­pul­sa­do, sino que los te­nía re­clui­dos en un lo­cal «al la­do de la co­che­ra», co­mo si fue­se un ca­la­bo­zo. Pe­ro Ca­ta­lu­ña ya te­nía su hé­roe de la jor­na­da: era Jor­di Tu­rull, el so­li­ta­rio de la re­sis­ten­cia.

¡Qué pe­na que no ha­ya un do­cu­men­to grá­fi­co de su he­roi­ca ac­tua­ción ni un do­cu­men­to es­cri­to que na­rre la mag­na epo­pe­ya del fre­na­zo a la Guar­dia Ci­vil! ¡Y qué pe­na, so­bre to­do, tro­pe­zar con la ver­dad! Las tro­pas de la Guar­dia Ci­vil que en­tra­ron en el Par­la­ment y la Ge­ne­ra­li­tat eran un par de agen­tes ves­ti­dos de pai­sano, na­tu­ral­men­te des­ar­ma­dos, que iban a bus­car prue­bas de un ca­so de co­rrup­ción por or­den del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña. Te­nían pin­ta de to­do, me­nos de fuer­zas de ocu­pa­ción. Y, res­pec­to al he­roís­mo de Tu­rull, fue, sen­ci­lla­men­te, pro­duc­to de su ima­gi­na­ción. Qui­zá en­tre­tu­vo a los guar­dias un mi­nu­to pa­ra ofre­cer­les un ca­fé, pe­ro no im­pi­dió ni su en­tra­da ni su tra­ba­jo.

¡Qué pe­na, in­de­pen­den­tis­tas! Otra oca­sión frus­tra­da. Otro des­men­ti­do de los he­chos. Hay que se­guir fa­bu­lan­do. Hay que se­guir in­ven­tan­do la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.