La Guar­dia Ci­vil en­tra en la Ge­ne­ra­li­tat y al Par­la­men­to ca­ta­lán por el ca­so 3 %

Bus­ca in­for­ma­ción so­bre ad­ju­di­ca­cio­nes irre­gu­la­res de un ex­con­se­je­ro de Ar­tur Mas

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - CRISTIAN REINO

Las imá­ge­nes de la Guar­dia Ci­vil en­tran­do en las dos prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes del Go­bierno ca­ta­lán, el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat y la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, fue­ron un avan­ce de lo que po­dría ocu­rrir si el Go­bierno au­to­nó­mi­co lle­ga has­ta el fi­nal en su in­ten­ción de po­ner las ur­nas y el Eje­cu­ti­vo cen­tral ha­ce lo pro­pio en su vo­lun­tad de im­pe­dir la vo­ta­ción. En es­ta oca­sión, la Guar­dia Ci­vil y la Fis­ca­lía no irrum­pie­ron en las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas por al­gu­na que­re­lla re­la­cio­na­da con el pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta, sino por un ca­so de co­rrup­ción, el del 3 %, que afec­ta a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia.

Los guar­dias y el fis­cal an­ti­co­rrup­ción, Jo­sé Grin­da, en­tra­ron ade­más en la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia y en el Cen­tro de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán.

La ope­ra­ción, or­de­na­da por el juez ins­truc­tor del ca­so del 3 % en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ca­ta­lu­ña, bus­ca­ba in­for­ma­ción so­bre pre­sun­tas ad­ju­di­ca­cio­nes irre­gu­la­res prac­ti­ca­das por Ger­má Gor­dó du­ran­te su épo­ca co­mo se­cre­ta­rio general de la Pre­si­den­cia, en­tre el 2011 y el 2013, cuan­do era mano de­re­cha de Ar­tur Mas.

Los in­ves­ti­ga­do­res lle­van tiem­po so­bre la pis­ta de las agen­das elec­tró­ni­cas y del li­bro de vi­si­tas del ex­con­se­je­ro de Jus­ti­cia, que el Go­bierno ca­ta­lán nun­ca ha en­tre­ga­do al juez con el ar­gu­men­to de que han des­apa­re- ci­do. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que esa in­for­ma­ción po­dría com­pro­me­ter al ex­dipu­tado de Junts pel Sí y con­fir­mar­le co­mo pie­za cla­ve de la fi­nan­cia­ción ile­gal de CDC y co­mo el su­pues­to «con­se­gui­dor», se­gún la ver­sión de la Fis­ca­lía, de las mor­di­das que ha­bría co­bra­do Con­ver­gèn­cia de em­pre­sa­rios de la cons­truc­ción. De ahí la im­por­tan­cia del li­bro de vi­si­tas, don­de apa­re­ce­rían las reunio­nes que man­te­nía Gor­dó con em­pre­sa­rios. Pe­ro los agen­tes so­lo se lle­va­ron la agen­da de ac­tos ofi­cia­les. En el Par­la­men­to ca­ta­lán hi­cie­ron una co­pia de la cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co de Gor­dó des­de que es dipu­tado.

Gor­dó, que tras ser impu­tado re­nun­ció a la mi­li­tan­cia del PDECat y aban­do­nó al gru­po par­la­men­ta­rio de Junts pel Sí, de­cla­ra­rá el lu­nes an­te el juez. El ex­con­se­je­ro de Jus­ti­cia guar­dó ayer si­len­cio y se li­mi­tó a es­cri­bir en Twit­ter: «Sin co­men­ta­rios, cie­lo se­reno».

Es­ce­no­gra­fía

La ope­ra­ción po­li­cial y ju­di­cial de ayer, que te­nía to­do el sim­bo­lis­mo de los agen­tes irrum­pien­do en los pun­tos cla­ves de la po­lí­ti­ca de Ca­ta­lu­ña, sir­vió al Go­bierno cen­tral pa­ra lan­zar un avi­so pa­ra na­ve­gan­tes, aho­ra que se acer­can cur­vas en el pro­ce­so. En el otro la­do, ca­si lo mis­mo. En un pri­mer mo­men­to, la Ge­ne­ra­li­tat pre­sen­tó ca­si co­mo una es­pe­cie de «no pa­sa­rán» el he­cho de que el con­se­je­ro de la Pre­si­den­cia, Jor­di Tu­rull, «im­pi­die­ra», se­gún la ver­sión de su de­par­ta­men­to, el ac­ce­so a los guar­dias ci­vi­les.

Des­de la De­le­ga­ción del Go­bierno pre­ci­sa­ron que los agen­tes no te­nían una or­den de re­gis­tro y que, si así hu­bie­ra si­do, na­die les po­día ha­ber im­pe­di­do la en­tra­da. La Guar­dia Ci­vil, aún así, ac­ce­dió a de­pen­den­cias y re­qui­rió al re­gis­tro el li­bro de vi­si­tas y las ac­tas de las reunio­nes de Gor­dó mien­tras fue se­cre­ta­rio general del Go­bierno.

MAR­TA PÉ­REZ EFE

Agen­tes de la Guar­dia Ci­vil, ayer a su salida de la se­de de Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.