El fis­cal general se en­ca­ra con Trump y re­cha­za di­mi­tir por el Ru­sia­ga­te

El mag­na­te ase­gu­ró que si lle­ga a sa­ber que se iba a in­hi­bir, hu­bie­ra ele­gi­do a otro

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIA­NA REY

«Pien­so se­guir ejer­cien­do es­te tra­ba­jo siem­pre y cuan­do sea apro­pia­do». Fue así co­mo el fis­cal general de EE.UU., de Jeff Ses­sions res­pon­dió a los ata­ques que el pre­si­den­te le ha­bía lan­za­do ho­ras an­tes. «Ses­sions nun­ca de­be­ría de ha­ber­se in­hi­bi­do. Y si iba a ha­cer­lo, de­be­ría ha­bér­me­lo con­ta­do an­tes de acep­tar el pues­to y yo ha­bría ele­gi­do a otra per­so­na», car­gó Do­nald Trump tras ase­gu­rar que su ministro de jus­ti­cia «dio al­gu­nas res­pues­tas ma­las», du­ran­te su com­pa­ren­cia an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do que in­ves­ti­ga los víncu­los en­tre la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na y el Krem­lin.

Su explicación es­can­da­li­zó Jill Wi­ne-Banks, ex­fis­cal del Wa­ter­ga­te, que com­pa­ró el com­por­ta­mien­to del neo­yor­quino con el que tu­vo Ri­chard Ni­xon du­ran­te la ges­tión de su es­cán­da­lo: «Ni­xon acon­se­ja­ba a su gen­te que di­je­ra ‘no lo re­cuer­do’ y eso es per­ju­rio», ad­vir­tió Wi­ne-Banks.

Trump vol­vió a evi­den­ciar que el res­pe­to por el po­der ju­di­cial no es una de sus vir­tu­des al cues­tio­nar no so­lo la la­bor de Ses­sions, sino tam­bién la de su nú­me­ro dos, Rod Ro­sens­tein, ade­más de la del ex­di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey y la del fis­cal es­pe­cial, Ro­bert Mue­ller.

In­ves­ti­gar las fi­nan­zas

La in­hi­bi­ción de Ses­sions —con­se­cuen­cia de su fal­ta de trans­pa­ren­cia a la ho­ra de co­mu­ni­car sus en­cuen­tros con el em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton, Ser­guei Kisl­yak—alla­nó el ca­mino pa­ra el nom­bra­mien­to de Mue­ller, con­tra quien Trump lan­zó una de las ame­na­zas más es­can­da­lo­sas de los úl­ti­mos me­ses, ad­vir­tién­do­le que no in­ves­ti­ga­ra las fi­nan­zas de su fa­mi­lia más allá de lo que co­rres­pon­de a la in­ves­ti­ga­ción del Ru­sia­ga­te. «Creo que eso es una vio­la­ción. Es­to es so­bre Ru­sia», ma­ni­fes­tó reac­cio­nan­do a las in­for­ma­cio­nes que apun­tan a que Mue­ller ha am­plia­do las pes­qui­sas, in­clu­yen­do las transac­cio­nes em­pre­sa­ria­les del mag­na­te.

En los au­dios que han tras­cen­di­do, Trump tam­bién se re­fie­re al se­gun­do en­cuen­tro con Pu­tin en la cum­bre del G20 y del que la Ca­sa Blan­ca no in­for­mó. El es­ta­dou­ni­den­se ex­pli­có que no du­ró una ho­ra sino 15 mi­nu­tos y que con­sis­tió «más que na­da en cum­pli­dos», ade­más de tra­tar las adop­cio­nes que prohí­be la ley Mag­nitsky. «Ha­blé so­bre adop­cio­nes ru­sas por­que era par­te de la con­ver­sa­ción que tra­tó Don», ase­ve­ró al­ti­vo, re­fi­rién­do­se a la reunión que su hi­jo ma­yor man­tu­vo con una abo­ga­da ru­sa que le ha­bía ofre­ci­do in­for­ma­ción per­ju­di­cial con­tra Hi­llary Clin­ton y a la que tam­bién asis­tie­ron su cu­ña­do, Ja­red Kush­ner, y el en­ton­ces je­fe de cam­pa­ña, Paul Ma­na­fort, en ju­nio del 2016.

Es por ello que el pró­xi­mo lu­nes Kush­ner de­cla­ra­rá a puer­ta ce­rra­da an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, mien­tras que Trump Jr. y Ma­na­fort lo ha­rán el miér­co­les, en una au­dien­cia pú­bli­ca que ya se es­pe­ra con gran ex­pec­ta­ción. «Es so­lo la pun­ta del iceberg», ad­vir­tió ayer la de­mó­cra­ta Jac­kie Spieir. La tam­bién miem­bro del co­mi­té de la Cá­ma­ra Al­ta, su­gi­rió la exis­ten­cia de más con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas en­tre el pri­mo­gé­ni­to del pre­si­den­te y otros agen­tes ru­sos du­ran­te la cam­pa­ña.

CHIP SOMODEVILLA AFP

Ses­sions re­cha­zó los re­pro­ches del pre­si­den­te y ase­gu­ró que no aban­do­na­rá el car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.