Ale­ma­nia se har­ta de Tur­quía

Ber­lín ca­li­fi­ca al país de in­se­gu­ro pa­ra tu­ris­tas e in­ver­so­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PATRICIA BAELO

Pri­me­ro fue­ron la sá­ti­ra so­bre Er­do­gan, obra de un hu­mo­ris­ta, y la re­so­lu­ción por la que el Bun­des­tag re­co­no­ció el ge­no­ci­dio ar­me­nio ba­jo el Im­pe­rio Oto­mano. Me­ses des­pués, es­ta­lló la po­lé­mi­ca por la vi­si­ta de los dipu­tados ale­ma­nes a sus sol­da­dos es­ta­cio­na­dos en ba­ses tur­cas, que ter­mi­nó con la re­ti­ra­da de las tro­pas. Y fi­nal­men­te, la go­ta que col­mó el va­so ha si­do el in­gre­so en pri­sión de nue­ve ciu­da­da­nos ger­ma­nos, co­mo el co­rres­pon­sal de Die Welt De­niz Yü­cel y el ac­ti­vis­ta Pe­ter Steudt­ner, a los que An­ka­ra acu­sa de te­rro­ris­mo. La lis­ta de con­flic­tos en­tre am­bos paí­ses se alar­ga, pe­se a que mu­chos au­gu­ra­ban la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes tras el re­fe­ren­do que otor­gó más po­der al pre­si­den­te tur­co.

Co­mo con­se­cuen­cia, el Eje­cu­ti­vo de Mer­kel em­pie­za a har­tar­se de los arre­ba­tos de Re­cep Tay­yip Er­do­gan, su so­cio en la OTAN y del que de­pen­de pa­ra re­du­cir el flu­jo de re­fu­gia­dos que lle­gan a Eu­ro­pa. «He­mos te­ni­do pa­cien­cia. Una y otra vez con­fia­mos en un re­gre­so a la sen­sa­tez, pe­ro una y otra vez nos vi­mos de­cep­cio­na­dos», de­cla­ró ayer el ti­tu­lar ger­mano de Ex­te­rio­res, Sig­mar Ga­briel, que sus­pen­dió sus va­ca­cio­nes pa­ra anun­ciar unas re­pre­sa­lias que An­ka­ra con­si­de­ró co­mo re­tor­ci­das, uni­la­te­ra­les e inacep­ta­bles en cuan­to tu­vo co­no­ci­mien­to de ellas. A par­tir de aho­ra, la web de su mi­nis­te­rio re­co­men­da­rá pru­den­cia a to­do el que desee via­jar al país, ter­cer des­tino tu­rís­ti­co pa­ra los ale­ma­nes, y ad­ver­ti­rá de que, en ca­so de de­ten­ción, no siem­pre es po­si­ble brin­dar asis­ten­cia con­su­lar.

«Ber­lín no pue­de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de sus ciu­da­da­nos ni de los in­ver­so­res en Tur­quía», ad­vir­tió Ga­briel, quien pre­sen­tó unas me­di­das ca­li­fi­ca­das por la can­ci­ller de «ne­ce­sa­rias» e «im­pres­cin­di­bles». La reac­ción del Go­bierno ale­mán lle­ga ape­nas un día des­pués de que el se­ma­na­rio Die Zeit re­ve­la­ra la exis­ten­cia de una lis­ta ela­bo­ra­da por An­ka­ra que vin­cu­la a 68 em­pre­sas teu­to­nas, ta­les co­mo Daim­ler y BASF, con la aso­na­da mi­li­tar que in­ten­tó de­rro­car a Er­do­gan en ju­lio de 2016.

Una in­ten­to­na gol­pis­ta tras la cual el man­da­ta­rio tur­co de­cla­ró el es­ta­do de emer­gen­cia, que aca­ba de ser ex­ten­di­do por cuar­ta vez, y em­pren­dió una iné­di­ta pur­ga, que ya ha lle­va­do al des­pi­do de unos 150.000 fun­cio­na­rios, el cie­rre de 160 me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la de­ten­ción de unas 50.000 personas. Los úl­ti­mos: nue­ve miem­bros de Am­nis­tía Internacional, en­tre los que se en­cuen­tra Steudt­ner. «De­be­mos re­vi­sar nues­tra po­lí­ti­ca con Tur­quía», ame­na­zó Ga­briel, ha­bién­do­lo con­sen­sua­do an­tes con Mer­kel y el lí­der so­cial­de­mó­cra­ta, Mar­tin Schulz.

Al­gu­nos dia­rios co­mo Der Spie­gel o Bild fil­tra­ban ayer que An­ka­ra se ha­bría ofre­ci­do ha­ce unas se­ma­nas a li­be­rar a Yü­cel a cam­bio de que Ber­lín le en­tre­ga­se a dos ex ge­ne­ra­les del Ejér­ci­to tur­co que, jun­to al me­nos otras 260 personas, han re­ci­bi­do asi­lo en Ale­ma­nia des­de el gol­pe fa­lli­do. Ga­briel ase­gu­ró no te­ner cons­tan­cia de esa ofer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.