Pre­ten­der... y con­se­guir­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - B. R. SOTELINO

Han pa­sa­do más de 20 años des­de que es­ta­ban en bo­ga, pe­ro aquí sa­be­mos es­pe­rar. Sa­be­mos que aún no es­tá to­do per­di­do. Ex­cep­to a Ma­don­na y a Prin­ce, he­mos vis­to a to­das las es­tre­llas de la ga­la­xia mu­si­cal ya ba­jan­do a re­bo­los por su dis­co­gra­fía. No es el ca­so de The Pretenders, que se des­col­ga­ron por A Co­ru­ña ha­ce 18 años. Pe­ro aun­que ha llo­vi­do des­de en­ton­ces, des­pués de aque­llo tam­po­co crea­ron gran co­sa. To­das sus me­jo­res can­cio­nes son de an­tes de aquel Vi­va el amor que con­te­nía una ex­tra­ña ver­sión del Ra­bo

de nu­be de Sil­vio Ro­drí­guez. Así que no pa­sa na­da. Es co­mo si le hu­bié­ra­mos da­do al Pau­se. Ayer vol­vi­mos a pre­sio­nar el bo­tón y sa­lió la mú­si­ca de los Pretenders de los 80 com­bi­na­da con la del si­glo XXI y el cóc­tel se agi­tó con gus­to y la can­ti­dad jus­ta de em­bria­guez pa­ra no per­der el nor­te.

Co­mo si su­pie­ran que era un frau­de sa­lir de gi­ra sin na­da nue­vo que con­tar, han es­pe­ra­do ocho años pa­ra sa­car un dis­co que me­re­cie­se la pe­na. Aho­ra ha­bía mo­ti­vos pa­ra vol­ver a la ca­rre­te­ra. El tour que les lle­va por el mun­do des­de el año pa­sa­do lle­gó ayer a Vi­go tras pa­sar por Lis­boa. Lle­ga­ron por la tar­de, pa­ra la prue­ba de so­ni­do.

Si­guen en for­ma

Pa­ra arran­car so­nó Alo­ne y el ru­gi­do del pú­bli­co, que de­jó atrás la nos­tal­gia, y le si­guió. La ban­da de Ch­ris­sie Hyn­de si­gue en for­ma gra­cias al ca­ris­ma de su lí­der, ve­te­ra­na roc­ke­ra en­tre­ga­da a la cau­sa ani­ma­lis­ta, lo que le im­pi­de cum­plir el tó­pi­co de ves­tir­se de cue­ro. El au­di­to­rio al ai­re libre del vi­gués Par­que de Castrelos se lle­nó pa­ra es­cu­char a la ban­da. Una alian­za in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de pa­dres en mo­do abue­lo ce­bo­lle­ta e hi­jos es­cép­ti­cos arras­tra­dos por su vehe­men­cia has­ta el tem­plo lo­cal de los con­cier­tos. La par­te de arri­ba, la que es gra­tis, es­ta­ba, co­mo es tra­di­ción, a re­bo­sar. La de aba­jo tam­bién es­ta­ba lle­na. La en­tra­da cos­ta­ba seis eu­ros. Y si el gru­po te gus­tó al­gu­na vez, hay que ser muy ra­ta pa­ra no in­ver­tir en un di­rec­to un di­ne­ro con el que te pue­des com­prar des­car­gas di­gi­ta­les a cas­co­po­rro, pe­ro nun­ca sen­tir­lo de la mis­ma ma­ne­ra, pe­gan­do bo­tes y su­bien­do fo­tos a tu Instagram por un pu­ña­do de li­kes.

A lo lar­go de ca­si dos ho­ras so­na­ron las nue­vas (y bue­nas) Holy Com­mo­tion o I ha­te my­self y las vie­jas (y más que bue­nas pa­ra via­jar en el tiem­po) Brass in poc­ket, Kid, Midd­le of the road o Back on the chain gang... Jus­to cuan­do el pú­bli­co em­pe­za­ba a ani­mar­se al rit­mo Don´t Get Me Wrong, Hyn­de pi­dió la pa­la­bra.«Tie­nes una tie­rra ma­ra­vi­llo­sa», di­jo en un es­pa­ñol que le cos­ta­ba re­cor­dar. «Yo sa­bía es­pa­ñol, pe­ro me ol­vi­dé», apun­tó an­tes de fe­li­ci­tar a los pre­sen­tes por la can­di­da­tu­ra de la par­te vi­gue­sa del Par­que Illas Atlán­ti­cas co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. Des­pués con­ti­nua­ron los clá­si­cos. Fue el turno de Kid.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

El gru­po de Ch­ris­sie Hyn­de ini­ció ayer en Castrelos el pa­so de su gi­ra por Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.