Otra glo­ria del bo­xeo ca­yó del cie­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - S. SERANTES/ X. F. RAMALLAL VIVEIRO / LA VOZ

As­cen­dió a la fa­ma con sus gol­pes co­mo ba­las y vol­vió al sue­lo tras gas­tar for­tu­nas en «gol­fe­ris­mo» Un Jo­sé Luis en el cie­lo del bo­xea­dor Dum Dum y otro en el sue­lo del hom­bre Pa­che­co. Con gol­pes que pa­re­cían ba­las no­quea­ba a sus ri­va­les con tal con­tun­den­cia que un pe­rio­dis­ta lo bau­ti­zó co­mo Dum Dum; a sus 68 años ha­bla de sí mis­mo co­mo Pa­che­co. Cam­peón de Es­pa­ña de pe­sos welter, superwelter y me­dio, nú­me­ro uno de Eu­ro­pa y diez del rán­king mun­dial, as­cen­dió a la glo­ria en­tre 1970 y 1982, y se re­ti­ró en 1987. «Aho­ra ya ves, vi­vo en al­ber­gues y en ca­je­ros». De una pan­di­lla de ba­rrio ma­dri­le­ño a es­tre­lla con «mu­cho di­ne­ro», pa­ra vol­ver al ori­gen sub­sis­tien­do con 482 eu­ros de una pen­sión no con­tri­bu­ti­va. Ge­nio y fi­gu­ra, ex­pre­sa or­gu­llo y dig­ni­dad des­de Viveiro, don­de lo aco­ge Cá­ri­tas mien­tras se re­cu­pe­ra de una le­sión en una pier­na que se hi­zo cuan­do lle­gó de Gi­jón, en un pe­re­gri­nar de si­tio en si­tio que, co­mo es­tos tes­ti­mo­nios, dis­cu­rre en­tre el an­tes y el des­pués de las cer­ve­zas.

«Em­pe­cé a ga­nar di­ne­ro a los vein­te años, ma­ne­jé mu­cho y aca­bé así por­que me lo gas­té to­do en mu­je­res, al­cohol, gol­fe­ris­mo. No pen­sa­ba que iba a ve­nir es­to. No soy Pu­jol ni Bár­ce­nas, lo ga­né, lo de­rro­ché y aho­ra no lo voy a pe­dir». Mien­tras Pa­che­co es­cu­cha un re­su­men de lo que cuen­tan en la Red so­bre Dum Dum lla­ma la aten­ción por­que, «mi­ra, se me caen las lá­gri­mas, pe­ro ha­ría lo mis­mo, se­ría lo mis­mo, no que­rría ni ex­pe­rien­cia ni na­da, y mi­ra que aho­ra sé... Veo a un pe­rro, y cuan­to más co­noz­co a las personas, más quie­ro a los pe­rros».

«Si te ten­go que dar un tor­ta­zo te lo da­ré, pe­ro no quie­ro ro­llos, no me me­to con na­die, na­die se me­te con­mi­go, res­pe­to y me res­pe­ta­rán». Por si que­dan du­das, Pa­che­co re­pi­te: «No me gus­ta que me ofen­dan; si me pi­des ha­cer­te una fo­to con­mi­go, haz­la, pe­ro no me va­ci­les dán­do­me un eu­ro, no te lo he pe­di­do y con él no pue­do to­mar­me ni un cor­ta­do, por­que cues­ta 1,20».

A los cha­va­les que des­pun­tan en el bo­xeo les su­gie­re «que se cui­den, que no be­ban y que no fu­men, y que aho­rren, por­que lle­ga la ve­jez y có­mo no se­pas guar­dar .... ». Sub­ra­ya sus «prin­ci­pios, por­que pue­do ir a don­de me dé la ga­na, pe­ro no pe­gar­te el sa­bla­zo; yo no te he di­cho que no te­nía ni pa­ra un ba­rra de pan». Y quien fue el fa­mo­so Dum Dum ex­pli­ca por qué Pa­che­co va de al­ber­gue en al­ber­gue: «Con 482 eu­ros de pa­ga, ¿dón­de pi­des un pi­so?».

Des­pués de de­jar el bo­xeo tra­ba­jó co­mo es­col­ta y en una cons­truc­to­ra, pe­ro «yo he es­ta­do en el bo­xeo, no he pa­ga­do au­tó­no­mos no he co­ti­za­do ni un año», la­men­ta Jo­sé Luis Pa­che­co.

«Mi­ra, se me caen las lá­gri­mas, pe­ro ha­ría lo mis­mo. Con to­do lo que sé, cuan­to más co­noz­co a las personas más quie­ro a los pe­rros» «Si quie­res ha­cer­te una fo­to con­mi­go, haz­la, pe­ro no me va­ci­les dán­do­me un eu­ro, no te lo he pe­di­do y no pue­do to­mar ni un cor­ta­do»

PE­PA LO­SA­DA

Pa­che­co es­tá aco­gi­do en Cá­ri­tas de Viveiro mien­tras se re­cu­pe­ra de un pro­ble­ma en una pier­na.

EFE

Dum Dum Pa­che­co du­ran­te un com­ba­te en 1980.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.