El al­cal­de de Pa­las di­ce que la con­de­na que lo in­ha­bi­li­ta aún no es fir­me y ape­la­rá al Su­pre­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Lugo - E.G.S.

Los con­de­na­dos por la Au­dien­cia Pro­vin­cial a in­ha­bi­li­ta­ción y pri­sión, en unos ca­sos, y en otros so­lo a in­ha­bi­li­ta­ción o a pri­sión, por el ca­so de la se­cre­ta­ria del Con­ce­llo de Pa­las se re­uni­rán es­ta mañana con sus ase­so­res le­ga­les, pa­ra de­ci­dir qué de­ter­mi­na­ción adop­ta­rán de ca­ra al fu­tu­ro. A fal­ta de di­cha reunión, tan­to el al­cal­de, Pa­blo Ta­boa­da, co­mo el ex al­cal­de, Fer­nan­do Pen­sa­do, apun­ta­ron su dis­po­si­ción a re­cu­rrir al Su­pre­mo. Ta­boa­da, con res­pec­to a la in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ejer­cer co­mo al­cal­de o con­ce­jal, se­ña­ló que de mo­men­to la sen­ten­cia no es fir­me y ha­brá que es­pe­rar a la re­so­lu­ción que en su día dic­te el Su­pre­mo.

En el en­torno de los con­de­na­dos (po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios) se apun­ta­ba ayer que la con­de­na se pro­du­ce, en el ca­so del al­cal­de y del exal­cal­de por dos de­li­tos de en­tre los otros que se les impu­taban en la acu­sa­ción. Es­ta mañana se re­uni­rán pa­ra ana­li­zar en de­ta­lle una sen­ten­cia que ayer, tan­to Ta­boa­da co­mo Pen­sa­do, re­co­no­cían no ha­ber leí­do aún en pro­fun­di­dad.

Hay que re­cor­dar que del gru­po de go­bierno de Pa­las de Rei (PP) so­lo no se vie­ron im­pli­ca­dos en es­te asun­to dos con­ce­ja­les, que no for­ma­ban par­te de la cor­po­ra­ción que to­mó las de­ci­sio­nes so­bre las que juz­gó la Au­dien­cia.

Por su par­te, el abo­ga­do de Ce­lia Gon­zá­lez, la se­cre­ta­ria mu­ni­ci­pal que pre­sen­tó la de­nun­cia, Rafael Aran­güe­na, se­ña­ló que «la sen­ten­cia ha­ce jus­ti­cia», aun­que pun­tua­li­za que con ma­ti­ces. «En to­do ca­so, es­ta par­te en general es­tá sa­tis­fe­cha. Es­ta­mos con­ten­tos», re­su­me Aran­güe­na, que no de­ja de apun­tar al­gún as­pec­to en el que cree que hay as­pec­tos que po­drían ser dis­tin­tos.

Uno de ta­les as­pec­tos son las dos ab­so­lu­cio­nes y con­cre­ta­men­te la del ex director general de Ad­mi­nis­tra­ción Lo­cal. Re­co­no­ce que las ab­so­lu­cio­nes «no son dis­pa­ra­ta­das», pe­ro cree que los jue­ves rea­li­za­ron una in­ter­pre­ta­ción muy am­plia.

In­dem­ni­za­ción

En cuan­to a la cues­tión eco­nó­mi­ca, a la in­dem­ni­za­ción, fi­ja­da en 12.000 eu­ros, el ci­ta­do le­tra­do con­si­de­ra que «no es di­ne­ro» pa­ra com­pen­sar seis años de pa­de­ci­mien­tos su­fri­dos por su re­pre­sen­ta­da. Pe­ro en to­do ca­so, de­ja cla­ro que la eva­lua­ción del da­ño psi­co­ló­gi­co es siem­pre di­fí­cil de efec­tuar, al con­tra­rio de lo que sue­le ocu­rrir en los da­ños fí­si­cos. Pun­tua­li­za tam­bién que el in­te­rés de su re­pre­sen­ta­da en es­te ca­so no es eco­nó­mi­co.

Tan­to en la cues­tión de las ab­so­lu­cio­nes co­mo en lo que ata­ñe al im­por­te de la in­dem­ni­za­ción, Aran­güe­na in­di­ca que aún tie­ne que es­tu­diar a fon­do am­bos asun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.