La Fis­ca­lía es­tu­dia re­cu­rrir la ab­so­lu­ción de la ma­dre de la bo­fe­ta­da

Exis­te dis­cre­pan­cia en­tre los jue­ces a la ho­ra de con­de­nar o no los ca­che­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - ALBERTO MAHÍA

La Fis­ca­lía me­di­ta si re­cu­rrir o no la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria de la ma­dre que abo­fe­teó a su hi­jo por ne­gar­se a po­ner el desa­yuno y arro­jar un mó­vil de al­ta ga­ma al sue­lo. Por el mo­men­to, no tras­cen­die­ron los mo­ti­vos que lle­van a la acu­sa­ción pú­bli­ca a so­pe­sar la po­si­bi­li­dad de ape­lar an­te la Au­dien­cia Pro­vin­cial un fa­llo que con­si­de­ra ese ca­che­te co­mo un in­ten­to de co­rre­gir al me­nor, nun­ca co­mo un mal­tra­to, que es lo que siem­pre de­fen­dió el fis­cal.

El so­lo he­cho de que el mi­nis­te­rio pú­bli­co apre­cie in­di­cios de de­li­to, con­tra la opi­nión del ti­tu­lar del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de A Coruña, da una idea de la del­ga­da lí­nea que se­pa­ra el mal­tra­to de una re­pri­men­da fí­si­ca pun­tual y que no cau­sa he­ri­das. Es­to ocu­rre, se­gún re­cuer­da el abo­ga­do de la ma­dre ab­suel- ta, Da­vid Ri­co Pou­sa­da, «an­te la au­sen­cia de una re­gu­la­ción res­pec­to de có­mo de­be ejer­cer­se el de­ber de re­pre­sión en in­ci­den­tes pun­tua­les en­tre pa­dres e hi­jos. To­do ello pro­vo­ca «que ha­ya que acu­dir a las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas del ca­so ana­li­za­das en fun­ción de nor­mas ge­né­ri­cas».

El pro­ble­ma es que la au­sen­cia de una le­gis­la­ción cla­ra pro­vo­ca que to­do que­de a la in­ter­pre­ta­ción del juez. Pa­ra unos la mis­ma bo­fe­ta­da es de­li­to, y pa­ra otros no me­re­ce ni re­pro­che.

Pa­ra mues­tra, una sen­ten­cia re­cien­te que re­co­ge unos he­chos muy si­mi­la­res. Un pa­dre fue con­de­na­do a tres me­ses de cár­cel y seis me­ses de ale­ja­mien­to por pe­gar­le en la ca­ra a su hi­jo de 13 años. El crío lle­gó a ca­sa de ma­dru­ga­da, dos ho­ras más tar­de de lo pac­ta­do. El pro­ge­ni­tor per­dió los ner­vios y, en el re­llano de la es­ca­le­ra, le pro­pi­nó una bo­fe­ta­da. A cau­sa de la agre­sión, el me­nor su­frió una ero­sión en un co­do y un he­ma­to­ma en la me­ji­lla iz­quier­da. Op­tó por de­nun­ciar a su pa­dre.

Aun­que lue­go se arre­pin­tió, la Fis­ca­lía ac­tuó de ofi­cio y aho­ra pa­dre e hi­jo de­ben es­tar seis me­ses sin ver­se de­bi­do a la or­den de ale­ja­mien­to. La sa­la dic­ta­mi­na que el le­gis­la­dor, «en uso del po­der que tie­ne con­fe­ri­do, de­ci­dió ti­pi­fi­car co­mo de­li­to las agre­sio­nes fí­si­cas le­ves co­me­ti­das en­tre pa­rien­tes pró­xi­mos». Co­sa dis­tin­ta es que un adul­to abo­fe­tee a un me­nor cual­quie­ra en la ca­lle. Si no le cau­sa he­ri­da o es de es­ca­sa im­por­tan­cia, la pe­na sue­le que­dar en mul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.