Sán­chez ac­ti­va el cam­bio de agu­jas y le pa­sa la factura de An­grois a Blan­co

La nue­va di­rec­ción so­cia­lis­ta mo­di­fi­ca el dis­cur­so y ex­po­ne al ex­mi­nis­tro an­te una hi­po­té­ti­ca co­mi­sión en el Con­gre­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - JUAN CAPEÁNS

«Re­dac­ta­das las 80 pre­gun­tas al Go­bierno so­bre el ac­ci­den­te del tren Al­via co­mo re­cuer­do a ca­da una de las 80 víc­ti­mas. El lu­nes ha­rá 4 años». Me­nos de 140 ca­rac­te­res ha ne­ce­si­ta­do el par­la­men­ta­rio Odón Elorza pa­ra ac­ti­var el cam­bio de agu­jas del PSOE so­bre el ac­ci­den­te del Al­via en San­tia­go, que al­can­za su cuar­to ani­ver­sa­rio con una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial en mar­cha y con más pre­sión po­lí­ti­ca que nun­ca so­bre po­pu­la­res y so­cia­lis­tas, que has­ta aho­ra se ha­bían re­sis­ti­do a dar vía li­bre a una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre el si­nies­tro en el Con­gre­so.

Sin cues­tio­nar el res­pe­to a la bús­que­da de la ver­dad de las víc­ti­mas, que re­co­no­cen to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas, el vo­lan­ta­zo so­cia­lis­ta ha abier­to al me­nos dos lí­neas de in­ter­pre­ta­ción: ven­gan- za o sa­cri­fi­cio. A la pri­me­ra te­sis se ha su­ma­do es­ta se­ma­na el pre­si­den­te de la Xun­ta, que de­po­si­ta to­da res­pon­sa­bi­li­dad en el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez. Fei­joo cree fir­me­men­te que el cam­bio de es­tra­te­gia res­pon­de a una gue­rra in­ter­na pro­pi­cia­da por el ale­ja­mien­to en­tre la ac­tual di­rec­ción y el pa­sa­do más re­cien­te, en­car­na­do por Rodríguez Za­pa­te­ro y Jo­sé Blan­co, mi­nis­tro de Fo­men­to cuan­do se inau­gu­ró la lí­nea. Ni uno ni otro res­pal­da­ron al ma­dri­le­ño en su en­fren­ta­mien­to con Susana Díaz.

La otra teo­ría, la del sa­cri­fi­cio, es sin du­da más ama­ble con la nue­va eje­cu­ti­va por­que trans­mi­te la sen­sa­ción de que los so­cia­lis­tas en­tre­gan a un peón co­mo Blan­co —aho­ra dipu­tado en el Par­la­men­to Eu­ro­peo y ale­ja­do de Fe­rraz— a cam­bio de una pie­za ma­yor co­mo Ana Pas­tor. El so­cia­lis­ta, amor­ti­za­do co­mo ri­val, ten­dría mu­cha me­nos pre­sión en una hi­po­té­ti­ca co­mi­sión que la ac­tual pre­si­den­ta del Con­gre­so, que tam­bién era mi­nis­tra de Fo­men­to cuan­do ocu­rrió el ac­ci­den­te y los Al­via se pu­sie­ron a co­rrer por un tra­za­do cu­ya se­gu­ri­dad está cues­tio­na­da.

«Has­ta me ape­te­ce»

De una u otra for­ma, la ex­po­si­ción de Blan­co es el pre­cio que va a pa­gar Pe­dro Sán­chez por aten­der las in­sis­ten­tes de­man­das de Elorza, aho­ra en su eje­cu­ti­va. El exal­cal­de de San Se­bas­tián ha aban­de­ra­do en so­li­ta­rio el apo­yo a una co­mi­sión par­la­men­ta­ria en la que ya tie­ne ga­ran­ti­za­do el res­pal­do de Po­de­mos, a ex­pen­sas de más apo­yos —im­pres­cin­di­bles— y de de­fi­nir las fór­mu­las pa­ra abor­dar el si­nies­tro por la vía téc­ni­ca y po­lí­ti­ca.

De sa­lir ade­lan­te, Blan­co se­rá un fi­jo en la con­vo­ca­to­ria. Es­te jue­ves se mos­tró re­ta­dor an­te una hi­po­té­ti­ca con­vo­ca­to­ria: «Has­ta me ape­te­ce». El ex­mi­nis­tro tie­ne po­cas ga­nas de en­re­dar­se en es­tos mo­men­tos en la po­lé­mi­ca, y me­nos si cual­quier pa­la­bra sir­ve pa­ra re­for­zar al pre­si­den­te de la Xun­ta, que tam­bién ha ma­ti­za­do su dis­cur­so so­bre An­grois en las úl­ti­mas se­ma­nas: co­mi­sión po­lí­ti­ca sí, pe­ro des­pués de la sen­ten­cia ju­di­cial. Y en el Con­gre­so, allí don­de po­dría te­ner efec­ti­vi­dad.

En ese úl­ti­mo ar­gu­men­to coin­ci­de con el lí­der par­la­men­ta­rio de los so­cia­lis­tas ga­lle­gos, obli­ga­do tam­bién a re­com­po­ner su pos­tu­ra en Galicia an­te el ím­pe­tu mos­tra­do por Fe­rraz. Des­pués de po­si­cio­nar­se jun­to al PP­deG pa­ra re­cha­zar la in­ves­ti­ga­ción en O Hó­rreo, aho­ra cree que «é Fei­joo quen está nun­ha si­tua­ción com­pli­ca­da», aven­tu­ra Lei­cea­ga.

Es­pe­ran­za Fer­nán­dez, de la pla­ta­for­ma de víc­ti­mas, se acer­có a Pe­dro Sán­chez en San­tia­go du­ran­te su cam­pa­ña de las pri­ma­rias y le pi­dió que, si ga­na­ba, im­pul­sa­ra la co­mi­sión en el Con­gre­so: «Asin­tió y pu­so ca­ra de cir­cuns­tan­cias», di­ce que fue su reac­ción. Su­ce­dió ha­ce so­lo tres me­ses.

Jo­sé Blan­co fue mi­nis­tro de Fo­men­to en­tre el 2009 y el 2011.

Sán­chez evi­tó com­pro­me­ter­se con una víc­ti­ma ha­ce 3 me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.