La­men­ta­ble ima­gen pa­ra la Guar­dia Ci­vil

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Creo y es­cri­bo que la Ge­ne­ra­li­tat ya de­be­ría es­tar in­ter­ve­ni­da. Por­que el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción no está he­cho pa­ra evi­tar que Es­pa­ña se rom­pa en pe­da­zos y se hun­da co­mo la Atlán­ti­da, sino pa­ra evi­tar­nos tres des­ór­de­nes de pé­si­mo pro­nós­ti­co: con­tem­plar im­po­ten­tes có­mo un se­pa­ra­tis­mo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do y go­ber­na­do por char­la­ta­nes se to­ma a chi­ri­go­ta las le­yes del Es­ta­do; ver có­mo la pre­sun­ta so­li­dez ju­rí­di­ca del Es­ta­do que­da de­po­si­ta­da en sim­ples fun­cio­na­rios a los que se les exi­ge to­mar de­ci­sio­nes de re­sis­ten­cia que el pro­pio Es­ta­do sos­la­ya; y me­ter a los ciu­da­da­nos en un lim­bo tra­gi­có­mi­co, en­tre dos ins­ti­tu­cio­nes en per­ma­nen­te re­guei­fa, sin que na­die se­pa có­mo pue­de de­fen­der sus in­tere­ses den­tro del bien co­mún.

Pa­ra evi­tar es­te cal­va­rio no hay ca­mino más lim­pio y se­gu­ro que el ar­tícu­lo 155. Y por eso afir­mo que, si su apli­ca­ción exi­ge in­ter­ve­nir los Mos­sos d’Es­qua­dra, o em­plear las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, hay que ha­cer­lo con di­li­gen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad. Y pre­ci­sa­men­te por eso, por­que creo en la ley y el Es­ta­do, me re­sul­ta in­so­por­ta­ble que cuan­do la Guar­dia Ci­vil tie­ne que en­trar al Par­la­ment y Pa­lau de Sant Jau­me, en fun­cio­nes de po­li­cía ju­di­cial, los mis­mos que te­men ofen­der a los in­de­pen­den­tis­tas con un es­pec­tácu­lo de in­ter­ven­ción le­gal, me den a mí, en mi ca­sa del Fi­nis­te­rre, el bo­chor­no­so es­pec­tácu­lo de una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil que en­tra en las ins­ti­tu­cio­nes dis­fra­za­da de asal­ta­do­res de tre­nes del Far West.

En las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do nun­ca se pue­de en­trar así. Y me­nos aún si se sa­be que esa en­tra­da va a ser in­ter­pre­ta­da en tér­mi­nos sim­bó­li­cos y en un con­tex­to de in­fan­til plei­teo en­tre dos ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. Por eso, si yo fue­se Tu­rull, o la pre­si­den­ta del Par­la­ment —¡Dios me pro­te­ja!—, les im­pe­di­ría la en­tra­da. Pe­ro no pa­ra ir con­tra el Es­ta­do, sino pa­ra de­jar cla­ro que no se pue­de en­trar en las ins­ti­tu­cio­nes dis­fra­za­dos de ban­do­le­ros, sin guar­dar los pro­to­co­los ele­men­ta­les, y sin te­ner el mí­ni­mo pun­do­nor y res­pe­to por la au­to­ri­dad que eran y re­pre­sen­ta­ban.

De es­to tie­nen cul­pa tres ins­tan­cias: el juez que los man­dó allí, que de­bía dar­les ins­truc­cio­nes ele­men­ta­les so­bre có­mo lo de­bían ha­cer; los man­dos de la uni­dad, que, si los vis­ten de bo­ni­to pa­ra ir a las pro­ce­sio­nes tam­bién de­be­rían ha­cer­lo pa­ra ir al Par­la­ment y Sant Jau­me; y un tal Zoi­do, mi­nis­tro del ra­mo, a quien le com­pe­te pre­ver y re­sol­ver fi­na­men­te es­tas in­ci­den­cias, y a quien le co­rres­pon­de di­mi­tir por un de­li­to de le­so y pé­si­mo gus­to con­tra las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y sus ciu­da­da­nos. Por­que es­te no es un ca­so anec­dó­ti­co. Es la evi­den­cia de que andamos aco­jo­na­dos. De que la mo­da po­de­mi­ta arra­sa en las ins­ti­tu­cio­nes. Y de que a los ciu­da­da­nos nos es ca­da vez más di­fí­cil dis­tin­guir en­tre los asal­ta­do­res de ban­cos y el res­pe­ta­dí­si­mo y sa­cri­fi­ca­do cuer­po de la Guar­dia Ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.