La Cons­ti­tu­ción, ins­tru­men­to del po­der en Ve­ne­zue­la

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JO­SÉ LUIS MEILÁN GIL

El pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la ha anun­cia­do pa­ra el pró­xi­mo día 30 la con­vo­ca­to­ria de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción. Una de­ci­sión que vie­ne a cul­mi­nar otras que han su­mi­do al país en una si­tua­ción de pro­fun­da cri­sis so­cial de la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na, que ha frac­tu­ra­do al pro­pio Es­ta­do y es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción in­ter­na­cio­nal. La am­plia vic­to­ria de la opo­si­ción en las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les a la Asam­blea Na­cio­nal ha si­do reite­ra­da­men­te boi­co­tea­da desde el po­der cons­ti­tui­do, uti­li­zan­do la Cons­ti­tu­ción co­mo un ins­tru­men­to a su ser­vi­cio. Se hi­zo pa­ra in­va­li­dar la elec­ción de unos can­di­da­tos que hu­bie­ran am­plia­do la ma­yo­ría has­ta los dos ter­cios, ne­ce­sa­rios pa­ra la re­mo­ción de jue­ces del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia, que ac­túa tam­bién co­mo sa­la cons­ti­tu­cio­nal. La con­ti­nui­dad de los an­te­rio­res que­dó así ase­gu­ra­da y las de­ci­sio­nes del po­der, in­clui­dos los en­car­ce­la­mien­tos, que­da­ron for­mal o apa­ren­te­men­te am­pa­ra­das, con el agra­van­te de que, ade­más, Ve­ne­zue­la se ha sa­li­do del ám­bi­to de la Cor­te Ibe­roa­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. La opo­si­ción ha te­ni­do que reac­cio­nar, du­ran­te me­ses y me­ses, con ma­ni­fes­ta­cio­nes con­ti­nua­das de pro­tes­ta en un am­bien­te cal­dea­do por pro­ble­mas de su­per­vi­ven­cia, que ha re­cla­ma­do el in­te­rés in­ter­na­cio­nal y di­ver­sos in­ten­tos de me­dia­ción, cu­yos ma­gros re­sul­ta­dos in­va­li­da­ría la con­vo­ca­to­ria del 30J.

Es cier­to que, se­gún la Cons­ti­tu­ción, el pre­si­den­te pue­de ejer­cer la ini­cia­ti­va; pe­ro es el pue­blo quien tie­ne la po­tes­tad de con­vo­car la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, que ha de ma­ni­fes­tar­la en un re­fe­ren­do en el que se pro­nun­cia­rá a fa­vor o en con­tra; en ca­so afir­ma­ti­vo, apro­ba­rá las ba­ses que han de re­gir la elec­ción de sus in­te­gran­tes, que se ha­rá por su­fra­gio li­bre, uni­ver­sal, di­rec­to y se­cre­to. La dis­tin­ción no es ino­cua, por­que el pre­si­den­te se arro­ga con­vo­car di­rec­ta­men­te la asam­blea, se­ña­lan­do co­mo even­tua­les elec­to­res en el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te a las co­mu­nas y a los Co­mi­tés Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción, cu­ya cer­ca­nía al Go­bierno es no­to­ria. La ma­nio­bra ile­gí­ti­ma ha cau­sa­do alar­ma so­cial por la cons­tan­cia de la ba­te­ría de re­cur­sos del po­der pa­ra ha­cer reali­dad sus pre­ten­sio­nes.

En ese con­tex­to, la res­pues­ta de la opo­si­ción, que tie­ne ma­yo­ría en el Par­la­men­to, fue la ce­le­bra­ción de una con­sul­ta ciu­da­da­na, sor­tean­do las co­rres­pon­dien­tes di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas que tu­vo esa ope­ra­ción de ur­gen­cia. El re­sul­ta­do ha si­do un abru­ma­dor re­cha­zo a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te por los más de sie­te mi­llo­nes de par­ti­ci­pan­tes. Una ini­cia­ti­va pe­cu­liar que tie­ne co­mo en­gan­che ju­rí­di­co: «El pue­blo des­co­no­ce­rá cual­quier ré­gi­men, le­gis­la­ción o au­to­ri­dad que con­tra­ríe los va­lo­res, prin­ci­pios y ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas». El pa­so si­guien­te ha si­do el anun­cio de un go­bierno pa­ra­le­lo. Se ha lle­ga­do a una si­tua­ción cons­ti­tu­cio­nal ex­tre­ma, que po­dría ti­tu­lar­se co­mo: «dos Es­ta­dos; uno den­tro de otro». Pa­ra su­pe­rar­la re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble de­te­ner la con­vo­ca­to­ria.

NATHALIE SA­YA­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.