La ex­pla­na­da de la san­gre

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

Des­gra­cia­da­men­te, en la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas la san­gre es una sus­tan­cia ca­si tan fa­mi­liar co­mo los re­zos. En 1982, un ac­ti­vis­ta ju­dío ma­tó allí a ti­ros a dos per­so­nas. En 1990, la po­li­cía is­rae­lí abrió fue­go con­tra una ma­ni­fes­ta­ción y ma­tó a una vein­te­na de par­ti­ci­pan­tes. Y fue la muer­te de cua­tro jó­ve­nes pa­les­ti­nos en la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas en sep­tiem­bre del año 2000 lo que sir­vió de de­to­nan­te pa­ra la se­gun­da in­ti­fa­da pa­les­ti­na que a lo lar­go de los años cos­ta­ría más de 4.000 vi­das de unos y otros.

La san­gre vol­vió a de­rra­mar­se el vier­nes en la Ex­pla­na­da. Tres pa­les­ti­nos fue­ron aba­ti­dos allí por las fuer­zas de se­gu­ri­dad is­rae­líes po­co des­pués de que ellos ma­ta­sen a dos po­li­cías que pa­tru­lla­ban es­te re­cin­to, sa­gra­do pa­ra los mu­sul­ma­nes y re­cla­ma­do por los ju­díos. Las pro­tes­tas de es­tos días, que ayer se agra­va­ron con la muer­te de tres ma­ni­fes­tan­tes pa­les­ti­nos, son en par­te la con­se­cuen­cia de aquel su­ce­so de ha­ce una se­ma­na, pe­ro so­bre to­do hay que en­ten­der­las en el con­tex­to de lo que se co­no­ce co­mo el sta­tu quo de es­te lu­gar tan es­pe­cial.

Ese sta­tu quo fue fru­to de la vic­to­ria de Is­rael en la Gue­rra de los Seis Días, de la que pre­ci­sa­men­te se cum­plió el me­dio si­glo ha­ce po­cas se­ma­nas. El en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa is­rae­lí, Mos­he Da­yan, cons­cien­te de lo ex­plo­si­vo del lu­gar, to­mó una de­ci­sión in­ten­cio­na­da­men­te sa­lo­mó­ni­ca (es el tem­plo de Sa­lo­món lo que los ju­díos creen que se al­zó allí un día). Da­yan en­tre­gó a los ju­díos el con­trol to­tal del lla­ma­do Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes, que mu­chos con­si­de­ran un res­to del an­ti­guo tem­plo, aun­que los ar­queó­lo­gos creen que es un vie­jo so­por­te de con­ten­ción del mon­te. A cam­bio, se man­tu­vo la so­be­ra­nía de los mu­sul­ma­nes so­bre el re­cin­to de la par­te al­ta don­de es­tán las mez­qui­tas de la Ro­ca y de Al Aq­sa.

Ni que de­cir tie­ne que el arre­glo nun­ca ha con­ten­ta­do a na­die. Los ju­díos acu­san a los mu­sul­ma­nes de ha­cer obras en el sub­sue­lo de la Ex­pla­na­da, su­pues­ta­men­te pa­ra des­truir los res­tos que pu­die­ra ha­ber del an­ti­guo tem­plo ju­dío. Los mu­sul­ma­nes, por su par­te, de­nun­cian cons­tan­tes agre­sio­nes a su so­be­ra­nía en el en­cla­ve. La más re­cien­te se­ría la de­ci­sión de las au­to­ri­da­des de co­lo­car de­tec­to­res de me­ta­les en los ac­ce­sos a la Ex­pla­na­da. Los is­rae­líes lo jus­ti­fi­can por la ne­ce­si­dad de pre­ve­nir ata­ques co­mo el del vier­nes pa­sa­do. Los pa­les­ti­nos lo ven co­mo una ma­nio­bra opor­tu­nis­ta pa­ra ir­se apo­de­ran­do del lu­gar. Tan­to la jus­ti­fi­ca­ción de los is­rae­líes co­mo la sos­pe­cha de los pa­les­ti­nos son ve­ro­sí­mi­les.

¿Las con­se­cuen­cias? Co­mo siem­pre, im­pre­de­ci­bles. La muer­te es tan ha­bi­tual en es­te con­flic­to que por si mis­ma no tie­ne por qué desatar de nue­vo la vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da. Pe­ro esa vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da está siem­pre tan cerca de la su­per­fi­cie que ca­da dis­pa­ro, ca­da pie­dra, in­clu­so ca­da ges­to, tie­nen, po­ten­cial­men­te, la ca­pa­ci­dad de des­en­ca­de­nar­lo.

AMMAR AWAD REUTERS

Cen­te­na­res de pa­les­ti­nos hu­yen de los ga­ses la­cri­mó­ge­nos tras el re­zo del vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.