La Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas en­cien­de la fu­ria en­tre pa­les­ti­nos e is­rae­líes

Mi­les de mu­sul­ma­nes se ma­ni­fes­ta­ron en una de­ce­na de ur­bes con­tra Is­rael por li­mi­tar el ac­ce­so a la mez­qui­ta de Al Aq­sa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, F. E.

Se­gún la tra­di­ción is­lá­mi­ca, el pro­fe­ta Maho­ma subió al cie­lo en su ca­ba­llo jus­to don­de hoy se si­túa la Cú­pu­la de la Ro­ca, cu­ya cons­truc­ción co­men­zó al es­te de Je­ru­sa­lén en el año 687. A po­cos me­tros está la mez­qui­ta de Al Aq­sa, ter­cer lu­gar de culto pa­ra los mu­sul­ma­nes, des­pués de La Me­ca y Me­di­na. Una se­ma­na des­pués de la muer­te a ti­ros de dos po­li­cías is­rae­líes a la sa­li­da del cen­tro re­li­gio­so, la tensión se dis­pa­ró. Ben­ja­min Ne­tan­yahu de­ci­dió pro­lon­gar los con­tro­les de se­gu­ri­dad, ig­no­ran­do los te­mo­res de las au­to­ri­da­des po­li­cia­les.

La me­di­da de­jó ayer tres muer­tos y más de 400 he­ri­dos cerca del lu­gar, co­no­ci­do co­mo la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas. Po­co an­tes del re­zo de los vier­nes, Is­rael con­fir­mó que man­ten­dría los de­tec­to­res de me­ta­les, de­ci­sión que des­pier­ta enor­me re­cha­zo en­tre los pa­les­ti­nos, ade­más de prohi­bir la en­tra­da a los va­ro­nes me­no­res de 50 años y a los pe­rio­dis­tas, que no pu­die­ron ac­ce­der a la zo­na du­ran­te los sucesos. En se­ñal de pro­tes­ta, mi­les de per­so­nas se reunie­ron en las in­me­dia­cio­nes del re­cin­to cor­tan­do las ca­lles y es­ce­ni­fi­can­do su re­cha­zo a la au­to­ri­dad is­rae­lí. Al tér­mino de la ora­ción, cen­te­na­res de per­so­nas lan­za­ron pie­dras, bo­te­llas de agua y otros ob­je­tos con­tra los po­li­cías, que re­pri­mie­ron a los asis­ten­tes con ga­ses la- cri­mó­ge­nos y ba­las de goma. Son los al­ter­ca­dos más gra­ves re­gis­tra­dos den­tro de una se­ma­na de ten­sio­nes y re­vuel­tas.

La zo­na, tam­bién co­no­ci­da co­mo el mon­te del Tem­plo y que co­lin­da con el Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes, es el pri­mer lu­gar de culto pa­ra los ju­díos. El em­ba­ja­dor pa­les­tino en Es­pa­ña, Mu­sa Amer Odeh, te­me que los ju­díos más ra­di­ca­les bus­quen des­truir la mez­qui­ta pa­ra le­van­tar un ter­cer tem­plo en Je­ru­sa­lén.

In­dig­na­ción ge­ne­ra­li­za­da

Es la pri­me­ra vez desde 1969 que el Es­ta­do he­breo prohí­be el ac­ce­so a la ex­pla­na­da, al­go que no pa­só des­aper­ci­bi­do pa­ra la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na. El des­con­ten­to se ex­pan­dió ayer a otras ciu­da­des cis­jor­da­nas co­mo Tul­ka­rem, Be­lén, Je­ri­có, Qa­lan­dia y He­brón, don­de más de 100 per­so­nas re­za­ron en un cam­po de fút­bol co­mo mues­tra de so­li­da­ri­dad.

En Jor­da­nia, que ges­tio­na los tem­plos re­li­gio­sos de Je­ru­sa­lén es­te, más de 8.000 ciu­da­da­nos sa­lie­ron a las ca­lles de Amán pa­ra pe­dir la li­be­ra­ción «de los ocu­pan­tes sio­nis­tas». Estambul su­pu­so otro fo­co de tensión es­ta se­ma­na, des­pués de que un gru­po ul­tra­na­cio­na­lis­ta ata­ca­se con pie­dras la si­na­go­ga más gran­de de la ciu­dad.

El pre­si­den­te pa­les­tino, Mah­mud Abás, te­le­fo­neó ayer al res­pon­sa­ble de Orien­te Me­dio de EE.UU., el yerno del pre­si­den­te, Ja­red Kush­ner, exi­gién­do­le que in­ter­me­die con los is­rae­líes. Una pro­pues­ta que no com­par­te el lí­der de Ha­más, Is­mail Ha­ni­ya, quien ins­tó al man­da­ta­rio a «de­te­ner la coope­ra­ción de se­gu­ri­dad con Is­rael» y exi­gió ce­le­brar una con­fe­ren­cia ára­be e is­lá­mi­ca pa­ra «to­mar la mez­qui­ta de Al Aq­sa», du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción en la fran­ja de Ga­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.