El por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca y el abo­ga­do de Trump lo aban­do­nan

El pre­si­den­te in­ves­ti­ga al fis­cal ge­ne­ral en­car­ga­do de des­en­tra­ñar la tra­ma ru­sa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIANA REY

No co­rren bue­nos tiem­pos pa­ra la Ca­sa Blan­ca. El nú­cleo du­ro pre­si­den­cial lle­va se­ma­nas sa­cu­di­do por una fuer­te tem­pes­tad que en las úl­ti­mas ho­ras pro­vo­có las de­ser­cio­nes de dos im­por­tan­tes co­la­bo­ra­do­res de Trump.

Sean Spi­cer, uno de los fun­cio­na­rios más co­no­ci­dos del ala oes­te, pre­sen­tó su dimisión pa­sa­das las 10 de la ma­ña­na, tras sa­ber que Trump ha­bía nom­bra­do co­mo nue­vo di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción al em­pre­sa­rio neo­yor­quino, Ant­hony Sca­ra­muc­ci, en sus­ti­tu­ción de Mi­ke Dub­ke tras su re­nun­cia ha­ce dos me­ses. Sca­ra­muc­ci fue un só­li­do de­fen­sor del pre­si­den­te y de su fa­mi­lia en la te­le­vi­sión de EE.UU. De he­cho, es­te fue el mo­ti­vo de su fi­cha­je: «A Trump le gus­ta có­mo lo de­fien­de en la te­le», des­ve­la­ron va­rios me­dios.

Es­te mo­vi­mien­to fue la go­ta que col­mó la pa­cien­cia de Spi­cer, que ca­li­fi­có el nom­bra­mien­to de «gra­ve error». La de­sig­na­ción fue tam­bién cues­tio­na­da por otros alia­dos del pre­si­den­te co­mo el ul­tra­de­re­chis­ta Steve Bannon y el je­fe de ga­bi­ne­te, Rein­ce Prie­bus, muy en­fa­da­do con la de­ci­sión de Trump.

La re­nun­cia lle­gó des­pués de me­ses de tensión en­tre pre­si­den­te y por­ta­voz, pro­ta­go­nis­ta de unas com­pa­re­cen­cias de pren­sa que su­pu­sie­ron to­da una atrac­ción te­le­vi­si­va. De­ma­sia­do pro­ta­go­nis­mo a ojos de un hom­bre que des­con­fía de to­do aquel que le ro­ba su cuo­ta de pan­ta­lla.

La fu­ga de Spi­cer fue la ter­ce- ra en me­nos de 24 ho­ras. Le pre­ce­die­ron las del abo­ga­do per­so­nal de Trump, Mark Ka­so­witz, y la del por­ta­voz del equi­po le­gal, Mar Co­ra­llo. Se­gún The New York Ti­mes, am­bos re­nun­cia­ron por fuer­tes dis­cre­pan­cias en la ges­tión de la de­fen­sa so­bre los ne­xos en­tre la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na y Ru­sia. No sin mo­ti­vos. Se­gún ha tras­cen­di­do, el man­da­ta­rio se ha­bría em­pe­ña­do en so­ca­var la cre­di­bi­li­dad del fis­cal ge­ne­ral que in­ves­ti­ga el ca­so, Ro­bert Mue­ller, pa­ra así tra­tar de ero­sio­nar su cre­di­bi­li­dad. Los abo­ga­dos del neo­yor­quino no ha­cen más que es­car­bar en el pa­sa­do pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­co del ex­di­rec­tor del FBI, in­ten­tan­do en­con­trar al­gún con­flic­to de in­te­rés has­ta aho­ra des­co­no­ci­do que fuer­ce su re­cu­sa­ción.

El mo­ti­vo: Mue­ller ha em­pe­za­do a in­tere­sar­se por el his­to­rial fi­nan­cie­ro del pre­si­den­te y su fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a sus negocios en Ru­sia. Es­to, jun­to con la po­si­bi­li­dad de que el fis­cal es­pe­cial pue­da ac­ce­der a las de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos que Trump nun­ca ha que­ri­do pu­bli­car, ha en­fu­re­ci­do al mag­na­te de tal ma­ne­ra que, se­gún The Was­hing­ton Post, ya ha pre­gun­ta­do so­bre el po­der que tie­ne co­mo pre­si­den­te pa­ra in­dul­tar a ase­so­res, fa­mi­lia­res e in­clu­so a sí mis­mo en el ca­so de que se pro­duz­ca una hi­po­té­ti­ca acu­sa­ción por el Ru­sia­ga­te.

Las pes­qui­sas no so­lo avan­zan en el des­pa­cho de Mue­ller. Tam­bién lo ha­cen en el Con­gre­so, pre­pa­ra­do ya pa­ra las au­dien­cias que la pró­xi­ma se­ma­na ten­drán que afron­tar el hi­jo ma­yor del man­da­ta­rio, Do­nald Trump Jr., su yerno, Ja­red Kush­ner y el ex je­fe de cam­pa­ña, Paul Ma­na­fort. Los tres se­rán in­te­rro­ga­dos so­bre la reunión que man­tu­vie­ron con la abo­ga­da ru­sa que les pro­me­tió in­for­ma­ción con­tra Clin­ton, en ple­na cam­pa­ña. La fi­gu­ra de la le­tra­da se en­tur­bia más tras co­no­cer­se que, has­ta el 2013, tu­vo en­tre sus clien­tes a la FSB de Ru­sia, la agen­cia de es­pio­na­je su­ce­so­ra del KGB, que fue di­ri­gi­da por Vla­di­mir Pu­tin an­tes de que se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te de Ru­sia.

J. ERNST

Ima­gen de ar­chi­vo de Sean Spi­cer, aban­do­nan­do la sa­la de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.