¡Ta­xi a las Cíes, por fa­vor!

La ru­ta en­tre San­xen­xo y Ro­das se con­vier­te en la rei­na de los ma­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - MA­RÍA VIDAL

Con las Cíes en el ho­ri­zon­te es di­fí­cil no ha­cer lo im­po­si­ble por lle­gar, así sea vo­lan­do. A quien le cues­te adap­tar­se a los ho­ra­rios del trans­por­te que ha­bi­tual­men­te na­ve­ga en­tre la tie­rra fir­me y el pa­raí­so, que se­pa que so­lo tie­ne que pe­dir­lo: «¡Un ta­xi a Cíes, por fa­vor!».

Ca­si con el mis­mo ges­to que si es­tu­vié­ra­mos en la Quin­ta Ave­ni­da, el vehícu­lo se de­tie­ne a nues­tros pies. En vez de ama­ri­llo es naranja, pe­ro las co­mo­di­da­des no tie­nen na­da que en­vi­diar. Asien­tos de pri­me­ra, con vis­tas desde cual­quier po­si­ción y mú­si­ca am­bien­te que ani­ma a po­ner­se a bai­lar. Qué más se pue­de pe­dir. Pi­sar cuan­to an­tes la are­na de Ro­das. ¡He­cho! En 25 mi­nu­tos el de­seo se ha­ce reali­dad. Por­que lle­gar en ta­xi a las Cíes, ade­más de te­ner mu- cho gla­mur, tam­bién sus ven­ta­jas. No hay que es­pe­rar pa­ra em­bar­car ni des­em­bar­car. Acu­de a nues­tra lla­ma­da, y aun­que pa­ra la car­te­ra va me­jor no ser tan im­pul­si­vo, si las ga­nas nos pue­den y el ser­vi­cio está li­bre no hay pro­ble­ma. «En ve­rano es­tán sa­lien­do con­ti­nua­men­te, hay que es­pe­rar a que se jun­te un mí­ni­mo de per­so­nas —8 pa­ra Cíes y 6 pa­ra Ons— pe­ro no sue­le ha­ber pro­ble­ma, aun­que tam­bién se pue­de re­ser­var con an­te­la­ción», ex­pli­ca Jo­sé Luis Nú­ñez, pro­pie­ta­rio de Ta­xi­mar, la em­pre­sa que pres­ta es­te ser­vi­cio desde San­xen­xo y Por­to­no­vo, aun­que tie­ne per­mi­so de la Xun­ta pa­ra ha­cer­lo desde cual­quier puer­to en­tre Fis­te­rra y Baio­na. Pe­ro la ría de Pon­te­ve­dra no tie­ne ri­val en ve­rano. La ru­ta acuá­ti­ca San­xen­xo-Cíes es la rei­na de los ma­res. Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­ca Jo­sé Luis, so­lo pue­de ha­cer­se con es­te ti­po de em­bar­ca­cio­nes y no con las de ru­tas re­gu­la­res que sí sa­len por ejem­plo desde Por­to­no­vo, Vi­go o Baio­na. «Es un tra­yec­to lar­go, y los bar­cos de pa­sa­je­ros no lo cu­bren. Las nues­tras, al ser rá­pi­das, sí. La gen­te no se ma­rea, pe­ro cuan­do hay vien­to las go­tas de agua te pue­den sal­tar a la ca­ra, al­go que por otra par­te la gen­te agra­de­ce por­que vie­ne aca­lo­ra­da de la pla­ya», ex­pli­ca.

Aun­que el grue­so de la de­man­da son los via­jes de ida y vuel­ta en el día a la is­la que se lle­va ca­si to­do el pas­tel del turismo del Par­que Na­tu­ral das Illas Atlán­ti­cas, ellos es­tán pa­ra lo que sur­ja. «He­mos res­ca­ta­do a los pa­sa­je­ros de ya­tes que em­bis­ten con pie­dras, que se que­dan sin má­qui­na, que les pi­lla un tem­po­ral e in­clu­so a una mu­jer que se pu­so de par­to...». Es lo que tie­nen los ta­xis, que tam­bién cu­bren emer­gen­cias. E ir a las Cíes es muy ur­gen­te.

FOTOS: EMI­LIO MOL­DES

Es­te trans­por­te acuá­ti­co se pue­de uti­li­zar desde los puer­tos de San­xen­xo o Por­to­no­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.