La red so­cial ex­tre­ma las me­di­das pa­ra con­tra­rres­tar el ci­be­ra­co­so

La Voz de Galicia (Lugo) - - Alta Definición -

Años tra­tan­do de com­ba­tir los tuits abu­si­vos pa­re­ce que han da­do sus fru­tos. La red so­cial de­cía es­ta se­ma­na que ha to­ma­do me­di­das drás­ti­cas pa­ra eli­mi­nar 10 ve­ces más esos tuits que rom­pen to­tal­men­te con la po­lí­ti­ca de la pla­ta­for­ma que ha­ce un año, aun­que si­gue sin dar a co­no­cer cuan­tos usua­rios se vie­ron afec­ta­dos. Sus es­fuer­zos pa­re­ce que es­tán dan­do re­sul­ta­dos y la co­mu­ni­dad se está vol­vien­do más hos­pi­ta­la­ria. Es más, se­gún fuen­tes del pro­pio Twit­ter, pa­re­ce que la red so­cial ha no­ta­do me­nos re­in­ci­den­cias de abu­so y a me­nos usua­rios que blo­quean a los aco­sa­do­res.

Desde enero le ha da­do a sus 328 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos men­sua­les más op­cio­nes pa­ra com­ba­tir el aco­so, ya sea si­len­cian­do a los tui­te­ros abu­si­vos o re­por­tán­do­los a Twit­ter. Los es­fuer­zos co­men­za­ron el año pa­sa­do cuan­do Jack Dor­sey, el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la pla­ta­for­ma so­cial, so­li­ci­tó su­ge­ren­cias de los usua­rios pa­ra me­jo­rar el si­tio. Par­te de las me­jo­ras se re­la­cio­na­ron a có­mo se en­fren­ta­rían a los usua­rios pro­ble­má­ti­cos. Por ejem­plo, la com­pa­ñía aho­ra uti­li­za una fun­ción que li­mi­ta una cuen­ta, es de­cir que un usua­rio pue­de man­dar­le tuits so­lo a sus se­gui­do­res y no a otros en Twit­ter por un pe­río­do de 12 ho­ras. Desde la com­pa­ñía se afir­mó que las li­mi­ta­cio­nes en es­tas cuen­tas re­du­je­ron en un 25 % los re­por­tes de abu­sos. Adi­cio­nal­men­te, di­jo, apro­xi­ma­da­men­te el 65 % de esas cuen­tas li­mi­ta­das no vuel­ven a re­in­ci­dir en el abu­so.

Tam­bién se ha me­jo­ra­do el con­trol so­bre los men­sa­jes pri­va­dos que se re­ci­ben. Aho­ra, cuan­do al­guien que no se si­gue en la red en­víe un men­sa­je pri­va­do, es­te lle­ga­rá pri­me­ro al nue­vo bu­zón de pe­ti­cio­nes, en el que se po­drá pre­vi­sua­li­zar y de­ci­dir si se quie­re acep­tar o se de­ci­de bo­rrar­lo di­rec­ta­men­te. Hay que te­ner en cuen­ta que acep­tar el men­sa­je im­pli­ca que el usua­rio que ha en­via­do el men­sa­je pue­da en­viar más pri­va­dos en el fu­tu­ro sin te­ner que pa­sar por es­te bu­zón, aun­que es­te no sa­brá que se ha leí­do su pri­mer men­sa­je di­rec­to has­ta que sea acep­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.