El PP y Ca­cha­rro

El ho­me­na­je tri­bu­ta­do a Fra­ga en Vi­lal­ba pa­re­ce el pri­mer pa­so pa­ra re­co­no­ci­mien­tos que de­man­dan am­plios sec­to­res del par­ti­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Lugo - EN­RI­QUE G. SOUTO

El PP ini­cia con Fra­ga ho­me­na­jes a al­guno de sus his­tó­ri­cos, en­tre ellos Fran­cis­co Ca­cha­rro.

Con­se­guir el al­to ho­me­na­je de que una ca­lle o un par­que de la ciu­dad lle­ve el nom­bre de un po­lí­ti­co es al­go que de­pen­de del acuer­do de par­ti­dos de dis­tin­tos co­lo­res. No siem­pre es fá­cil; a ve­ces, lle­va al­gún tiem­po o no se con­si­gue. Pe­ro que los que for­ja­ron los par­ti­dos, los que los hi­cie­ron ga­nar elec­cio­nes no ob­ten­gan en su seno un re­co­no­ci­mien­to expreso, vi­si­ble y du­ra­de­ro en el tiem­po es más di­fí­cil de en­ten­der. En el PP­deG, qui­zá en ge­ne­ral, pe­ro en con­cre­to en Lu­go, pa­re­ce ha­ber un cal­do de cul­ti­vo que em­pu­ja ha­cia el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co del pa­pel ju­ga­do por quie­nes lo con­vir­tie­ron en la po­de­ro­sa fuer­za po­lí­ti­ca que es. El ho­me­na­je ren­di­do ayer a Ma­nuel Fra­ga en su Vi­lal­ba na­tal pa­re­ce apun­tar en ese sen­ti­do. En la ca­pi­tal hu­bo un pri­mer es­bo­zo de esa dis­po­si­ción en el re­cien­te con­gre­so lo­cal. To­do apun­ta a que la di­rec­ción pro­vin­cial tie­ne pla­nes en ese sen­ti­do, y que, por ejem­plo, Fran­cis­co Ca­cha­rro ten­drá el pro­ta­go­nis­mo al que le dan de­re­cho los mu­chos años en los que fue ejem­plo pa­ra el PP de có­mo se ga­nan elec­cio­nes.

En el con­gre­so lo­cal, el pro­gra­ma in­clu­yó una in­ter­ven­ción del exal­cal­de To­más No­ta­rio Va­cas. Fue la ma­ne­ra que el par­ti­do tu­vo en ese mo­men­to de ex­pre­sar­le su re­co­no­ci­mien­to, en unos días en los que era vul­ne­ra­ble. Ayer, en Vi­lal­ba, en­tre otros, des­ta­ca­ron las vir­tu­des de Ma­nuel Fra­ga el ve­te­rano al­cal­de que es Agus­tín Baa­mon­de y la jo­ven, pe­ro ya po­lí­ti­ca­men­te cur­ti­da, pre­si­den­ta pro­vin­cial, Ele­na Can­dia.

Al aca­bar el ac­to de ho­me­na­je al fun­da­dor del PP, la pre­si­den­ta pro­vin­cial co­men­tó, al hi­lo de una pre­gun­ta del pe­rio­dis­ta, que, a su jui­cio, el re­co­no­ci­mien­to del tra­ba­jo rea­li­za­do por los que em­pu­ja­ron el pro­yec­to po­lí­ti­co que re­pre­sen­ta su par­ti­do ayu­da a cohe­sio­nar la or­ga­ni­za­ción, y man­tie­ne vi­va su me­mo­ria. En es­te sen­ti­do, de­jó en­tre­ver su vo­lun­tad de avan­zar en es­ta lí­nea in­clu­yen­do a Fran­cis­co Ca­cha­rro, por el que se in­tere­só el in­for­ma­dor.

Ca­lle en Lu­go

En el ho­me­na­je de ayer a Fra­ga se en­con­tra­ba el dipu­tado Jai­me Cas­ti­ñei­ra, has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas por­ta­voz del gru­po mu­ni­ci­pal del PP. Cas­ti­ñei­ra de­fen­dió en va­rias oca­sio­nes una pro­pues­ta pa­ra que una ca­lle de Lu­go lle­ve el nom­bre de Fra­ga. No lo con­si­guió; en el pa­sa­do man­da­to, López Oroz­co de­jó cla­ro

que él no te­nía nin­gún in­con­ve­nien­te. El ca­so es que di­cha pro­pues­ta no lle­gó a ser apro­ba­da.

El Par­ti­do Po­pu­lar lu­cen­se per­dió en los úl­ti­mos años a al­gu­nos de los mi­li­tan­tes que más lo im­pul­sa­ron en la ca­pi­tal. En­tre ellos, ade­más de Ca­cha­rro, Jo­sé Pe­na Souto, Jor­ge Chao, Je­sús López Rá­ba­de y Pilar Igle­sias Oso­rio. En el seno del par­ti­do, se guar­da de ellos el me­jor de los re­cuer­dos, pe­ro socialmente no ha te­ni­do tras­cen­den­cia has­ta el mo­men­to. Y es al­go que se co­men­ta, con cier­to tono de re­pro­che, en­tre los más ve­te­ra­nos afi­lia­dos.

En el re­cien­te con­gre­so lo­cal hu­bo un re­co­no­ci­mien­to al exal­cal­de To­más No­ta­rio La pro­pues­ta pa­ra de­di­car una ca­lle de Lu­go a Fra­ga aún no fue apro­ba­da

PURRIÑOS

El PP des­ta­có los va­lo­res de Fra­ga, en un ejer­ci­cio de me­mo­ria so­bre el fun­da­dor del par­ti­do.

Ele­na Can­dia per­fi­la ini­cia­ti­vas en re­la­ción con la me­mo­ria del par­ti­do en la pro­vin­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.