Mi car­ta de des­pe­di­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes Lugo - Ma­nu Rodríguez

cuan­do lle­gué al Club De­por­ti­vo Lu­go ha­ce diez años, no po­día ima­gi­nar to­do lo que iba a vi­vir en el club y en la ciu­dad. Desde el pri­mer mo­men­to me sen­tí co­mo en ca­sa, uno más den­tro del club, lleno de hu­mil­des pro­fe­sio­na­les y ve­te­ra­nos que ayu­da­ban a los más jó­ve­nes que, co­mo yo, nos íba­mos in­cor­po­ran­do.

Ca­da año lo íba­mos ha­cien­do me­jor, y no me ca­be nin­gu­na du­da al se­ña­lar cuál fue la cla­ve del éxi­to: la unión (éra­mos un fa­mi­lia). El ma­yor de los lo­gros es se­guir con­ser­van­do ami­gos de esos años. Diez años dan pa­ra mu­cho, pe­ro siem­pre ten­drá un lu­gar es­pe­cial el as­cen­so lo­gra­do en Cádiz, un mo­men­to emo­ti­vo e inol­vi­da­ble com­par­ti­do con la fa­mi­lia, los ami­gos y los afi­cio­na­dos.

Gra­cias a la afi­ción por el ca­ri­ño que me ha brin­da­do a lo lar­go de es­tos diez años, tan­to en los bue­nos mo­men­tos co­mo en los más amar­gos, que el fút­bol tam­bién los tie­ne. Es ahí don­de de ver­dad he co­no­ci­do el apo­yo de la hin­cha­da ro­ji­blan­ca.

Me gus­ta­ría agra­de­cer de una ma­ne­ra es­pe­cial al ar­tí­fi­ce de mi lle­ga­da al CD Lu­go: Carlos Mou­riz. Tam­bién a Jo­sé Bou­so y a to­dos los en­tre­na­do­res que he te­ni­do en el CD Lu­go: Fon­si Val­ver­de, Luis Mi­lla, Jo­sé Du­rán, Luis César y es­pe­cial­men­te a Qui­que Se­tién, que de­po­si­tó en mí su con­fian­za in­clu­so cuan­do yo ti­tu­bea­ba. A to­dos los cuer­pos téc­ni­cos que tu­ve, cuer­pos mé­di­cos, fi­sios y uti­lle­ros.

Du­ran­te los diez años que de­fen­dí es­ta ca­mi­se­ta y es­te es­cu­do he da­do lo me­jor de mí. Es la úni­ca for­ma en la que con­ci­bo el fút­bol: tra­ba­jo, cons­tan­cia, sa­cri­fi­cio y en­tre­ga.

Du­ran­te es­tos me­ses se ha ha­bla­do mu­cho, y se han di­cho y es­cri­to mu­chas co­sas que no se co­rres­pon­den con la ver­dad. No quie­ro dar­le más vuel­tas por­que es mi des­pe­di­da. Los que de ver­dad me co­no­cen sa­ben có­mo soy.

Mi ca­mino y el del CD Lu­go se se­pa­ran, pe­ro pe­san más to­dos los bue­nos años que uno amar­go, por eso de­seo al Lu­go lo me­jor, por su afi­ción, por la gen­te que tra­ba­ja en el club, por to­dos esos com­pa­ñe­ros que es­tu­vie­ron con­mi­go en el día a día es­tos años, a los «po­che­ros» (ellos sa­ben quie­nes son). Son úni­cos, pe­ro es­pe­cial­men­te a Carlos Pi­ta, que ha si­do mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción, mi con­fi­den­te y so­bre to­do un ami­go que me lle­va­ré pa­ra siem­pre.

Con la ilu­sión de cuan­do era un ni­ño, me voy pa­ra se­guir lu­chan­do por es­te ma­ra­vi­llo­so sue­ño lla­ma­do fút­bol. Nos ve­mos pron­to, vues­tro Ca­pi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.