«El pre­mio tie­ne que exis­tir, si la Xun­ta no lo re­po­ne, lo crea­re­mos las aso­cia­cio­nes»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda -

La can­ti­dad de di­ne­ro era muy mo­des­ta, un mi­llón de pe­se­tas. El pri­me­ro se lo con­ce­die­ron a mi aso­cia­ción. Se otor­ga­ba a ini­cia­ti­vas que ha­bían desa­rro­lla­do pro­yec­tos que ejem­pli­fi­ca­ban el es­pí­ri­tu de Elías. —¿Por qué se lo die­ron? —Por el al­ber­gue de pe­re­gri­nos de Ra­ba­nal. Se pu­so en mar­cha con 50 mi­llo­nes de pe­se­tas de apor­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les pa­ra re­cons­truir el edi­fi­cio de la rec­to­ral en rui­nas. Si­gue fun­cio­nan­do de ma­ra­vi­lla. En él per­noc­ta­ron 150.000 pe­re­gri­nos. Lo atien­den hos­pi­ta­le­ros vo­lun­ta­rios de 24 paí­ses, que re­ci­ben una co­mi­da —Cuan­do lle­gué es­ta­ba bas­tan­te mal y em­peo­ran­do, por lo que de­ci­dí no re­gre­sar a Lon­dres. Me pa­re­cía im­por­tan­te aca­bar el tra­ba­jo. Es­tu­ve has­ta des­pués de su fa­lle­ci­mien­to. Me ha­bría sen­ti­do fa­tal yén­do­me an­tes. Real­men­te no nos co­no­cía­mos mu­cho pe­ro en los úl­ti­mos me­ses es­ta­ble­ci­mos una amis­tad que va­lo­ra­ba. El 99% de las ve­ces ha­blá­ba­mos del Ca­mino y de la guía. Una de las co­sas que le pro­me­tí fue que la pu­bli­ca­ría. Jun­to a otra per­so­na bus­ca­mos una edi­to­rial y lo hi­zo Ga­la­xia cuan­do Elías ya ha­bía muer­to. —¿Qué cree que pen­sa­ría Elías Va­li­ña del Ca­mino aho­ra? —Yo no sé que pen­sa­ría. No sien­to que ten­ga el de­re­cho a es­pe­cu­lar so­bre ello. Creo que al­gu­nas co­sas le ha­rían fe­liz y en otras se le cae­ría el al­ma a los pies. El Ca­mino tie­ne su eco­no­mía, pe­ro —El pre­mio Elías Va­li­ña es fun­da­men­tal en es­ta vi­sión de cam­biar el mun­do La Xun­ta de­be­ría ser cons­cien­te de ello y de que está en su mano que el mun­do cam­bie si de­ja es­pa­cio a es­te ti­po de ini­cia­ti­vas. Si pier­den su es­pa­cio, el es­pí­ri­tu del Ca­mino que­da­ría des­vir­tua­do y se­ría otro ejem­plo de sen­de­ris­mo. Ini­cia­ti­vas al­truis­tas son las que han he­cho que el Ca­mino sea lo que es. Hoy día está muy mer­can­ti­li­za­do. Es ne­ce­sa­rio que que­de el es­pa­cio y la li­ber­tad pa­ra con­tes­tar al pe­re­grino co­mo ser hu­mano, no co­mo clien­te o con­su­mi­dor. Eso me pa­re­ce ca­si obs­ceno. —¿Qué ha­rán las aso­cia­cio­nes? —Pues crea­re­mos otro por­que tie­ne que exis­tir. Na­ció por ini­cia­ti­va de in­ves­ti­ga­do­res co­mo Pao­lo Cauc­ci o Ro­bert Plötz. Es­pe­ro que la Xun­ta to­me la ini­cia­ti­va. No sé a que gran obra quie­re de­di­car los 6.000 eu­ros. Lo que hi­zo Elías Va­li­ña es de un va­lor in­cal­cu­la­ble. Ca­da año que pa­sa no­to más su fal­ta, no so­lo por la se­ña­li­za­ción del Ca­mino, sino por sus obras de in­ves­ti­ga­ción. Pla­nea­ba un con­gre­so de ca­mi­nos se­cun­da­rios an­tes de fa­lle­cer y en los que na­die pen­só an­tes de los 90.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.