La avis­pa asiá­ti­ca se ex­pan­de ya por ocho paí­ses del continente eu­ro­peo

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MA­RÍA SAN­TA­LLA

Su área de dis­tri­bu­ción na­tu­ral es Asia, con­cre­ta­men­te en­tre Af­ga­nis­tán y el es­te de China, In­do­chi­na e In­do­ne­sia. Sin em­bar­go, la avis­pa asiá­ti­ca o ve­lu­ti­na ha si­do ya de­tec­ta­da en ocho paí­ses eu­ro­peos: Es­pa­ña, Fran­cia, Ita­lia, Por­tu­gal, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Bél­gi­ca y Sui­za. En va­rios de ellos ha co­lo­ni­za­do ya am­plias zo­nas del te­rri­to­rio y su ex­pan­sión es, con las he­rra­mien­tas de las que se dis­po­ne ac­tual­men­te, in­con­tro­la­ble. En otros se han lo­ca­li­za­do los primeros ejem­pla­res y su ex­pan­sión es to­da­vía in­ci­pien­te.

Trece años des­pués, to­da­vía no se sabe a cien­cia cier­ta có­mo lle­gó la avis­pa asiá­ti­ca a Eu­ro­pa. El pri­mer re­gis­tro de es­ta es­pe­cie en el continente eu­ro­peo se ob­tu­vo en el año 2004 en el de­par­ta­men­to de Lot-et-Ga­ro­ne, en Fran­cia, y aun­que se des­co­no­ce có­mo lle­gó allí se cree que pu­do ser me­dian­te avis­pas rei­nas en hi­ber­na­ción im­por­ta­das des­de China a tra­vés del co­mer­cio de pro­duc­tos de la huer­ta y des­em­bar­ca­das en Bur­deos. Su adap­ta­ción al me­dio fue sor­pren­den­te, y hoy ocu­pa más de la mi­tad de los de­par­ta­men­tos fran­ce­ses, don­de a pe­sar del im­pul­so a la in­ves­ti­ga­ción so­bre es­te in­sec­to de­pre­da­dor de abe­jas no se han con­se­gui­do mé­to­dos efi­ca­ces para su con­trol.

En el ca­so de Es­pa­ña, la ve­lu­ti­na se lo­ca­li­zó por pri­me­ra vez en Amaiur (Na­va­rra) en el ve­rano del año 2010. Ese mis­mo año se de­tec­tó tam­bién en Gui­púz­coa (País Vas­co), en el 2012 apa­re­ce por pri­me­ra vez en Ca­ta­lu­ña y des­pués lo hi­zo en Ga­li­cia. Du­ran­te los úl­ti­mos años se ha de­tec­ta­do la pre­sen­cia de es­ta es­pe­cie en Can­ta­bria, As­tu­rias, La Rio­ja, en el nor­te de Bur­gos e in­clu­so Va­len­cia y Ma­llor­ca.

Bu­re­la fue el pri­mer lu­gar de Ga­li­cia en el que se lo­ca­li­zó la ve­lu­ti­na. En­se­gui­da apa­re­cie­ron nue­vos ejem­pla­res en otros pun­tos de la co­mar­ca lu­cen­se de A Ma­ri­ña, y des­pués en Cu­lle­re­do (A Co­ru­ña). Jun­to a la cos­ta de Lu­go, el pri­mer gran fo­co de ex­pan­sión de la ve­lu­ti­na en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga se lo­ca­li­zó en el área de Vi­go y Baio­na y en los mu­ni­ci­pios pró­xi­mos a la desem- bo­ca­du­ra del Mi­ño. Am­bas —A Ma­ri­ña y Bai­xo Mi­ño— si­guen sien­do, ca­si cin­co años des­pués de la apa­ri­ción de las pri­me­ras avis­pas asiá­ti­cas en Ga­li­cia, las zo­nas más cas­ti­ga­das por la pre­sen­cia de es­ta es­pe­cie, con per­mi­so de los mu­ni­ci­pios del cin­tu­rón co­ru­ñés.

Pe­ro aun­que su pre­sen­cia sea más in­ten­sa en esas áreas, el in­sec­to lle­ga­do de Asia ha co­lo­ni­za­do ya en es­tos años bue­na par­te de Ga­li­cia. Al cie­rre del pa­sa­do año, el ma­pa de pre­sen­cia de ve­lu­ti­na ocu­pa­ba ya la to­ta­li­dad de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, ca­si to­da la de Pon­te­ve­dra, sal­vo el ex­tre­mo no­ro­rien­tal, la mi­tad nor­te de la de Lu­go, con al­gu­na pre­sen­cia epi­só­di­ca más al sur, y en torno a una vein­te­na de con­ce­llos en la de Ourense. Su ex­pan­sión avan­za ca­da año —a un rit­mo de en­tre 50 y 100 ki­ló­me­tros anua­les— y se cree que en Ga­li­cia so­lo quedarán li­bres de su pre­sen­cia las áreas más al­tas de las pro­vin­cias de Lu­go y Ourense.

Vol­vien­do a Eu­ro­pa, la ve­lu­ti­na se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te des­de el área de Bur­deos en Fran­cia a prác­ti­ca­men­te to­do el país. Ac­tual­men­te, la ve­lu­ti­na ha ocu­pa­do más del 80 % del te­rri­to­rio fran­cés e in­clu­so, pe­se a que to­le­ra mal la al­tu­ra, ha si­do ya de­tec­ta­da en la re­gión de los Al­pes. Tam­bién en Ga­li­cia, aun­que se cree que no lle­ga­rá a las mon­ta­ñas del es­te de Lu­go y Ourense, ejem­pla­res de ve­lu­ti­na han si­do vis­tos en A Fonsagrada, de ma­ne­ra que ya em­pie­zan a sur­gir du­das so­bre si es­ta es­pe­cie se­rá ca­paz de adap­tar­se a la al­ti­tud y co­lo­ni­zar las zo­nas más ele­va­das.

Aun­que muy le­jos de al­can­zar la di­fu­sión que tie­ne en Fran­cia, la ve­lu­ti­na es­tá ya pre­sen­te des­de hace va­rios años en Ale­ma­nia. Su pre­sen­cia se con­cen­tra ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el es­ta­do de Ba­den-Wur­tem­berg. La pri­me­ra re­fe­ren­cia de la avis­pa asiá­ti­ca en es­ta zo­na da­ta del 2010, en Fri­bur­go. Cua­tro años des­pués se lo­ca­li­zó en Karls­ruhe, tam­bién en Ba­den-Wur­tem­berg. En Por­tu­gal, es­te in­sec­to in­va­sor se ha ex­ten­di­do ya prác­ti­ca­men­te por to­da la mi­tad nor­te.

En Ita­lia, la avis­pa lle­ga­da de Asia tie­ne ya una im­por­tan­te pre­sen­cia en la zo­na nor­te, en las re­gio­nes de Pia­mon­te y Li­gu­ria, que han pues­to en mar­cha un pro­yec­to con la Unión Europea para investigar y tra­tar de fre­nar es­ta es­pe­cie.

En abril de es­te año se pro­du­jo el pri­mer avis­ta­mien­to en Sui­za, en el can­tón de Ju­ra, cer­ca de la fron­te­ra con Fran­cia. Un mes des­pués, en ma­yo, se lo­ca­li­za­ron ejem­pla­res de es­ta es­pe­cie en Flan­des (Bél­gi­ca).

La ve­lu­ti­na tam­bién dio el sal­to a las is­las bri­tá­ni­cas. En sep­tiem­bre del 2016 fue de­tec­ta­da en Glou­ces­ters­hi­re, y en oc­tu­bre en So­mer­set, al su­r­oes­te de In­gla­te­rra. En mar­zo de es­te año se do­cu­men­tó por pri­me­ra vez en el cen­tro de Es­co­cia.

Co­lo­ni­za es­pa­cios en Es­pa­ña, Fran­cia Ita­lia y Por­tu­gal y ha si­do vis­ta ya en el Reino Uni­do, Sui­za Bél­gi­ca y Ale­ma­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.