«De­cir que el eu­ca­lip­to ar­de más que otras es­pe­cies de ár­bo­les no es ver­dad»

Abo­ga por ha­cer un in­ven­ta­rio de las su­per­fi­cies aban­do­na­das para evi­tar fue­gos y re­du­cir su gra­ve­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

XURXO SAN­TIA­GO MELCHOR/ LA VOZ Juan Pi­cos Mar­tín (Ma­drid, 1971) es pro­fe­sor de Sel­vi­cul­tu­ra en la Es­co­la de Enxeñaría Fo­res­tal del cam­pus de Pon­te­ve­dra de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, ins­ti­tu­ción de la que, ade­más, aca­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor. —Des­de que se pro­du­jo el gran in­cen­dio de Por­tu­gal to­do el mun­do se pre­gun­ta si al­go así po­dría pa­sar en Ga­li­cia. —Yén­do­nos por la vía más du­ra, ya pa­só, pe­ro en Cer­de­do, en el 2006, so­lo que ha­bía un co­che en lu­gar de un gru­po de ellos. Otra co­sa es qué probabilidad exis­te de que pa­se al­go co­mo lo de Pe­dró­gão, pe­ro no es­ta­mos li­bres y menos cuan­do hay olas de ca­lor y con­di­cio­nes ex­tre­mas. No de­be­mos caer en la his­te­ria, pe­ro tam­po­co pen­sar que es­to no nos puede pa­sar. Te­ne­mos que po­ner to­do lo po­si­ble so­bre la me­sa para que no pa­se, aun­que evi­den­te­men­te el riesgo ce­ro no exis­te.

—¿Pe­ro po­dría­mos ver aquí un in­cen­dio con 40.000 o 50.000 hec­tá­reas arra­sa­das? —Hay una ten­den­cia glo­bal al in­cre­men­to en el ta­ma­ño me­dio de los fue­gos y a la se­ve­ri­dad de los efec­tos. Y pa­re­ce es­tar aso­cia­do a la si­tua­ción de la ve­ge­ta­ción, más se­ca por con­di­cio­nes cli­má­ti­cas más ex­tre­mas. So­mos efi­cien­tes apa­gan­do mu­chos in­cen­dios, pe­ro aque­llos que se es­ca­pan se ha­cen muy gran­des. Aho­ra bien, no re­cuer­do en Es­pa­ña un fue­go con 40.000 o 50.000 hec­tá­reas, aun­que no es­ta­mos li­bres y puede ocu­rrir. Lo que hay que ha­cer es po­ner to­dos los me­dios para que no pa­se.

—¿Y los es­ta­mos po­nien­do? ¿Por qué Ga­li­cia ar­de más? —Ahí a ve­ces la fron­te­ra ad­mi­nis­tra­ti­va nos engaña. Si bo­rra­mos las lí­neas, las fron­te­ras, ve­mos que hay una con­cen­tra­ción muy por en­ci­ma de la me­dia en fue­gos, co­na­tos e in­cen­dios en to­do lo que es la es­qui­na no­roes­te ibé­ri­ca. A Ga­li­cia le co­ge de lleno, pe­ro realmente el pro­ble­ma no se aca­ba en nues­tra fron­te­ra, es el mis­mo en Sa­na­bria, el Bier­zo, el oes­te de As­tu­rias o el nor­te de Por­tu­gal, in­clu­so en esa par­te ya de Cas­ti­lla-León y Ex­tre­ma­du­ra. Cuan­do se mi­ra el ma­pa eu- ro­peo, esa es­qui­na apa­re­ce se­ña­la­da en ro­jo. El pro­ble­ma va mu­cho más allá de que Ga­li­cia ar­de más, co­mo mu­cho po­dría­mos de­cir que Ga­llae­cia, ¿no?

—¿Pe­ro a qué se de­be esa inusual con­cen­tra­ción de in­cen­dios? —Una de las ex­pli­ca­cio­nes es esa con­jun­ción cli­ma-ve­ge­ta­ción-his­to­ria. Es­ta es­qui­na no­roes­te ibé­ri­ca es el lu­gar de Eu­ro­pa don­de hay un ma­yor cre­ci­mien­to de ma­sa ve­ge­tal en el mon­te y, ade­más, se­quía es­ti­val. Es el úni­co lu­gar don­de se dan esas dos particularidades. Y, ade­más, es una zo­na en la que a lo lar­go de la his­to­ria el ser hu­mano ha evo­lu­cio­na­do con­tra el mon­te, te­nien­do que de­fen­der­se del mon­te. Y co­mo no ha­bía má­qui­nas ni des­bro­za­do­ras, la ma­ne­ra de con­tro­lar la ve­ge­ta­ción era que­mar­la. En Ga­li­cia se pi­den 600.000 per­mi­sos de que­ma al año, y eso son los per­mi­sos que se pi­den, no las ve­ces que em­plea­mos el fue­go. Es­tos fac­to­res ha­cen que en esa es­qui­na no­roes­te exis­ta una ma­yor probabilidad de ig­ni­ción jun­to a un cre­ci­mien­to de la bio­ma­sa muy gran­de y un pe­río­do es­ti­val se­co don­de esa gran ma­sa se puede se­car y ori­gi­nar un gran pe­li­gro. Cuan­do uno va a las he­me­ro­te­cas de hace cien años, en­cuen­tra que ya ha­bía in­cen­dios y al­deas ro­dea­das.

—Y aho­ra ade­más te­ne­mos al in­cen­dia­rio cri­mi­nal… —Pe­ro, an­tes de eso, hay que en­ten­der que cuan­do esa reali­dad his­tó­ri­ca cul­tu­ral se va des­di­bu­jan­do a lo lar­go del si­glo XX, van que­dan­do res­tos in­co­ne­xos de ella, a lo que hay que su­mar el aban­dono o ma­to­rra­li­za­ción de al­gu­nas áreas que an­tes es­ta­ban cul­ti­va­das. Es­toy se­gu­ro de que en al­gu­nas áreas, cuan­do al­guien tie­ne allí un com­por­ta­mien­to aso­cial, uti­li­za el fue­go y a ve­ces no con la idea de cau­sar un in­cen­dio, sino de lim­piar una zo­na o es­pan­tar al ja­ba­lí. Es en las zo­nas aban­do­na­das en las que apa­re­ce la pa­ra­do­ja del náu­fra­go, el que se ve le­gi­ti­ma­do para ha­cer aque­llo que es ne­ce­sa­rio para so­bre­vi­vir. Aquel que tie­ne una plan­ta­ción de maíz, ro­dea­da de ma­to­rral en fin­cas aban­do­na­das, que es ata­ca­da por los ja­ba­líes lle­ga un mo­men­to en el que les plan­ta fue­go. Así co­mo en las ciu­da­des ve­mos y re­co­no­ce­mos que hay per­so­nas ma­yo­res so­las y aban­do­na­das, nun­ca nos plan­tea­mos que eso tam­bién es­tá pa­san­do en el me­dio rural.

—Se ha­bla mu­cho del eu­ca­lip­to. ¿Es es­ta es­pe­cie realmente una de las cau­sas del fue­go? —Oí­mos mu­cho de­cir que el eu­ca­lip­to es pi­ró­fi­to, pe­ro pi­ró­fi­to es un con­cep­to téc­ni­co que al sal­tar al len­gua­je co­mún se ter­gi­ver­sa. Pi­ró­fi­ta es una plan­ta adap­ta­da a so­bre­vi­vir des­pués del fue­go, pe­ro pa­re­ce que cuan­do se ha­bla de una plan­ta pi­ró­fi­ta se hace equi­va­ler a pi­ró­ma­na. El to­jo y la so­bre­ira [al­cor­no­que] son plan­tas pi­ró­fi­tas, co­mo el eu­ca­lip­to. —¿Y son o no un pro­ble­ma? —La es­pe­cie no sue­le ser el pro­ble­ma. De he­cho, no hay gran­des di­fe­ren­cias. La im­por­tan­cia y la pro­pa­ga­ción de un in­cen­dio tie­ne que ver nor­mal­men­te con la es­truc­tu­ra. Y la es­truc­tu­ra de­pen­de de la es­pe­cie, el lu­gar y la ges­tión que se hace de ella. El eu­ca­lip­to se com­por­ta co­mo una efi­caz ba­rre­ra con­tra el fue­go cuan­do es muy jo­ven, por­que tie­ne una ho­ja muy ver­de y ar­de mu­cho peor por­que tie­ne al­to con­te­ni­do en agua. Sin em­bar­go, cuan­do es adul­to y no se ha he­cho nin­gún man­te­ni­mien­to, pre­ci­sa­men­te por­que per­mi­te que pa­se mu­cho la luz, tie­ne mu­cho ma­to­rral al­re­de­dor y acu­mu­la mu­cha bio­ma­sa que, en con­di­cio­nes se­cas, pue­da te­ner una ma­yor ig­ni­ción. De­cir que el eu­ca­lip­to ar­de más que otras es­pe­cies de ár­bo­les no es ver­dad. No es un he­cho que siem­pre ocu­rra, de­pen­de de dón­de es­té plan­ta­do, de có­mo ha­ya si­do ges­tio­na­do y cuán­ta can­ti­dad ha­ya. No se de­be ser ta­xa­ti­vo. Es igual de po­co cier­to de­cir que ar­de menos co­mo de­cir que ar­de más. Lo que sí es cier­to es que, en cir­cuns­tan­cias de aban­dono, con gran acu­mu­la­ción de bio­ma­sa, el eu­ca­lip­to, el pi­nar y to­das aque­llas es­pe­cies que pre­ci­sa­men­te se plan­tan por­que ge­ne­ran mu­cha bio­ma­sa ar­den con más in­ten­si­dad. —¿Es una cues­tión de con­trol? —Cla­ro. Que ha­ya quien pien­se que puede plan­tar eu­ca­lip­tos don­de le ven­ga en ga­na es un error que no nos po­de­mos per­mi­tir. Es fun­da­men­tal la or­de­na­ción y te­ner las co­sas cla­ras, hu­yen­do de po­si­cio­nes ma­xi­ma­lis­tas que se­ña­lan al eu­ca­lip­to co­mo una pes­te o co­mo la pa­na­cea. La cues­tión es có­mo con­se­gui­mos or­de­nar un re­cur­so evi­tan­do sus pro­ble­mas y ma­xi­mi­zan­do sus be­ne­fi­cios. No es­ta­mos pres­tan­do su­fi­cien­te aten­ción al aban­dono del mon­te, que es un enemi­go si­len­cio­so. Un eu­ca­lip­tal que su pro­pie­ta­rio ha­ya aban­do­na­do hace cin­co o diez años no va a dar prác­ti­ca­men­te nin­gún be­ne­fi­cio y acu­mu­la sus per­jui­cios. Y eso no lo te­ne­mos me­di­do, no sa­be­mos cuán­tos eu­ca­lip­ta­les aban­do­na­dos exis­ten y te­ne­mos que ha­cer un es­fuer­zo por di­men­sio­nar­lo. Y quien di­ce un eu­ca­lip­tal aban­do­na­do di­ce una an­ti­gua par­ce­la agra­ria con to­jos de dos me­tros o un pi­nar aban­do­na­do. Hoy por hoy el aban­dono del mon­te es el enemi­go nú­me­ro uno en la lu­cha con­tra los in­cen­dios.

E. MOLDES

Juan Pi­cos, en la Es­co­la de Enxeñaría Fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.