Los due­ños de la ex­plo­ta­ción nie­gan que la mu­jer fue­ra pa­tea­da por una ye­gua y la co­sie­ran

Ase­gu­ra que el ma­tri­mo­nio se mar­chó an­tes de poder fir­mar los con­tra­tos de tra­ba­jo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - TANIA TA­BOA­DA

Los ad­mi­nis­tra­do­res de la ex­plo­ta­ción ga­na­de­ra de Friol (Lu­go) que fue­ron de­nun­cia­dos por una pa­re­ja de Na­va­rra por su­pues­ta­men­te prac­ti­car­le a la mu­jer una cu­ra usan­do anes­te­sia de ca­ba­llo para co­ser­le una he­ri­da tras ser pa­tea­da por una ye­gua nie­gan los he­chos. «Me dan una in­yec­ción y ya ten­go que tor­cer la ca­ra: ¡co­mo para po­ner­me a ha­cer cu­ras a otra per­so­na!», di­jo ayer des­de Bél­gi­ca el acu­sa­do de prac­ti­car­le la cu­ra a la jo­ven.

La ad­mi­nis­tra­do­ra de la gran­ja cree que la pa­re­ja es­tá in­ten­ta­do fin­gir un frau­de la­bo­ral. «A mí, por mu­cho que me di­gan que me van a co­ser, si no quiero, no me co­sen. Es una ex­plo­ta­ción con ac­ce­so li­bre y te­nían el co­che. Po­drían ir al hos­pi­tal si fue­ra real. De he­cho fue­ron cuan­do qui­sie­ron», ex­pli­có la ad­mi­nis­tra­do­ra de la gran­ja, quien ase­gu­ró que en cuan­to la pa­re­ja tu­vo el con­tra­to de tra­ba­jo se in­ven­tó el ac­ci­den­te. «En la ex­plo­ta­ción no le pa­só ab­so­lu­ta­men­te na­da. A ella le hi­cie­ron una ce­sá­rea. Des­pués tu­vo un pro­ble­ma y se le abrió la he­ri­da. Si le hu­bie­ra sur­gi­do al­go en la gran­ja no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Apar­te de la mu­tua, te­ne­mos un se­gu­ro pri­va­do para los tra­ba­ja­do­res», ase­gu­ró la pro­pie­ta­ria. «Se fue­ron sin avi­sar­nos»

Se­gún re­la­tó la due­ña, la pa­re­ja tra­ba­jó unos días en la ex­plo­ta­ción, y la aban­do­nó sin co­mu­ni­car­lo y an­tes de que lle­ga­ran los con­tra­tos. «Les di­je que fue­ran a la ges­to­ría a re­co­ger­los. Les ex­pli­qué dón­de es­ta­ba y les di el con­tac­to de la per­so­na», ma­ni­fes­tó la due­ña, quien aña­dió que no su­po más de ellos has­ta que un abo­ga­do los lla­mó y les di­jo que o lle­ga­ban a un acuer­do eco­nó­mi­co o iban a po­ner una de­nun­cia. «Des­de que se mar­cha­ron no vol­vi­mos a sa­ber de ellos; les man­da­mos un bu­ro­fax no­ti­fi­can­do que ha­bían aban­do­na­do el tra­ba­jo. Les pa­gué in­clu­so de más por­que les di un ade­lan­to de diez días y no los han tra­ba­ja­do», ma­ni­fes­tó la pro­pie­ta­ria.

Se­gún in­di­có la ad­mi­nis­tra­do­ra, el día 10 de ju­lio ella y su pa­dre via­ja­ron a Bél­gi­ca, y el día 11 lo hi­zo su her­mano. «Te­ne­mos raí­ces aquí y es­ta­mos apro­ve­chan­do para co­mer­cia­li­zar nues­tra car­ne», ma­ni­fes­tó.

Des­de el día 11 de ju­lio, tra­ba­ja en la ex­plo­ta­ción un ve­cino de Friol, que di­jo te­ner con­tra­to. Ayer por la ma­ña­na la Gua­rdia Ci­vil acu­dió a la gran­ja para pre­gun­tar por los pro­pie­ta­rios.

A. LÓ­PEZ

Su­sa­na Ros, el pa­sa­do jue­ves en la ca­ma del hos­pi­tal de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.