La niebla si­gue man­dan­do en la A-8

Tres años des­pués del ac­ci­den­te de O Fiou­co, el trá­fi­co si­gue sien­do des­via­do y se crean re­ten­cio­nes ki­lo­mé­tri­cas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

Mes de ju­lio, sol y fin de se­ma­na. Tres fac­to­res de cu­ya coin­ci­den­cia en A Ma­ri­ña lu­cen­se re­sul­ta que el trá­fi­co se dis­pa­ra, con mi­les de vehícu­los ca­mino de las pla­yas. La ida, por las ex­pec­ta­ti­vas de to­do un día por de­lan­te, sue­le ser tran­qui­la, pe­ro el re­gre­so es otro can­tar.

La au­to­vía del Can­tá­bri­co (A8) pro­vo­ca el efec­to con­tra­rio para el que fue con­ce­bi­da, y con niebla se con­vier­te en un em­bu­do a la al­tu­ra de Mon­do­ñe­do, en el al­to de O Fiou­co. El avi­so de Trá­fi­co en los pa­ne­les de Aba­dín y Ba­rrei­ros, por ha­bi­tual, ya no sor­pren­de a na­die: cir­cu­la­ción in­te­rrum­pi­da des­de el ki­ló­me­tro 536 al 552, en am­bos sen­ti­dos. Toca des­viar­se por la ca­rre­te­ra na­cio­nal, en Arro­xo (Lou­ren­zá) y en A Xes­ta (Aba­dín). Ocu- rrió es­te do­min­go, y se for­man re­ten­cio­nes ki­lo­mé­tri­cas des­de las ro­ton­das de los ac­ce­sos que col­man la paciencia de los con­duc­to­res, mu­chos de los cua­les desaho­ga­ron su in­dig­na­ción en las re­des so­cia­les.

La niebla si­gue man­dan­do en la A-8. Y lo con­ti­núa ha­cien­do tres años des­pués del dra­má­ti­co ac­ci­den­te en ca­de­na de co­ches y ca­mio­nes en O Fiou­co, en el que una mu­jer fa­lle­ció y me­dio cen­te­nar de con­duc­to­res y via­je­ros re­sul­ta­ron he­ri­dos de di­ver­sa con­si­de­ra­ción (se lle­gó a ins­ta­lar un hos­pi­tal de campaña). Ese día se apre­ció con to­da cru­de­za la mag­ni­tud de un pro­ble­ma, la niebla, que ya se ha­bía in­tui­do en los cin­co me­ses an­te­rio­res, des­de la inauguración de­los tra­mos de Mon­do­ñe­do de la A-8 (Mon­do­ñe­do-Lin­dín y Lin­dín-A Ca­rrei­ra) que cos­ta­ron ca­si 200 mi­llo­nes.

Des­de en­ton­ces, tan­to la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co co­mo el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to han rea­li­za­do «to­dos los es­fuer­zos po­si­bles para tra­tar de ga­ran­ti­zar, en to­do mo­men­to, que los usua­rios de la vía cir­cu­len en unas ade­cua­das con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad». Lo afir­ma el Go­bierno en una res­pues­ta par­la­men­ta­ria.

Aña­de que se han ins­ta­la­do «la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las me­di­das dis­po­ni­bles en el mer­ca­do en ma­te­ria de ges­tión y ex­plo­ta­ción de ca­rre­te­ras». En ellas se in­cluían se­ña­les lu­mi­no­sas, pa­ne­les y ra­da­res de tra­mo re­du­cien­do la ve­lo­ci­dad má­xi­ma en si­tua­cio­nes de niebla, en­tre otras me­di­das.

Des­vío au­to­má­ti­co

Ade­más, en di­ciem­bre del 2016 se pu­so en mar­cha un nue­vo sis­te­ma de des­vío au­to­ma­ti­za­do del trá­fi­co de la au­to­vía para prohi­bir la cir­cu­la­ción y de­ri­var el trá­fi­co a la ca­rre­te­ra na­cio­nal. De es­te sis­te­ma, el Go­bierno di­ce que «agi­li­za sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la im­ple­men­ta­ción de las pau­tas de ac­tua­ción y op­ti­mi­za el tiem­po de cor­te de la au­to­vía».

De for­ma pa­ra­le­la —ex­pli­ca el Eje­cu­ti­vo— se ac­tuó en la ca­rre­te­ra na­cio­nal, ex­ten­dien­do una nue­va ca­pa de mi­cro­aglo­me­ra­do en frío y se re­pin­ta­ron las mar­cas via­les.

Pe­ro na­da de ello re­suel­ve el pro­ble­ma de la niebla de la A-8, que, a la vis­ta es­tá, si­gue la­ten­te.

So­bre ello, en abril del 2016 el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to fi­na­li­zó la con­sul­ta pre­li­mi­nar de mer­ca­do (CPM) para bus­car so­lu- cio­nes in­no­va­do­ras. Un to­tal de 26 par­ti­ci­pan­tes re­gis­tra­ron sus pro­pues­tas, que se agru­pan en dos gran­des blo­ques: sis­te­mas de ayu­da a la con­duc­ción y sis­te­mas de eli­mi­na­ción, des­pla­za­mien­to o ais­la­mien­to de la niebla.

El Go­bierno sos­tie­ne que es­te año el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to li­ci­ta­rá la ex­pe­ri­men­ta­ción a es­ca­la real con pro­to­ti­pos de sis­te­mas innovadores de pro­tec­ción an­ti­nie­bla en un tra­mo de prue­ba anexo al tra­mo de la A-8 afec­ta­do por la niebla. La pre­vi­sión es que se lle­ve a ca­bo «du­ran­te la pró­xi­ma tem­po­ra­da de epi­so­dios de niebla den­sa».

En los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de es­te año fi­gu­ra una par­ti­da para es­ta ac­tua­ción, si bien el Eje­cu­ti­vo ma­ti­za que el de­par­ta­men­to que di­ri­ge Íñi­go de la Ser­na es­tá ul­ti­man­do el con­ve­nio para fi­nan­ciar­la con fon­dos Fe­der.

¿La so­lu­ción? No lle­ga­rá pron­to. Pri­me­ro ha­brá que com­pro­bar que los sis­te­mas innovadores son efec­ti­vos. «Una vez va­li­da­da la tecnología en­sa­ya­da, se pro­ce­de­ría a una con­tra­ta­ción con­ven­cio­nal para la cons­truc­ción o ins­ta­la­ción de los sis­te­mas an­ti­nie­bla se­lec­cio­na­dos», sen­ten­cia el Go­bierno.

A. LÓ­PEZ

Ima­gen de uno de los ac­ci­den­tes ocu­rri­dos en la A-8 a su pa­so por O Fiou­co, don­de se pro­du­jo el si­nies­tro más gra­ve hace tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.