El ver­da­de­ro pe­rio­dis­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - CAR­LOS G. REIGOSA

Hoy ca­si to­dos cree­mos que es­ta­mos muy bien in­for­ma­dos, cuan­do la reali­dad es que so­lo es­ta­mos muy en­tre­te­ni­dos con un to­rren­te inago­ta­ble de in­for­ma­cio­nes in­cier­tas, fa­la­ces o de­te­rio­ra­das que nos lle­gan por los más su­ti­les y mo­der­nos ca­na­les. ¿Po­de­mos es­tar sa­tis­fe­chos con esa in­for­ma­ción? No. Por­que nun­ca las nue­vas tec­no­lo­gías dis­pu­sie­ron de tan­tos ca­na­les mo­der­nos y efi­ca­ces para di­fun­dir in­for­ma­cio­nes ses­ga­das, sin ri­gor ni in­de­pen­den­cia. Por eso nos es tan di­fí­cil hoy za­far­nos de su poder de se­duc­ción. Es más fá­cil atri­buir­les cré­di­to y ti­rar para ade­lan­te. Al ca­bo, tam­po­co es fal­so to­do lo que di­cen. Así, ver­da­des y men­ti­ras avan­zan co­gi­das de la mano. Lo ma­lo es que no siem­pre sa­be­mos cuá­les son unas y cua­les son otras.

Por otra par­te, ha sur­gi­do un nue­vo mal, y no pe­que­ño. Me re­fie­ro a ese con­ven­ci­mien­to ya muy ex­ten­di­do de que el pú­bli­co —o la gen­te, o la ciu­da­da­nía o el sur­sum cor­da— siem­pre tie­ne la ra­zón. To­da la ra­zón. Y en vir­tud de es­ta con­clu­sión avie­sa se­ría ver­da­de­ro to­do lo que el pú­bli­co cree ver­da­de­ro, y fal­so lo que cree fal­so. Se im­po­ne así lo vis­ce­ral so­bre lo ra­cio­nal, y al que Dios se la dé, que san Pe­dro se la ben­di­ga. Por­que la dis­tor­sión vis­ce­ral no atien­de a ra­zo­nes y siem­pre en­cuen­tra al­gún aval en las re­des so­cia­les, en las que cual­quier min­dun­di es un in­for­ma­dor cua­li­fi­ca­do.

Di­go to­do es­to para de­fi­nir el ac­tual es­ta­do de la cues­tión, pe­ro, so­bre to­do, para reivin­di­car la ra­di­cal im­por­tan­cia de con­tar con me­dios in­for­ma­ti­vos ri­gu­ro­sos que nos ofrez­can in­ves­ti­ga­cio­nes fia­bles y sal­gan al ata­jo de pa­tra­ñas y em­bus­tes. So­lo una in­for­ma­ción de es­te ti­po, acre­di­ta­da y se­ria, puede man­te­ner­nos a sal­vo de errar por el de­sier­to de las afir­ma­cio­nes in­tere­sa­das y de las dis­tor­sio­nes de nues­tras reali­da­des. Por eso son tan in­dis­pen­sa­bles en es­tos mo­men­tos los me­dios li­bres al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad de­mo­crá­ti­ca.

Por­que el ver­da­de­ro pe­rio­dis­mo es un pi­lar fun­da­men­tal de la cons­truc­ción so­cial y de nues­tro pro­pio mo­de­lo de con­vi­ven­cia. Una so­cie­dad mal in­for­ma­da —o in­for­ma­da por tuer­ce­bo­tas in­tere­sa­dos— co­rre el riesgo de equi­vo­car­se en sus de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes y aca­bar to­man­do ma­los des­víos lue­go muy di­fí­ci­les de rec­ti­fi­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.