Don Es­ta­nis­lao

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - LUIS FE­RRER I BALSEBRE

En la Es­pa­ña de 1868 rei­na­ba la rei­na sá­li­ca Isa­bel II en­tre las bron­cas con su tío Car­los Ma­ría —que reclamaba de­re­chos di­nás­ti­cos y que die­ron ini­cio a las gue­rras car­lis­tas—, múl­ti­ples amo­ríos y una co­rrup­ción de las ins­ti­tu­cio­nes que aca­ba­ron con ella.

La rei­na ca­só con su pri­mo Fra­nci­sco de Asís de Bor­bón del que di­jo: «Qué pue­do es­pe­rar de un hom­bre que en la no­che de bo­das lle­va­ba más en­ca­jes que yo». Un de­sas­tre de épo­ca que co­ro­nó con la cas­ti­za rei­na sa­lien­do por pa­tas a Fran­cia y ab­di­can­do en su hi­jo Al­fon­so XII, ¿dón­de vas tris­te de ti?

Mien­tras Al­fon­so no lle­ga­ba, los in­tere­ses de par­ti­do de siem­pre hi­cie­ron un cas­ting para rey y eli­gie­ron a un ita­liano: Ama­deo I de Sa­bo­ya, pro­gre­sis­ta y ci­vi­li­za­do que nun­ca ima­gi­nó lo que aquí ha­bía y no tar­dó dos años en re­nun­ciar. Fue en­ton­ces cuan­do se fun­dó la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca, que ape­nas du­ró un año y tu­vo cua­tro pre­si­den­tes, el pri­me­ro, don Es­ta­nis­lao Figueras y Mo­ra­gas.

Allí se las vio don Es­ta­nis­lao con Es­pa­ña: atra­sa­da, fe­roz, co­rrup­ta, cua­ja­da de in­tri­gas po­lí­ti­cas, con fie­bre fe­de­ra­lis­ta, mo­vi­mien­tos can­to­na­lis­tas y una Ca­ta­lu­ña se­pa­ra­tis­ta al fren­te del lío —con­flic­tos co­lo­nia­les apar­te—. Al día si­guien­te de su to­ma de po­se­sión, la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na cum­plió su ame­na­za y de­cla­ró el «Es­ta­do ca­ta­lán». Po­co tiem­po des­pués, Car­ta­ge­na bom­bar­deó Ali­can­te.

Don Es­ta­nis­lao era un hom­bre se­rio, pre­pa­ra­do, de buen ta­lan­te y paciencia que in­ten­tó po­ner or­den en el ga­lli­ne­ro na­cio­nal de­ján­do­se la le­vi­ta en ello.

Has­ta que en un con­se­jo de mi­nis­tros de ju­nio de 1873, don Es­ta­nis­lao pro­ta­go­ni­zó uno de los epi­so­dios na­cio­na­les más lú­ci­dos de nues­tra his­to­ria, de esos que so­lo es ca­paz la gen­te gran­de sin otro in­te­rés que ser­vir a la ver­dad.

Aquel día, don Es­ta­nis­lao se in­cor­po­ró ele­gan­te so­bre su asien­to pre­si­den­cial y sen­ten­ció: «Se­ño­res, voy a ser­les fran­co: es­toy has­ta los co­jo­nes de to­dos no­so­tros». Y con la mis­ma se lar­gó.

Los mi­nis­tros Cas­te­lar y Pi y Mar­gall que­da­ron es­tu­pe­fac­tos, pe­ro no fue­ron a bus­car­lo has­ta el día si­guien­te, cuan­do don Es­ta­nis­lao no acu­dió a su des­pa­cho.

Los cria­dos re­la­ta­ron la ha­za­ña: don Es­ta­nis­lao lle­gó a ca­sa y, sin pro­nun­ciar pa­la­bra, hi­zo las ma­le­tas y se fue a Fran­cia. Cha­peau.

No me di­gan que no es des­alen­ta­dor que cien años des­pués, vol­va­mos a es­tar en las mis­mas con los mis­mos. Los mis­mos ga­rro­ta­zos, la mis­ma in­ca­pa­ci­dad de en­con­trar un con­sen­so, bus­can­do enemi­gos en lu­gar de ha­cer ami­gos, in­ca­pa­ces de ba­jar la voz y, por su­pues­to, in­ca­pa­ces de di­mi­tir.

Ha­ría fal­ta más gen­te que se­ña­la­ra a to­dos la ver­dad ha­cien­do un Es­ta­nis­lao y no per­die­ra un mi­nu­to más con es­ta tro­pa le­van­tis­ca: ¡Que os den!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.