Por­tu­gal, aquí al la­do, a la iz­quier­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - PE­DRO AR­MAS Pro­fe­sor de Hu­ma­ni­da­des de la UDC

So­mos tan con­for­mis­tas co­mo hi­pó­cri­tas cuan­do de­ci­mos: «Menos mal que nos que­da Por­tu­gal». A Por­tu­gal no le ha­ce­mos ni ca­so. Es­pa­ña ig­no­ra a Por­tu­gal. Se tra­ta de una ig­no­ran­cia del pa­sa­do y del pre­sen­te. Es­pa­ña siem­pre ha vi­vi­do a es­pal­das de Por­tu­gal. De he­cho, Es­pa­ña tie­ne com­ple­jo de su­pe­rio­ri­dad e in­fe­rio­ri­dad res­pec­to a sus ve­ci­nos. Siem­pre se ha vis­to por en­ci­ma de Por­tu­gal y por de­ba­jo de Fran­cia. Por­tu­gal es no­ti­cia cuan­do ar­den sus eu­ca­lip­tos. Los pai­sa­nos por­tu­gue­ses que sa­len por te­le­vi­sión ex­pli­can­do las con­se­cuen­cias de los in­cen­dios de­mues­tran una ca­pa­ci­dad de ex­pre­sión su­pe­rior a los pai­sa­nos es­pa­ño­les que sa­len a con­tar los su­yos. Da igual, so­mos su­pe­rio­res. To­dos los mi­nis­tros del Go­bierno por­tu­gués ha­blan es­pa­ñol, mien­tras nin­gún mi­nis­tro es­pa­ñol ha­bla por­tu­gués. Da igual, so­mos su­pe­rio­res. Los por­tu­gue­ses ha­blan in­glés, los es­pa­ño­les no (por aque­llo del nú­me­ro de vo­ca­les y de las pe­lí­cu­las en ver­sión ori­gi­nal). Da igual, so­mos su­pe­rio­res. No ha­bla­mos in­glés, ni ha­bla­mos de Por­tu­gal, que es­tá aquí al la­do. Da igual, ha­bla­mos de Ve­ne­zue­la, que es­tá al otro la­do.

En el ma­pa, Por­tu­gal es­tá al oes­te, al la­do, a la iz­quier­da de Es­pa­ña. En po­lí­ti­ca, tam­bién. Hace un par de años, la iz­quier­da por­tu­gue­sa se unió para im­pe­dir que go­ber­na­se la de­re­cha y para im­pe­dir que se em­po­bre­cie­sen más las cla­ses me­dias. Eu­ro­pa y los me­dios anun­cia­ron el apo­ca­lip­sis por­tu­gués. Dos años des­pués, Eu­ro­pa y los me­dios ala­ban la re­su­rrec­ción por­tu­gue­sa. Han subido: el PIB, el sa­la­rio mí­ni­mo, las ren­tas del tra­ba­jo, los suel­dos pú­bli­cos, las pen­sio­nes, las afi­lia­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial, los im­pues­tos a la ban­ca, los im­pues­tos a las eléc­tri­cas, los im­pues­tos a las far­ma­céu­ti­cas… Han ba­ja­do: el dé­fi­cit pú­bli­co, el ín­di­ce de po­bre­za, los im­pues­tos so­bre el tra­ba­jo, las pri­va­ti­za­cio­nes de los trans­por­tes, los re­cor­tes sa­ni­ta­rios, los con­cier­tos edu­ca­ti­vos…

Por­tu­gal asu­me sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro se opo­ne a las con­di­cio­nes que es­tran­gu­lan su eco­no­mía. Asu­me la deu­da externa, pe­ro quie­re re­ne­go­ciar los in­tere­ses abu­si­vos de la mis­ma. Baja la deu­da, pe­ro au­men­ta el gasto pú­bli­co. No ha­ble­mos de ello, no con­vie­ne. No con­vie­ne mi­rar­se al es­pe­jo que te­ne­mos al la­do.

Po­dría­mos de­cir que Por­tu­gal y Es­pa­ña no son com­pa­ra­bles. Cris­tiano Ro­nal­do no ha­bría triun­fa­do si echa­se ba­lo­nes fue­ra. Aun­que el te­rri­to­rio por­tu­gués es di­fe­ren­te al es­pa­ñol y la iz­quier­da por­tu­gue­sa es di­fe­ren­te a la española, son com­pa­ra­bles. Por­tu­gal es un país pe­que­ño y uni­for­me. Un país con po­co más de diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y nin­gu­na ten­sión in­de­pen­den­tis­ta. La iz­quier­da en Por­tu­gal tie­ne un par­ti­do he­ge­mó­ni­co (Par­ti­do So­cia­lis­ta) y par­ti­dos sa­té­li­tes (Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Blo­co de Es­quer­da, Par­ti­do Eco­lo­gis­ta). El Par­ti­do So­cia­lis­ta se pre­sen­tó a las elec­cio­nes con un pro­gra­ma cen­tris­ta, per­dió y mi­ró a la iz­quier­da para so­bre­vi­vir. Los otros par­ti­dos de iz­quier­das, con menos pe­so y menos dog­ma­tis­mo que sus ho­mó­ni­mos es­pa­ño­les, mi­ra­ron sin re­ce­los al Par­ti­do So­cia­lis­ta, y se coali­ga­ron con el mis­mo para go­ber­nar, a riesgo de re­for­zar­lo, co­mo in­di­can re­cien­tes son­deos, mas tam­bién con la es­pe­ran­za de re­for­zar­se ellos en un fu­tu­ro, pues se es­tá va­lo­ran­do po­si­ti­va­men­te su in­ci­den­cia en la ac­ción de go­bierno. A ver si va a ser cues­tión de com­pa­rar. A ver si va a ser cues­tión de com­pa­rar el ni­vel de los po­lí­ti­cos de am­bos paí­ses. A ver si va a ser, co­mo de­cía Sa­ra­ma­go, «que so­mos cie­gos, cie­gos que pue­den ver pe­ro no mi­ran».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.