Po­lo­nia abre la puer­ta a la «bom­ba ató­mi­ca»: la ex­pul­sión de la UE

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

que en es­tos mo­men­tos pa­re­ce im­pro­ba­ble por el apo­yo mos­tra­do des­de Hun­gría a las de­ci­sio­nes po­la­cas.

En su pa­pel de guar­dia­na de los tra­ta­dos, la Comisión Europea abrió el pa­sa­do miér­co­les la puer­ta a uti­li­zar el ar­tícu­lo 7 del Tra­ta­do de Lis­boa en res­pues­ta a las re­for­mas del sis­te­ma ju­di­cial po­la­co, cri­ti­ca­das por su­po­ner un pe­li­gro para la in­de­pen­den­cia de la ma­gis­tra­tu­ra y para la se­pa­ra­ción de po­de­res.

El año y me­dio de pul­so en­tre la Unión y el Go­bierno ul­tra­con­ser­va­dor del par­ti­do Ley y Jus­ti­cia co­men­zó en enero de 2016, cuan­do Bru­se­las es­tre­nó por pri­me­ra vez un nue­vo ins­tru­men­to com­ple­men­ta­rio y pre­vio a la ac­ti­va­ción del ar­tícu­lo 7 para vi­gi­lar el res­pe­to a las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les.

Me­dian­te es­te pro­ce­so, «ba­sa­do en el diá­lo­go con­ti­nua­do en­tre am­bas par­tes», la Comisión puede emi­tir opi­nio­nes y re­co­men­da­cio­nes tras dis­cer­nir la gra­ve­dad de la ame­na­za al Es­ta­do de de­re­cho en un país con­cre­to.

Bru­se­las ya ha emi­ti­do dos re­co­men­da­cio­nes y pre­pa­ra la ter­ce­ra para el pró­xi­mo miér­co­les, que pre­vi­si­ble­men­te acom­pa­ña­rá con un pro­ce­di­mien­to de in­frac­ción por vio­la­ción de la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria una vez ha­ya re­vi­sa­do en pro­fun­di­dad los nue­vos tex­tos le­ga­les po­la­cos. Es­te pul­so en­tre Var­so­via y Bru­se­las no preo­cu­pa úni­ca­men­te al ór­gano eje­cu­ti­vo de la Unión.

El pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, el tam­bién po­la­co Do­nald Tusk, pi­dió e «evi­tar con­se­cuen­cias que pue­dan lle­var a la mar­gi­na­li­za­ción de Po­lo­nia en Eu­ro­pa», y ad­vir­tió de que es­te pro­ce­so re­quie­re «vo­lun­tad para ha­blar» ade­más de «con­ce­sio­nes y res­pe­to mu­tuo». «Es­tas re­for­mas nos trans­por­tan, en sen­ti­do po­lí­ti­co, atrás en el tiem­po y ha­cia el es­te geo­grá­fi­ca­men­te», aler­tó Tusk.

Te­nien­do en cuen­ta que las san­cio­nes pre­vis­tas en el ar­tícu­lo 7 no pue­den apro­bar­se sin el be­ne­plá­ci­to de Hun­gría, que no es­tá por la la­bor de ali­near­se con la UE con­tra otro go­bierno con­ser­va­dor, la UE no tie­ne mu­chas más op­cio­nes le­ga­les para per­sua­dir a Po­lo­nia de que re­tor­ne a la sen­da del Es­ta­do de de­re­cho. Y Po­lo­nia ya ha da­do mues­tras de que no tie­ne in­ten­ción de re­tro­ce­der, a pe­sar de las mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes en to­do el país con­tra las nue­vas le­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.