Seis muer­tos en otra ex­plo­sión de vio­len­cia en Je­ru­sa­lén es­te

Is­rael au­men­ta la vi­gi­lan­cia en la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

La ten­sión en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos se acen­tuó ayer, ho­ras des­pués de que tres is­rae­líes fue­ran apu­ña­la­dos y tres pa­les­ti­nos mu­rie­ran en en­fren­ta­mien­tos a raíz de las nue­vas me­di­das de se­gu­ri­dad im­pues­tas por Is­rael en la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas de Je­ru­sa­lén.

El vier­nes se sal­dó con la muer­te de tres pa­les­ti­nos en cho­ques en­tre las fuer­zas de se­gu­ri­dad is­rae­líes en Je­ru­sa­lén Es­te y Cis­jor­da­nia. Tam­bién fa­lle­cie­ron tres is­rae­líes, ase­si­na­dos a cu­chi­lla­das por la no­che en su vi­vien­da de la colo­nia de Ne­ve Tsuf, tam­bién co­no­ci­da co­mo Ha­la­mish, al no­roes­te de Ra­ma­la.

El ejér­ci­to is­rae­lí re­gis­tró en la no­che del vier­nes la ca­sa del pa­les­tino que lle­vó a ca­bo el ata­que. Su her­mano fue de­te­ni­do, se to­ma­ron las me­di­das de la ca­sa, para su des­truc­ción, y se bus­ca­ron ar­mas. El asal­tan­te, de 19 años y he­ri­do de ba­la du­ran­te el ata­que, es un sim­pa­ti­zan­te de Ha­más.

Los en­fren­ta­mien­tos del vier­nes des­per­ta­ron el te­mor a que se in­ten­si­fi­que la oleada de vio­len­cia que sa­cu­de a Is­rael y los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos des­de oc­tu­bre del 2015 y que ha cos­ta­do la vi­da a 287 pa­les­ti­nos, 47 is­rae­líes, dos es­ta­dou­ni­den­ses, dos jor­da­nos, un eri­treo, un su­da­nés y una bri­tá­ni­ca, se­gún un re­cuen­to de AFP.

Equi­li­brio ines­ta­ble

Los in­ci­den­tes dis­mi­nu­ye­ron con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos me­ses pe­ro el ca­riz re­li­gio­so de los úl­ti­mos ata­ques po­dría ati­zar los en­fren­ta­mien­tos, se­gún los ana­lis­tas. Para Ofer Zalz­berg, analista del ga­bi­ne­te de ideas International Cri­sis Group, el «error de Ne­tan­yahu fue ins­ta­lar los de­tec­to­res de me­ta­les sin re­cu­rrir a un in­ter­lo­cu­tor mu­sul­mán». «Es el ca­rác­ter coer­ci­ti­vo [de la me­di­da] más que la me­di­da de se­gu­ri­dad en sí mis­ma lo que la ha he­cho inacep­ta­ble para los pa­les­ti­nos», ad­vir­tió.

Ayer, la ciu­dad vie­ja de Je­ru­sa­lén y los alrededores de la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas se­guían cus­to­dia­dos por un am­plio dis­po­si­ti­vo po­li­cial aun­que a me­dia jor­na­da no se ha­bía re­gis­tra­do nin­gún in­ci­den­te.

La ins­ta­la­ción de los ar­cos de se­gu­ri­dad azu­zó el mie­do de los pa­les­ti­nos a que Is­rael se hi­cie­ra con el con­trol ex­clu­si­vo de la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas, don­de se en­cuen­tra la Cú­pu­la de la Ro­ca y la mez­qui­ta Al Aq­sa.

El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, afir­mó en va­rias oca­sio­nes que Is­rael no tie­ne la in­ten­ción de mo­di­fi­car las re­glas del ac­tual sta­tu quo en la zo­na, que es­ta­ble­ce que los mu­sul­ma­nes pue­den acu­dir allí a cual­quier ho­ra y los ju­díos en­trar so­lo en de­ter­mi­na­das ho­ras del día pe­ro sin poder re­zar. Is­rael con­tro­la los ac­ce­sos al si­tio, que los ju­díos lla­man Mon­te del Tem­plo —el lu­gar más sa­gra­do del ju­daís­mo—, pe­ro es Jor­da­nia la que se en­car­ga de su ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.