¿Có­mo de­be de ser el cu­rrícu­lo para tra­ba­jar en In­di­tex?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía -

Que hay mi­les de per­so­nas in­tere­sa­das en tra­ba­jar en la pri­me­ra mul­ti­na­cio­nal de la mo­da lo con­fir­man los datos: 1.- Mas de 500.000 per­so­nas han uti­li­za­do la web para ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre las va­can­tes en el úl­ti­mo ejer­ci­cio. 2.- En un año la com­pa­ñía con­tra­tó 10.000 tra­ba­ja­do­res. 3.- La plan­ti­lla de In­di­tex la con­for­man 162.450 per­so­nas, y si­gue cre­cien­do. La com­pa­ñía cuen­ta con al menos 800 per­so­nas de re­cur­sos hu­ma­nos que bus­can tra­ba­ja­do­res y es­tos, se­gún se de­ta­lla en la me­mo­ria del 2016, tie­nen que te­ner una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas en­tre las que des­ta­can seis: hu­mil­dad, au­to­exi­gen­cia, in­con­for­mis­mo, in­no­va­ción, tra­ba­jo en equi­po y creatividad.

La em­pre­sa ofre­ció en un año 7.000 pues­tos a tra­vés de las re­des so­cia­les y de su web. Tam­bién re­clu­tó per­so­nal en tien­das y en los ta­lent cen­ter, que tie­nen re­par­ti­dos en diez gran­des ciu­da­des: Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Nue­va York Shang­hái, Mi­lán, Pa­rís Mé­xi­co, Mos­cú, Es­tam­bul y Lon­dres.

Te­nien­do to­dos es­tos datos cla­ros, lo im­por­tan­te es sa­ber qué de­be con­te­ner el cu­rrícu­lo que tú en­víes a la em­pre­sa si quie­res tra­ba­jar en ella. El de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos va­lo­ra­rá las seis ca­rac­te­rís­ti­cas an­te­rior­men­te des­cri­tas, ade­más del co­no­ci­mien­to de idio­mas. El do­cu­men­to se­rá cla­ro y con­ci­so. Las en­tre­vis­tas per­so­na­les pos­te­rio­res se­rán cla­ves para que el can­di­da­to de­mues­tre sus pun­tos fuer­tes. El in­tere­sa­do de­be te­ner en cuen­ta que tra­ba­ja­rá en un com­pa­ñía que le da­rá res­pon­sa­bi­li­da­des y au­to­no­mía des­de el prin­ci­pio. In­di­tex es muy horizontal, y lo menos pa­re­ci­do a un mi­nis­te­rio que se pue­da ima­gi­nar. El am­bien­te, se­gún di­cen des­de den­tro, es el que ha mar­ca­do Aman­cio Or­te­ga, fun­da­dor y pri­mer ac­cio­nis­ta, que «ni tie­ne des­pa­cho».

Hay quien pien­sa que un cu­rrícu­lo no se des­car­ta por­que ten­ga o no fo­to. Sin em­bar­go, Je­sús Ve­ga, ex­per­to en re­cur­sos hu­ma­nos —lle­vó la di­rec­ción de es­ta área de la com­pa­ñía des­de el 2000 has­ta el 2006— y con­fe­ren­cian­te, con­si­de­ra que la ima­gen es im­por­tan­te, de­be re­fle­jar lo que uno es y el can­di­da­to ha de te­ner la sen­si­bi­li­dad ne­ce­sa­ria co­mo para ser cons­cien­te de que su tra­yec­to­ria se­rá leí­da en una com­pa­ñía que se de­di­ca a la mo­da.

Ve­ga ofre­ce datos in­tere­san­tes. Ex­pli­ca que en los cu­rrícu­los —tan­to los que se en­víen a In­di­tex co­mo a cual­quier otra com­pa­ñía— es bueno ha­cer una re­fe­ren­cia a «ese al­guien» que se pue­da co­no­cer en la em­pre­sa. Se­rá un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor del res­to y, ade­más, el que lo lea ten­drá un dato más para va­lo­rar. «Uno se fía más de lo que co­no­ce», di­ce.

Los cu­rrícu­los ya no se lle­van en mano, a no ser que se ten­ga un co­no­ci­do. Así que, en la prác­ti­ca, los ca­na­les más apro­pia­dos son: las re­des so­cia­les co­mo Lin­ke­din, la web de la com­pa­ñía, em­pre­sas de bús­que­da de re­cur­sos hu­ma­nos e, in­clu­so, es­cue­las de ne­go­cios. Ca­da vez son más las fir­mas que van a bus­car ellas a los can­di­da­tos. No pier­den el tiem­po y se di­ri­gen a los si­tios don­de con­si­de­ran que en­con­tra­rán gen­te vá­li­da. Ve­ga re­cuer­da que en un cu­rrícu­lo prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do di­ce lo mis­mo, es de­cir el can­di­da­to ex­pli­ca su ex­pe­rien­cia y el back­ground aca­dé­mi­co. Por eso es re­co­men­da­ble cer­ti­fi­car con he­chos la cua­li­dad que uno di­ce po­seer. Por ejem­plo, «soy crea­ti­vo por­que he pu­bli­ca­do tal co­sa en tal si­tio»; o «sé tra­ba­jar en equi­po por­que he he­cho vo­lun­ta­ria­do con En­tre­cul­tu­ras en Se­ne­gal». ¿Qué no se de­be in­cluir? Nin­gún as­pec­to per­so­nal que ten­ga que ver con la re­li­gión o con las in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas, por­que «es­tas orien­ta­cio­nes con­ta­mi­nan». Tam­po­co nin­gu­na as­pi­ra­ción irrea­li­za­ble, en el cor­to pla­zo al menos. ¿Ejem­plo? Un re­cién gra­dua­do que ad­vier­ta de sus as­pi­ra­cio­nes a di­ri­gir Bersh­ka. El que ten­ga más ex­pec­ta­ti­vas de las que le co­rres­pon­den ge­ne­ra­rá conflicto, tar­de o tem­prano. Y de eso, se­gu­ro, los de re­cur­sos hu­ma­nos van a huir.

MABEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.