Pes­que­ros ga­lle­gos de­nun­cian que hay bar­cos que na­ve­gan con el AIS apa­ga­do

Pi­den a las ca­pi­ta­nías que ac­túen con­tra es­ta in­frac­ción que po­ne en riesgo la se­gu­ri­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - E. ABUÍN

Es des­de mar­zo del 2012 que to­dos los pes­que­ros de más de 15 me­tros de es­lo­ra —los de es­tas di­men­sio­nes fue­ron los úl­ti­mos en in­cor­po­rar­se a la obli­ga­ción— de­ben es­tar equi­pa­dos con el sis­te­ma AIS o SIA, se­gún se em­pleen las si­glas en in­glés o en es­pa­ñol del Sis­te­ma de Iden­ti­fi­ca­ción Au­to­má­ti­ca. Es, se­gún re­za el real de­cre­to que lo re­gu­la, un dis­po­si­ti­vo uni­for­me para la flo­ta de los Es­ta­dos miem­bros que hace com­pa­ti­ble «la li­ber­tad de na­ve­ga­ción en las aguas co­mu­ni­ta­rias con la pro­tec­ción de la se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma y la pre­ven­ción de la con­ta­mi­na­ción del me­dio ma­rino».

El AIS, por así de­cir­lo, vie­ne a ser la evo­lu­ción del ra­dar —aun­que no lo sus­ti­tu­ye, da­do que es­te apa­ra­to si­gue sien­do obli­ga­to­rio—, pues apar­te de mos­trar la po­si­ción del bar­co, per­mi­te sa­ber el nom­bre y los datos de la em­bar­ca­ción que apa­re­ce en la pan­ta­lla, así co­mo re­gis­trar los datos de la tra­ve­sía, con­vir­tien­do es­ta he­rra­mien­ta en una es­pe­cie de ca­ja ne­gra (sis­te­ma RDT) para fa­ci­li­tar las in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res a un ac­ci­den­te ma­rí­ti­mo.

Una in­for­ma­ción más com­ple­ta y una re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de lo que hay en el en­torno me­jor de­ta­lla­da que la que arro­ja la pan­ta­lla del ra­dar —por más que es­te apa­ra­to lo aven­ta­je en pre­ci­sión a la ho­ra de cal­cu­lar dis­tan­cias y dar po­si­ción— son la cau­sa de que los pro­fe­sio­na­les se ha­yan he­cho fá­cil­men­te al AIS y a sus sím­bo­los. Sig­nos ca­pa­ces de aler­tar si se na­ve­ga en rum­bo de co­li­sión, si un bar­co es­tá en apu- ros —y qué em­bar­ca­ción— o la de­rro­ta de un bu­que.

Cla­ro que para al­gu­nos pro­fe­sio­na­les to­do eso es pro­por­cio­nar de­ma­sia­dos datos al com­pe­ti­dor, in­for­ma­ción de más en opi­nión de un co­lec­ti­vo muy ce­lo­so de sus se­cre­tos pro­fe­sio­na­les y acos­tum­bra­do a guar­dar­se para sí la si­tua­ción de los ca­la­de­ros más pro­lí­fi­cos. Y la so­lu­ción por la que op­tan es ra­di­cal: apa­gar el apa­ra­to. De es­ta ma­ne­ra, su eco apa­re­ce re­fle­ja­do en la pan­ta­lla del ra­dar —aun­que no es­pe­ci­fi­ca de qué em­bar­ca­ción se tra­ta—, pe­ro no en la del AIS.

Esa ac­ti­tud, en un co­lec­ti­vo que ya se ha acos­tum­bra­do a tra­ba­jar más con el sis­te­ma de iden­ti­fi­ca­ción, in­dig­na a quie­nes lo lle­van ac­ti­vo, co­mo exi­ge la ley. «Hai moi­tos que non que­ren que nin­guén sai­ba on­de están, se no mue­lle, no mar ou no bar e apa­gan o si­nal, co que non apa­re­cen na pan­ta­lla», apun­ta un ar­ma­dor que pre­fie­re per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to.

Apa­ga­do día y no­che

Así es que va­rios ar­ma­do­res y pa­tro­nes de pes­que­ros ga­lle­gos han de­nun­cia­do an­te Sal­va­men­to y las Ca­pi­ta­nías Ma­rí­ti­mas el he­cho de que «una se­rie de bar­cos del cer­co que tie­nen la obli­ga­ción de te­ner en­cen­di­do el AIS, lo man­tie­nen apa­ga­do du­ran­te to­do el día y la no­che, con el riesgo que es­to con­lle­va para la na­ve­ga­ción de las de­más em­bar­ca­cio­nes».

Los de­nun­cian­tes in­quie­ren tam­bién a las au­to­ri­da­des «quién se­ría el res­pon­sa­ble» en el ca­so de que ha­ya un si­nies­tro con una em­bar­ca­ción que tie­ne el AIS apa­ga­do. Tam­bién se pre­gun­tan si se rea­li­za un se­gui­mien­to del uso de la he­rra­mien­ta o si el pa­trón puede pres­cin­dir de ella im­pu­ne­men­te. Se­gún el real de­cre­to, no, pues los bu­ques pes­que­ros equi­pa­dos con un sis­te­ma SIA «lo man­ten­drán en fun­cio­na­mien­to en to­do mo­men­to. So­lo en cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les, el ci­ta­do sis­te­ma po­drá ser des­co­nec­ta­do si el ca­pi­tán lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio para la se­gu­ri­dad del bu­que». Por eso, los de­nun­cian­tes so­li­ci­tan la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des ma­rí­ti­mas para que so­lu­cio­ne es­ta ano­ma­lía.

El AIS. El apa­ra­to —de­re­cha— es obli­ga­to­rio para pes­que­ros de más de 15 me­tros y si­túa e iden­ti­fi­ca en la pan­ta­lla a los bar­cos que hay al­re­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.