La otra ca­ra del éxi­to tu­rís­ti­co

Ade­más de Bar­ce­lo­na, Ibi­za o Va­len­cia su­fren el im­pac­to de la lle­ga­da en ma­sa de via­je­ros, co­no­ci­do co­mo efec­to Ve­ne­cia, una ame­na­za que no afec­ta a Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - MA­RÍA CEDRÓN

El Go­bierno de Ibi­za (PSOE) apro­bó es­ta se­ma­na el cam­bio de la Ley de Tu­ris­mo. Lo hi­zo para po­ner freno al al­za del pre­cio de la vi­vien­da, de­ri­va­da de la pro­li­fe­ra­ción de al­qui­le­res tu­rís­ti­cos, mu­chos de los cua­les operan de for­ma ile­gal. El pro­ble­ma po­dría ser me­nor de no ser por­que ese in­cre­men­to des­con­tro­la­do es­tá ex­pul­san­do a la po­bla­ción lo­cal y, co­mo ha pu­bli­ca­do la pren­sa lo­cal, cor­tan­do la lle­ga­da de nue­vos tra­ba­ja­do­res, por­que es­tos no en­cuen­tran dón­de vi­vir.

Ibi­za no es más que uno de los mu­chos es­pe­jos que mues­tran la otra ca­ra del éxi­to en un sec­tor al al­za en Es­pa­ña. Ese ros­tro aflo­ra cuan­do la ac­ti­vi­dad no es ges­tio­na­da para man­te­ner un equi­li­brio. Por­que lo que ocu­rre en Ibi­za ha pa­sa­do an­tes tam­bién en Ve­ne­cia. Aho­ra hay ur­bes co­mo Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Pal­ma o Ma­drid en las que han em­pe­za­do a sal­tar las alar­mas. Bas­ta re­cor­dar el pro­ble­ma con los real­qui­le­res de Bar­ce­lo­na y la lu­cha del go­bierno lo­cal con Airbnb para fre­nar la es­ca­la­da de ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter ile­gal.

Aun­que el go­bierno lo­cal de San­tia­go ha em­pe­za­do a adop­tar me­di­das pre­ven­ti­vas para evi­tar la despoblación del cas­co his­tó­ri­co e in­clu­so ha de­ba­ti­do la ins­tau­ra­ción de una ta­sa tu­rís­ti­ca co­mo la de Bar­ce­lo­na, en Ga­li­cia ese fe­nó­meno no ocu­rre, al menos de mo­men­to. «No co­rre­mos gran­des ries­gos por­que los atrac­ti­vos que tie­ne Ga­li­cia no son pun­tos de atrac­ción de ma­sas», ex­pli­ca el di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de a Co­ru­ña, Fer­nan­do Agra­sar.

Con to­do, ad­vier­te que, aun­que lo que bus­que­mos es «tu­ris­mo de ca­li­dad y no low cost, en reali­dad no po­de­mos dis­cri­mi­nar, por­que las dos ofer­tas con­vi­ven».

Des­de la Di­rec­ción Xe­ral de Tu­ris­mo tam­bién ex­pli­can que la es­tra­te­gia tu­rís­ti­ca de Ga­li­cia es­tá pre­pa­ra­da para fre­nar ese fe­nó­meno. «A es­tra­te­xia é fo­men­tar o slow tu­rism, o tu­ris­mo tran­qui­lo, para que o que ve­ña go­ce da co­mu­ni­da­de sen pré­sas. Tra­ba­lla­mos para ser un des­tino sus­ten­ta­ble con­so­li­dan­do un­ha ofer­ta de al­ta ca­li­da­de e va­lor en­ga­di­do», apun­tan. Ade­más, po­ne el ejem­plo de la me­di­da lle­va­da a ca­bo con la pla­ya de As Ca­te­drais, que re­gu­ló el ac­ce­so para evi­tar im­pac­tos ne­ga­ti­vos en el pai­sa­je y to­do el en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.