LAS RE­FOR­MAS QUE NE­CE­SI­TA ES­PA­ÑA

La Voz de Galicia (Lugo) - - Mercados -

Ma­yor efi­cien­cia en el gasto pú­bli­co, co­mo la re­duc­ción de ayun­ta­mien­tos; un nue­vo mar­co tri­bu­ta­rio que es­ti­mu­le la in­ver­sión em­pre­sa­rial y fa­vo­rez­ca las ren­tas del tra­ba­jo y dis­mi­nuir la bu­ro­cra­cia son al­gu­nas de las re­for­mas que pro­po­ne el pro­fe­sor Venancio Salcines para Es­pa­ña.

Has­ta el FMI di­ce que va­mos bien. ¿Có­mo lle­var­le la con­tra­ria con lo ce­ni­zo que acos­tum­bra a ser? Y la ver­dad es que no están des­ca­mi­na­dos, Es­pa­ña evo­lu­cio­na bien, lo cual no quie­re de­cir que lo es­té, so­la­men­te que los sig­nos vi­ta­les de hoy son me­jo­res que los de ayer. Que he­mos he­cho las re­for­mas opor­tu­nas, afir­ma, y por ello, hoy es­ta­mos co­mo es­ta­mos. Y co­mo nun­ca he te­ni­do sim­pa­tía por es­te or­ga­nis­mo, al lle­gar a es­te pun­to, me di­je, bas­ta ¿Qué re­for­mas? Es­te país ha cam­bia­do su es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca por mor­ta­li­dad, y pun­to. ¿Por qué las em­pre­sas que han sa­li­do con vi­da y al­go oxi­ge­na­das son aque­llas con ca­pa­ci­dad de ven­der en los mercados ex­te­rio­res? Y, co­mo los de­más lo han vis­to, aho­ra na­die en el sec­tor in­dus­trial quie­re ca­mi­nar ale­gre­men­te sin un de­par­ta­men­to de in­ter­na­cio­nal. Es de­cir, el sec­tor em­pre­sa­rial es­pa­ñol ha mu­da­do de piel al son de un úni­co rit­mo, com­pues­to por Dar­win, y que ver­sio­na al ma­yor de sus éxi­tos, la evo­lu­ción de las es­pe­cies. En pa­ra­le­lo, las fa­mi­lias que se lo han po­di­do per­mi­tir han aho­rra­do, y mu­cho. Es­ta­mos en má­xi­mos his­tó­ri­cos, pe­ro a otro rit­mo mu­si­cal, el que mar­ca el mie­do. En la me­di­da en que es­te des­apa­re­ce, el aho­rro se trans­for­ma en con­su­mo, el cual a su vez ac­ti­va las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas su­je­tas al mer­ca­do do­més­ti­co, co­mo el co­mer­cio. Si in­cor­po­ra­mos un ter­cer ele­men­to, el de­sas­tre hu­mano y so­cial de una bue­na par­te de las na­cio­nes ára­bes, ya te­ne­mos el por qué de nues­tra bur­bu­ja tu­rís­ti­ca.

Es­tos son las tres gran­des imá­ge­nes que so­bre­sa­len en nues­tra eco­no­mía, in­ter­na­cio­na­li­za­ción por fa­lle­ci­mien­to de la de­man­da in­ter­na, ré­cords his­tó­ri­cos de ri­que­za fi­nan­cie­ra que mu­tan en con­su­mo fa­mi­liar y bur­bu­ja tu­rís­ti­ca. Si en­ten­de­mos es­tos pro­ce­sos ya es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos para ex­pli­car­le qué es­tá pa­san­do en Es­pa­ña a nues­tro pri­mo de Ar­gen­ti­na, y por fa­vor, no le di­ga na­da de re­for­mas pú­bli­cas, no va­ya a ser que crean que ha­cien­do ca­so al FMI van a poder sa­lir de su cri­sis eco­nó­mi­ca.

Me preo­cu­pa que la so­cie­dad com­pre el dis­cur­so de que he­mos sa­li­do gra­cias a una fuer­te agen­da re­for­mis­ta. Y es que creér­se­lo im­pli­ca dos ries­gos, el pri­me­ro, po­ner a mí­ni­mos las re­for­mas pen­dien­tes, el se­gun­do, en­trar en una es­pi­ral alo­ca­da de gasto pú­bli­co.

Es­pa­ña tie­ne pen­dien­te una ba­te­ría de me­di­das le­gis­la­ti­vas, des­de cam­biar la Ley Elec­to­ral has­ta re­di­se­ñar nues­tra edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro, en el plano pu­ra­men­te eco­nó­mi­co, las que se ini­cien han de ir en­ca­mi­na­das tan­to a una ma­yor efi­cien­cia en el gasto pú­bli­co co­mo, por ejem­plo, la re­duc­ción drás­ti­ca del nú­me­ro de ayun­ta­mien­tos, co­mo a un nue­vo mar­co tri­bu­ta­rio que es­ti­mu­le la in­ver­sión em­pre­sa­rial y fa­vo­rez­ca las ren­tas del tra­ba­jo. Es­ta nue­va fis­ca­li­dad ha de ir vin­cu­la­da a una ma­yor im­po­si­ción al con­su­mo. En es­to úl­ti­mo, y sin que sir­va de pre­ce­den­te, sí com­par­to la te­sis del FMI de for­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad re­cau­da­to­ria del IVA. Pues­tos a gravar es pre­fe­ri­ble ha­cer­lo so­bre el con­su­mo que so­bre la generación de ri­que­za.

Adi­cio­nal­men­te, ha de rea­li­zar­se una re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va que eli­mi­ne el prin­ci­pio de que to­dos los que nos re­la­cio­na­mos con la ad­mi­nis­tra­ción so­mos la­dro­nes, va­gos y ma­lean­tes, es de­cir, que re­duz­ca drás­ti­ca­men­te la bu­ro­cra­cia, en es­pe­cial a la que se so­me­te al sec­tor em­pre­sa­rial. Y, por otro la­do, hay que cam­biar el prin­ci­pio muy es­pa­ñol, de que el sue­lo es un ins­tru­men­to de es­pe­cu­la­ción para el que lo po­see. El Es­ta­do, a tra­vés del Se­pes, de­be en­ten­der que el sue­lo in­dus­trial es un fac­tor de producción para el que lo usa y, por tan­to, lo que toca es crear­lo para trans­fe­rir­lo a pre­cios de cos­te o in­clu­so en pér­di­das. Más nos cues­ta as­fal­tar pis­tas de ae­ro­puer­tos va­cíos o res­ca­tar au­to­pis­tas, y ya ve. En fin, si al­go que­da, son re­for­mas por ha­cer.

La bur­bu­ja tu­rís­ti­ca es una de las ra­zo­nes de la la mar­cha de la eco­no­mía española

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.