El Or­ju­llo Jai­tei­ro se sube al trac­tor para reivin­di­car la trou­la au­tóc­to­na

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - P. CALVEIRO

No iban en mo­der­nos au­to­bu­ses se­ri­gra­fia­dos para la oca­sión. En el Día do Or­ju­llo Jai­tei­ro, los par­ti­ci­pan­tes en el des­fi­le via­ja­ron so­bre ca­rro­sas en­xe­bres, trac­to­res re­cién lle­ga­dos de las al­deas, pe­ro en­ja­la­na­dos para la ci­ta. No les fal­ta­ba la ban­de­ra, en es­te ca­so no era mul­ti­co­lor, sino la de la Fes­ta da Dor­na, que ideó es­te año una nue­va mar­cha reivin­di­ca­ti­va, una en la que po­ner en va­lor la mú­si­ca tra­di­cio­nal, el atu­ru­xo y la trou­la au­tóc­to­nas.

Cer­ca de 150 mú­si­cos de una do­ce­na y me­dia de agru­pa­cio­nes (la ma­yo­ría de la co­mar­ca, aun­que se co­ló en­tre ellas una cua­dri­lla pon­te­ve­dre­sa) re­co­rrie­ron las ca­lles de Ri­bei­ra du­ran­te más de una ho­ra, en un alar­de de re­sis­ten­cia y re­per­to­rio, en el que no pa­ra­ron de to­car ni un se­gun­do ba­jo un sol in­cle­men­te que se pu­so exquisito a me­dia ma­ña­na. Ahí sa­ca­ron a re­lu­cir sus ta­blas, cur­ti­dos en mu­chas dia­nas y al­bo­ra­das, en tan­to ve­rano de pa­sa­ca­lles que les fue acli­ma­tan­do el cuer­po a un tra­je tra­di­cio­nal que no es­tá pen­sa­do para las al­tas temperaturas, con su man­ga lar­ga, el ter­cio­pe­lo, enaguas, po­lo­los y fa­ji­nes apre­ta­dos.

Mé­ri­to aña­di­do tie­ne el gru­po ri­bei­ren­se Ri­pa­ria, que an­tes del ma­ra­to­niano des­fi­le vi­si­tó la re­si­den­cia para ale­grar­le la ma­ña­na a los ma­yo­res con mu­ñei­ras y jo­tas, cum­plien­do con la tra­di­ción.

Ex­pec­ta­ción en las ca­lles

Aun­que no ha­bía tan­to trac­tor dis­po­ni­ble para se­me­jan­te nú­me­ro de gai­tei­ros y pan­de­re­tei­ras, los que rea­li­za­ron el re­co­rri­do a pie pu­die­ron re­ci­bir de cer­ca los aplau­sos que les iba re­ga­lan­do a su pa­so el pú­bli­co arre­mo­li­na­do en las ca­lles. Mu­chos de­tu­vie­ron su mar­cha an­te se­me­jan­te des­plie­gue fol­cló­ri­co y po­cos se re­sis­tie­ron a gra­bar­lo.

El Or­ju­llo Jai­tei­ro dor­nei­ro con­si­guió sor­pren­der a pro­pios y ex­tra­ños, por­que al ser el pri­me­ro na­die sa­bía muy bien en qué iba a aca­bar.

Y aca­bó con unas cua­dri­llas ex­haus­tas, que de­ja­ron bien al­to el pa­be­llón de la mú­si­ca tra­di­cio­nal en una mar­cha que sir­vió para dig­ni­fi­car un ele­men­to esen­cial de la fies­ta ga­lle­ga, al jai­tei­ro (y la jai­tei­ra, que ha­be­las hai­nas, Sei­va­ne y Pa­to no son una ex­cep­ción en es­te mun­do). Ellos son los que man­tie­nen vi­vos el acer­vo cul­tu­ral y tan­tas ve­ces se que­dan en se­gun­do plano, eclip­sa­dos por el ca­be­za de car­tel de turno. Ya ha­cía fal­ta un Día do Or­ju­llo Jai­tei­ro.

CARMELA QUEIJEIRO

Cer­ca de 150 mú­si­cos se unie­ron al des­fi­le dor­nei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.