El éxi­to de pú­bli­co al Mer­ca­do Me­die­val des­bor­da Cor­cu­bión, que es­te fin de se­ma­na se ins­ta­la en la Edad Me­dia La his­to­ria se im­po­ne a la pla­ya

La Voz de Galicia (Lugo) - - Al Sol - J. V. LA­DO

El si­tio se pres­ta y mu­cho, que para al­go es de los po­cos cas­cos his­tó­ri­cos que se con­ser­van en la Cos­ta da Mor­te, y el tiem­po acom­pa­ñó to­da­vía más, con lo que el Mer­ca­do Me­die­val de Cor­cu­bión, la fe­ria de re­crea­ción his­tó­ri­ca más im­por­tan­te de la zo­na y una de las más con­so­li­da­das de Ga­li­cia, es­tá sien­do to­do un éxi­to de pú­bli­co, has­ta el pun­to de que ayer a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de la vi­lla ya era un au­tén­ti­co her­vi­de­ro y to­da­vía fal­ta­ban los pla­tos fuer­tes de la no­che.

Bien es cier­to que a me­dio­día la afluen­cia ba­jó un po­co, ya que mu­chas fa­mi­lias de la zo­na se re­ti­ra­ron para co­mer en ca­sa y tam­bién hu­bo un gru­po im­por­tan­te de gen­te, lu­ga­re­ños y tu­ris­tas, que no de­ja­ron es­ca­par la oca­sión de dis­fru­tar de un día au­tén­ti­ca­men­te pla­ye­ro. Eso sí, los cha­pu­zo­nes se acor­ta­ron más de lo ha­bi­tual y no le hi­cie­ron fren­te a la au­tén­ti­ca al­ga­ra­bía que inun­da­ba cual­quier es­qui­na de la ca­pi­tal de par­ti­do ju­di­cial de la par­te sur de la Cos­ta da Mor­te, tes­ti­go de al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos más re­se­ña­bles de la his­to­ria co­mar­cal, des­de la in­va­sión na­po­leó­ni­ca has­ta la arri­ba­da de las tro­pas del ar­zo­bis­po Ro­dri­go de Lu­na. Un he­cho que es­te año no se con­me­mo­ra con el ha­bi­tual Des­em­bar­co en la pla­ya, aun­que pro­me­te vol­ver con más fuer­za en pró­xi­mas edi­cio­nes.

Aún con al­gún pues­to menos que otros años, el am­bien­te es ver­da­de­ra­men­te ex­cep­cio­nal, so­bre to­do gra­cias a la im­pli­ca­ción de los co­mer­cios lo­ca­les y del pro­pio ve­cin­da­rio por­que, en con­tra de lo que ocu­rre en otros lu­ga­res, los cor­cu­bio­ne­ses, prác­ti­ca­men­te sin ex­cep­ción se in­vo­lu­cran con su fies­ta gran­de del año y es di­fí­cil en­con­trar oriun­dos que no va­yan ata­via­dos con las ga­las pro­pias de la oca­sión.

Pú­bli­co en­tre­ga­do

«Hay lo­ca­li­da­des mu­cho ma­yo­res que no tie­nen un mer­ca­do tan gran­de y tan bien or­ga­ni­za­do. Ade­más, la gen­te se im­pli­ca mu­chí­si­mo y es sú­per hos­pi­ta­la­ria: cual­quier co­sa que ne­ce­si­ta­mos ahí están», ex­pli­ca­ba ayer por la tar­de, jus­to des­pués de ac­tuar, Noe­lia He­rre­ro, que con su com­pa­ñe­ro Do­min­go Salgado, de la em­pre­sa Lia-Co­rax pro­ta­go­ni­za­ron uno de los es­pec­tácu­los que nun­ca fa­lla, las de­mos­tra­cio­nes de vue­lo de aves. «Prác­ti­ca­men­te no en­trá­ba­mos en la pla­za, ha­bía mu­chí­si­ma gen­te», aña­día la es­pe­cia­lis­ta, que es­tá ya muy acos­tum­bra­da a ac­tuar, pe­ro re­co­no­ce que siem­pre es un re­to. «Te­ne­mos 21 aves pe­ro mu­chas no las pue­des vo­lar en un es­pa­cio tan re­du­ci­do, un hal­cón o un águi­la real no pue­des vo­lar­la en un cas­co ur­bano y tam­bién te­ne­mos un es­pec­tácu­lo de dan­za con aves ra­pa­ces, que no se puede ha­cer por fal­ta de es­pa­cio», se­ña­la­ba.

El que quie­ra ver­los to­da­vía puede ha­cer­lo hoy a las 12.30 y a las 20 ho­ras. Pe­ro no es ni mu­cho menos lo úni­co que se puede dis­fru­tar en Cor­cu­bión por­que hay ac­tua­cio­nes prác­ti­ca­men­te ca­da 15 mi­nu­tos por to­das par­tes, ade­más de los nu­me­ro­sos pues­tos gas­tro­nó­mi­cos, co­mer­cia­les y de ar­te­sa­nía, al­gu­nos con gui­ño lo­cal, co­mo el de ole­ría de Bu­ño, que cau­sa sen­sa­ción en las de­mos­tra­cio­nes.

JOR­GE PARRI

Nu­me­ro­sos pues­tos to­man es­tos días la lo­ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.