La fe­de­ra­ción de aso­cia­cio­nes y el riesgo de mo­rir de éxi­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

Es un he­cho de­mos­tra­do que, co­mo es­cri­bió la an­tro­pó­lo­ga Mar­ga­ret Mead, «un pe­que­ño gru­po de ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos pue­da cam­biar el mun­do»; al menos puede cam­biar su en­torno in­me­dia­to. En Lu­go al­go de es­to se ha vis­to en los úl­ti­mos años. Si las to­rres de O Ga­ra­ñón son el sím­bo­lo de lo que no de­be ser el ur­ba­nis­mo, es por­que un gru­po de lu­cen­ses man­tu­vo una opo­si­ción te­naz e irre­duc­ti­ble. Si la Xun­ta anun­cia in­ver­sio­nes por 21 mi­llo­nes de eu­ros en el re­cin­to del an­ti­guo Hos­pi­tal Xe­ral, es por­que un gru­po de ciu­da­da­nos se ma­ni­fes­tó en la ca­lle una y otra vez. Si el HU­LA tie­ne los ser­vi­cios que tie­ne, es por­que to­do Lu­go se mo­vi­li­zó para exi­gir­los. Y así.

Lu­go, ciu­dad mí­ni­ma y da­da al con­for­mis­mo, ha des­cu­bier­to que la pre­sión ciu­da­da­na so­bre los po­lí­ti­cos, so­bre las ins­ti­tu­cio­nes, da re­sul­ta­do. Ese des­cu­bri­mien­to im­pli­ca ries­gos y al­gu­nos em­pie­zan a ver­se ya. Cuan­do los ciu­da­da­nos se or­ga­ni­zan en aso­cia­cio­nes, la so­cie­dad em­pie­za a ver­te­brar­se; cuan­do las aso­cia­cio­nes se si­túan en con­di­cio­nes de ju­gar el pa­pel de pre­sión que les co­rres­pon­de, co­mo ha lo­gra­do la Fe­de­ra­ción Pro­vin­cial, en­ton­ces su ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad se dis­pa­ra. Hay un mo­men­to en el que co­rren el riesgo de con­ver­tir­se en fuer­za mer­ce­na­ria al ser­vi­cio de unos u otros in­tere­ses po­lí­ti­co/par­ti­dis­tas. Y eso es el prin­ci­pio del fin; la his­to­ria re­cien­te avi­sa del pe­li­gro de ex­tin­ción por éxi­to de al­gu­nos mo­vi­mien­tos ve­ci­na­les. No es al­go nue­vo; ocu­rrió en ciu­da­des pe­que­ñas y me­dia­nas y tam­bién, con no­ta­ble des­ca­la­bro, en el Ma­drid de la se­gun­da mi­tad de los años 80 del si­glo pa­sa­do, des­pués de ha­ber lo­gra­do gran­des éxi­tos.

En Lu­go cos­tó años de apren­di­za­je cons­ta­tar que, co­mo se sabe des­de Sé­ne­ca, «no nos atre­ve­mos a mu­chas co­sas por­que son di­fí­ci­les, pe­ro son di­fí­ci­les por­que no nos atre­ve­mos a ha­cer­las». Su­pe­ra­do el dé­fi­cit de atre­vi­mien­to, las aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les agru­pa­das en la fe­de­ra­ción pro­vin­cial han con­se­gui­do una re­le­van­cia que era di­fí­cil de ima­gi­nar 25 años atrás. La po­ten­cia de su in­fan­te­ría, con­vier­te al mo­vi­mien­to vecinal en un desea­ble alia­do para la ba­ta­lla po­lí­ti­ca. A los que di­ri­gen la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes les con­vie­ne el con­se­jo del car­de­nal Ma­za­rino: «No te acer­ques a quie­nes están a pun­to de pe­lear­se».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.