Bruno Ga­ma y un ven­da­val

El por­tu­gués bri­lló y abrió el par­ti­do en el que el Dé­por go­leó al Ber­gan­ti­ños

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura -

Lle­va­ba años re­pi­tien­do que su de­seo era vol­ver. Va­rias tem­po­ra­das mi­ran­do al oes­te, ex­tra­ñan­do Ria­zor. Emi­gran­te por­tu­gués; eli­gió Ucra­nia para ha­cer las Amé­ri­cas y lan­gui­de­ció en el Dni­pro es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad, vi­si­tan­do A Co­ru­ña ca­da vez que te­nía oca­sión. En cuan­to pu­do, re­tor­nó. Vol­vió para ves­tir de blan­quia­zul, pe­ro su fútbol no re­gre­só con él. El Bruno Ga­ma de la pa­sa­da campaña no guar­da­ba pa­re­ci­do con aquel que re­lle­nó la ca­ja del Dé­por en un mo­men­to de ne­ce­si­dad. Lo no­tó la hin­cha­da, que te­nía con quién com­pa­rar. La fo­to en blan­co y ne­gro re­tra­ta­ba a un fut­bo­lis­ta des­equi­li­bran­te ca­paz de apu­rar la lí­nea de fon­do, fil­trar pa­ses, ha­cer gol. El ju­ga­dor que es­tá bri­llan­do en pre­tem­po­ra­da. El de ayer. Dis­tin­to com­ple­ta­men­te al del curso re­cién con­clui­do, en el que pri­me­ro Ga­ri­tano y des­pués Mel echaron de menos un ex­tre­mo que se ga­na­ra su con­ti­nui­dad.

Es­te ve­rano han vuel­to a alis­tar­se va­rios ata­can­tes de ban­da, pe­ro ca­si to­dos para un per­fil, el dies­tro, don­de Bruno es­ta­ba acos­tum­bra­do a ju­gar. Así que, de mo­men­to, el lu­so par­te por la iz­quier­da; y lo hace bien. Fue el me­jor con di­fe­ren­cia en el cam­po de As Ei­roas, so­bre cés­ped ar­ti­fi­cial. Bri­llo co­mo an­tes ha­bía he­cho en Vilagarcía o en el cam­pus de El­vi­ña. Ca­si to­do lo bueno de los primeros 45 mi­nu­tos (el tiem­po que se man­tu­vo en el cam­po) pa­só por él.

Al cuar­to de ho­ra ya ha­bía he­cho gol. Fue des­pués de que Piñeiro des­per­di­cia­ra el pe­nal­ti que le ha­bía he­cho Ró­ber. Fran­cis, in­ter­mi­na­ble, tar­dó en ven­cer­se, y el ba­lón se fue al lar­gue­ro. El me- ta ni­ge­riano aún con­se­gui­ría re­tra­sar el em­pa­te del am­bi­cio­so Ber­gan­ti­ños. Ex­hi­bió re­fle­jos en la ac­ción pos­te­rior al 0-1, na­ci­do de la su­ma de Bruno Ga­ma y Guil­her­me a tra­vés de una pa­red.

El lu­so se aso­ció con to­dos, sin dis­cri­mi­nar por po­si­ción. So­lo la pro­xi­mi­dad hi­zo que mez­cla­ra más fre­cuen­te­men­te con Lui­sin­ho, cons­tan­te en sus su­bi­das; a An­do­ne le be­ne­fi­ció su mo­vi­li­dad. El ru­mano, muy ac­ti­vo, re­ci­bió del 21 para ano­tar el se­gun­do. Fue jus­to an­tes del des­can­so y jus­to des­pués de que los lo­ca­les re­equi­li­bra­sen el mar­ca­dor por me­dio de Ri­ve­ra, a quien Fran­cis, mano a mano, ya no fre­nó.

El in­ter­me­dio de­jó un Dé­por ca­si nue­vo. So­lo el me­ta y Bi­cho re­gre­sa­ron de la ca­se­ta para ju­gar la se­gun­da mi­tad. El de Sa­da, otro de los hom­bres con ham­bre a las ór­de­nes de Mel, re­sul­tó fun­da­men­tal. Re­cla­mó el cue­ro para mo­ver­lo y asis­tió a Bor­ja Va­lle en el ter­ce­ro, fru­to de una fal­ta sa­ca­da con ve­lo­ci­dad. El cuar­to lo ca­zó Arribas a pa­se de Ço­lak, y el quin­to lo fir­mó el pro­pio tur­co a cen­tro de Saúl. Con el sex­to se es­tre­nó Bak­ka­li, ayer en pun­ta, pe­ro re­clu­ta­do para el ex­tre­mo iz­quier­do. Allí don­de jue­ga aho­ra Bruno, ya de vuel­ta, por fin.

BA­SI­LIO BE­LLO

El con­jun­to car­ba­llés opu­so re­sis­ten­cia en la pri­me­ra mi­tad.

BA­SI­LIO BE­LLO

Las gra­das de As Ei­roas pre­sen­ta­ron un gran am­bien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.