Un cam­bio de ci­clo pa­ra el tu­ris­mo

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - AN­DRÉS PRECEDO LEDO

Has­ta aho­ra, el tu­ris­mo se per­ci­bía ma­yo­ri­ta­ria­men­te co­mo una ac­ti­vi­dad po­si­ti­va que pa­ra al­gu­nos paí­ses o des­ti­nos era el prin­ci­pal mo­tor de cam­bio, y pa­ra otros una ma­ne­ra de ha­cer cre­cer el PIB y me­jo­rar la ba­lan­za de pa­gos, lo cual en épo­cas de cri­sis lo con­vir­tió en un fac­tor es­tra­té­gi­co. Eso pa­só es­tos años en Es­pa­ña, Aho­ra, una se­rie de cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas (la in­se­gu­ri­dad de otros des­ti­nos com­pe­ti­do­res) y las nue­vas ma­ne­ra de via­jar (apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, vue­los low cost, ges­tión on li­ne, et­cé­te­ra) han pro­vo­ca­do un in­cre­men­to del nú­me­ro de vi­si­tan­tes, que em­pie­za a ser ex­ce­si­vo. Es­ta si­tua­ción, apa­ren­te­men­te po­si­ti­va, acen­tuó una se­rie de efec­tos no desea­bles, ya ini­cia­dos an­te­rior­men­te, que con­du­je­ron a un pun­to de so­bre­car­ga am­bien­tal, ur­ba­nís­ti­ca, y aho­ra so­cial. El tu­ris­mo se per­ci­be ya co­mo un ries­go múl­ti­ple.

En unos ca­sos por ofer­tas inade­cua­das, ca­sos de Ma­ga­luf, Sa­lou, El Are­nal y, en par­te, Ibi­za. En otros, la ur­ba­ni­za­ción ma­si­va, la des­truc­ción del li­to­ral y de los re­cur­sos na­tu­ra­les, con una es­pe­cu­la­ción que se con­vir­tió en bur­bu­ja y en fuen­te de corrupción, co­mo es el ca­so de la cos­ta le­van­ti­na. Más re­cien­te es el pro­ble­ma que los apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos ge­ne­ra­li­za­dos es­tán plan­tean­do en los cen­tros his­tó­ri­cos o no tan his­tó­ri­cos, co­mo ocu­rre en el ca­so de Bar­ce­lo­na, una ciudad sa­tu­ra­da. Se aña­de el pro­ble­ma de los puer­tos, don­de se con­cen­tra gran nú­me­ro de gran­des cru­ce­ros, que, sien­do el sec­tor con ma­yor cre­ci­mien­to del mer­ca­do tu­rís­ti­co, pa­só de ser una ac­ti­vi­dad de éli­te a su­mar­se a la ma­si­fi­ca­ción. En me­nor me­di­da em­pie­zan a preo­cu­par de­ter­mi­na­das ofer­tas de tu­ris­mo jo­ven, co­mo ocu­rre en San Sebastián o Gijón. El ca­so es que, por unas u otras cir­cuns­tan­cias, lo que has­ta aho­ra se veía siem­pre en po­si­ti­vo, em­pie­za a cues­tio­nar­se, por­que el efec­to re­cha­zo y los pro­ble­mas sur­gi­dos, ha­cen que el tu­ris­mo ma­si­fi­ca­do se en­cuen­tre en en­tre­di­cho. Po­de­mos de­cir que es­ta­mos an­te un pun­to de in­fle­xión que mar­ca una cur­va des­cen­den­te en el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble.

En Galicia es­ta­mos re­la­ti­va­men­te bien, aun­que no fal­tan si­tua­cio­nes que re­quie­ren co­rrec­cio­nes a tiem­po, co­mo la ma­si­fi­ca­ción cons­truc­ti­va en al­guno sec­to­res de las Rías Bai­xas, la ma­si­fi­ca­ción y los con­flic­tos sur­gi­dos en el Ca­mino fran­cés, la te­ma­ti­za­ción del cen­tro his­tó­ri­co de San­tia­go, y al­gu­nas ame­na­zas en cier­nes. Te­ne­mos que es­tar aten­tos, y aban­do­nar la política del nú­me­ro pa­ra apos­tar por la ca­li­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad. No­so­tros aún po­de­mos lo­grar­lo, y ese se­rá nues­tro ma­yor éxi­to, aun­que en al­gún ca­so la ci­fra de vi­si­tan­tes de­je de cre­cer co­mo has­ta aho­ra. El ries­go exis­te, nos to­ca a no­so­tros an­ti­ci­par­nos y ges­tio­nar­lo a tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.