El nue­vo je­fe de pren­sa de Trump elo­gió a Hi­llary

Sca­ra­muc­ci bo­rra su pa­sa­do en las re­des so­cia­les, don­de cri­ti­ca­ba al mag­na­te : «Es un far­san­te»

La Voz de Galicia (Lugo) - - INTERNACIONAL - ADRIA­NA REY NUE­VA YORK / CORRESPONSAL

Co­mo sue­le pa­sar con ca­da uno de los fi­cha­jes de Do­nald Trump, el pa­sa­do de Ant­hony Sca­ra­muc­ci, el nue­vo di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, vie­ne car­ga­do de po­lé­mi­ca. «Pa­ra ser com­ple­ta­men­te trans­pa­ren­te: es­toy bo­rran­do tuits an­ti­guos. He evo­lu­cio­na­do con res­pec­to a mis ideas y eso no de­be­ría ser una dis­trac­ción», di­jo el hom­bre cu­ya con­tra­ta­ción su­pu­so la di­mi­sión de Sean Spi­cer.

Así fue co­mo Sca­ra­muc­ci jus­ti­fi­có el bo­rra­do de to­das aque­llas hue­llas que evi­den­cia­ban su opo­si­ción a las po­lí­ti­cas que hoy es­truc­tu­ran la agen­da de su je­fe y que él, co­mo nue­vo en­car­ga­do de Co­mu­ni­ca­ción en la ave­ni­da Pen­sil­va­nia, de­be de­fen­der. En sus men­sa­jes pa­sa­dos, fe­cha­dos la ma­yo­ría en­tre el 2012 y el 2015, Sca­ra­muc­ci de­fen­día la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, se opo­nía al mu­ro fron­te­ri­zo con México e in­clu­so elo­gia­ba a la ri­val de­mó­cra­ta de Trump, Hi­llary Clin­ton. «Es in­creí­ble­men­te com­pe­ten­te», di­jo de la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

Años más tar­de y en ple­na pre­cam­pa­ña, el en­ton­ces em­pre­sa­rio de Wall Street apo­yó a otros as­pi­ran­tes re­pu­bli­ca­nos, co­mo Jeb Bush o Scott Walker, ig­no­ran­do por com­ple­to la can­di­da­tu­ra del ac­tual presidente, a quien lle­gó a ca­li­fi­car co­mo «far­san­te po­lí­ti­co» en una en­tre­vis­ta en el 2015. «Me lo re­cuer­da [Trump] ca­da 15 se­gun­dos», con­fe­só Sca­ra­muc­ci el pa­sa­do vier­nes, en su es­treno fren­te

a los pe­rio­dis­tas y tras en­to­nar el mea cul­pa más de una de­ce­na de ve­ces.

«Lo úni­co que im­por­ta es que es­toy al ser­vi­cio de los ob­je­ti­vos del presidente Trump», re­pi­tió ayer. Lo de­mos­tró en un tour de en­tre­vis­tas por va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te el que se me­tió de lleno en las po­lé­mi­cas que gol­pean a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción.

Cam­bios con el Ru­sia­ga­te

Una de ellas es el Ru­sia­ga­te y las po­si­bi­li­da­des de que Trump es­tu­vie­se in­da­gan­do so­bre sus poderes de per­dón co­mo presidente. «No es­tá pen­san­do en perdonar a na­die», acla­ró el fun­cio­na­rio a pe­sar de que ho­ras an­tes su je­fe se ha­bía atri­bui­do «el po­der ab­so­lu­to» pa­ra in­dul­tar.

Con la lle­ga­da de Sca­ra­muc­ci a Was­hing­ton, el cam­bio de es­tra­te­gia se no­tó a las po­cas ho­ras. «Apo­ya­mos el pro­yec­to de ley», con­fir­mó la por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo. Sa­rah San­ders ra­ti­fi­có así el apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump a una am­plia­ción de san­cio­nes a Ru­sia, des­pués de que las dos Cá­ma­ras del Con­gre­so lo anun­cia­sen, de­bi­do en par­te a su in­je­ren­cia en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Ade­más, el nue­vo pro­yec­to de ley (que in­clu­ye tam­bién nue­vas san­cio­nes con­tra Irán y Co­rea del Nor­te) li­mi­ta el po­der del presidente a la ho­ra de de­ci­dir so­bre un po­si­ble le­van­ta­mien­to del cas­ti­go al Krem­lin. Si Trump qui­sie­se sua­vi­zar o le­van­tar di­chas san­cio­nes, el presidente so­lo po­dría ha­cer­lo con el permiso del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos.

Sca­ra­muc­ci di­ce que Trump le re­cuer­da sus críticas ca­da 15 se­gun­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.