Tra­ta­mien­to es­te­lar pa­ra los ca­ba­llos de Casas No­vas

El cer­ta­men hí­pi­co reúne des­de el vier­nes a com­pe­ti­do­res de die­ci­ocho paí­ses en el con­cur­so de 4 estrellas

La Voz de Galicia (Lugo) - - DEPORTES -

Des­de el vier­nes y has­ta el do­min­go ten­drá lu­gar la tri­gé­si­mo cuar­ta edi­ción del Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Sal­tos de A Co­ru­ña. Ji­ne­tes pro­ce­den­tes de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Ca­na­dá, Is­rael o Nue­va Zelanda, to­ma­rán par­te en la com­pe­ti­ción. Pa­ra lle­gar has­ta Galicia mu­chos de ellos de­ben trans­por­tar a sus ca­ba­llos en avión has­ta lu­ga­res co­mo Áms­ter­dam pa­ra, pos­te­rior­men­te, via­jar en ca­mión has­ta las ins­ta­la­cio­nes de Casas No­vas.

Y es que los ca­ba­llos son un fac­tor fun­da­men­tal en el mun­do de la com­pe­ti­ción y mu­chos de ellos son igual o más cé­le­bres que los ji­ne­tes que los mon­tan. Es por ello que los cui­da­dos y aten­cio­nes que re­ci­be un ca­ba­llo po­drían lle­gar a pa­re­cer exa­ge­ra­dos a ojos de quienes no co­no­cen el mun­do de la com­pe­ti­ción hí­pi­ca.

Trans­por­tar un ca­ba­llo es una ta­rea que pa­re­ce fá­cil y que ca­da vez rea­li­zan los pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res con ma­yor fre­cuen­cia. Sin em­bar­go es una ac­ción de­li­ca­da, que se de­be rea­li­zar to­man­do las de­bi­das pre­cau­cio­nes. Los ani­ma­les, que re­co­rren mi­les de ki­ló­me­tros ya sea por tie­rra, mar o ai­re, se ex­po­nen de for­ma cons­tan­te a dis­tin­tas si­tua­cio­nes de es­trés.

Cual­quier ca­ba­llo que es se­pa­ra­do de su am­bien­te es so­me­ti­do a una se­rie de cir­cuns­tan­cias que al­te­ran las con­di­cio­nes nor­ma­les del ani­mal, co­mo son el es­pa­cio re­du­ci­do, mo­vi­mien­tos, vi­bra­cio­nes, rui­dos... Es de­cir, un ca­ba­llo que ha­ce un lar­go via­je pa­ra com­pe­tir, es pro­ba­ble que no lo ha­ga bien si no pen­sa­mos an­tes cómo re­du­cir el es­trés del via­je. No con­du­cir más de cua­tro ho­ras se­gui­das sin ha­cer, por lo me­nos, una pa­ra­da de una ho­ra, ni con­du­cir más de ocho ho­ras dia­rias. Es­tas son las nor­mas in­ter­na­cio­na­les pa­ra el trans­por­te de ani­ma­les y aun­que a me­nu­do se ig­no­ran, existen bue­nas razones pa­ra ellas. Y es que des­pués de cua­tro ho­ras, un ca­ba­llo ne­ce­si­ta de­fe­car, ori­nar y be­ber, lo que es di­fí­cil o im­po­si­ble ha­cer en mo­vi­mien­to.

Cui­da­dos VIP

Las exi­gen­cias del cir­cui­to mun­dial llevan a los ca­ba­llos a re­co­rrer lar­guí­si­mas dis­tan­cias du­ran­te to­do el año, y aun­que ge­ne­ral­men­te las prue­bas es­tán fe­cha­das de la for­ma más ló­gi­ca po­si­ble en fun­ción de las dis­tan­cias, es inevi­ta­ble que se de­ba re- co­rrer nu­me­ro­so ki­ló­me­tros a lo lar­go del año. Mi­ni­mi­zar el es­trés y el jet lag de los ca­ba­llos du­ran­te los via­jes es al­go crí­ti­co. Es por es por lo que es im­pres­cin­di­ble crear un en­torno ade­cua­do pa­ra el ca­ba­llo, don­de pue­da en­con­trar la tran­qui­li­dad en­tre com­pe­ti­ción y com­pe­ti­ción. Con los úl­ti­mos es­tu­dios y avan­ces tec­no­ló­gi­cos, los ca­ba­llos que com­pi­ten a un al­to ni­vel han co­men­za­do a via­jar en con­di­cio­nes de au­tén­ti­ca pri­me­ra cla­se, siem­pre con la in­ten­ción de con­tro­lar el es­trés y me­jo­rar las con­di­cio­nes aními­cas.

Los ca­mio­nes han evo­lu­cio­na­do de una ma­ne­ra sor­pren­den­te. Hoy en día no so­lo existen ca­mio­nes en los que ca­ben des­de 4 a 10 ca­ba­llos, sino que se han ha­bi­li­ta­do pa­ra que los mo­zos en­car­ga­dos de cui­dar a los equi­nos pue­dan aten­der­los a cual­quier ho­ra del día.

PA­CO RODRÍGUEZ

El re­cin­to de La­rín (Ar­tei­xo) sue­le lle­nar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.