Es la gue­rra, es ci­ne pu­ro

La Voz de Galicia (Lugo) - - CULTURA - MI­GUEL ANXO FER­NÁN­DEZ

Hay quien por en­re­dar co­lo­ca a No­lan en­tre dos ban­dos, los

no­la­nis­tas y los otros. Tam­po­co cai­ga­mos en la tram­pa de bus­car­le pa­ren­tes­co, por­que cuan­do hay ta­len­to se ama el ci­ne y se res­pe­ta una de las re­glas áu­reas de la fic­ción au­dio­vi­sual, la de in­ten­tar sor­pren­der al es­pec­ta­dor, ahí hay un gran­de. Dun­ker­que con­fir­ma que aquel de­bu­tan­te en 1998 con la des­con­cer­tan­te Fo­llo­wing —trans­cu­rri­das dos dé­ca­das, se man­tie­ne fe­liz­men­te pe­rro ver­de— y dos años des­pués ca­paz de una jo­ya co­mo Me­men­to (2000) es un ti­po «con una ca­pa­ci­dad men­tal ex­tra­or­di­na­ria pa­ra crear o in­ven­tar co­sas nue­vas y ad­mi­ra­bles», una de las diez acep­cio­nes de la RAE pa­ra la pa­la­bra ge­nio. Eso es: una pe­lí­cu­la genial. De pro­pi­na, gé­ne­ro bé­li­co, ac­tual­men­te veneno pa­ra la ta­qui­lla por apo­lo­gé­ti­co de la vio­len­cia, por sim­plis­ta —se mata y se des­tru­ye—, por pre­vi­si­ble y has­ta por mi­só­gino, con los per­so­na­jes fe­me­ni­nos con­de­na­dos al tó­pi­co. A ma­yo­res, aquí ya sa­be­mos cómo aca­ba: más de 300.000 sol­da­dos alia­dos hu­ye­ron de las pla­yas de Dun­ker­que gra­cias a una in­só­li­ta epo­pe­ya sal­va­do­ra.

Pe­ro fue un drama bes­tial. Lo que ha­ce No­lan es me­ter­nos en la gue­rra, sin ar­ti­fi­cios ni re­tó­ri­cas vi­sua­les ni con­ce­sio­nes. Spiel­berg en su des­co­mu­nal arran­que de Sal­var al sol­da­do

Ryan (1998), con los sol­da­dos apre­ta­dos en las bar­ca­zas flo­tan­do ha­cia una ma­sa­cre, ja­lo­na su des­em­bar­co con un fre­ne­sí de san­gre, fue­go y car­ne pi­ca­da, pe­ro No­lan op­ta por otra mi­ra­da. Aquí ya advierte del tono la se­cuen­cia ini­cial, con va­rios sol­da­dos bri­tá­ni­cos an­dan­do por una in­quie­tan­te calle de Dun­ker­que, mien­tras a su al­re­de­dor vue­lan pas­qui­nes arro­ja­dos por la Luft­waf­fe con fi­nes des­mo­ra­li­za­do­res, pa­ra, de re­pen­te, ser ani­qui­la­dos en su ca­si to­ta­li­dad. Se tra­ta de es­tar den­tro y des­de tres fren­tes: los ex­com­ba­tien­tes ha­ci­na­dos en la pla­ya, es­pe­ran­do a un trans­por­te que no lle­ga; el cie­lo to­ma­do por los com­ba­tes en­tre Stu­kas ale­ma­nes y Spit­fi­res bri­tá­ni­cos; y el mar, re­par­ti­do en­tre los bu­ques mi­li­ta­res y las pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes pri­va­das lle­ga­das des­de las cos­tas de Gran Bre­ta­ña al res­ca­te de los si­tia­dos. Loa­do seas, No­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.