La Xun­ta re­ti­ró la ren­ta de in­te­gra­ción a 196 gallegos por in­cum­plir re­qui­si­tos

Ca­si la mi­tad de los per­cep­to­res de la ris­ga viven en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra

La Voz de Galicia (Lugo) - - A FONDO - JUAN CAPEÁNS SAN­TIA­GO / LA VOZ

A J.T. le qui­ta­ron la pa­ga. Eran 399 eu­ros al mes que per­ci­bía por la ren­ta de in­te­gra­ción so­cial de Galicia, co­no­ci­da co­mo la ris­ga, y que ya no vol­ve­rán a en­trar en su cuen­ta, su­pues­ta­men­te por una ur­gen­cia pa­ra ir al ba­ño. Así lo re­su­me es­ta jo­ven de 29 años que vi­ve en Ni­grán y que es uno de los úl­ti­mos ca­sos a los que la Xun­ta ha de­ja­do de ha­cer el abono men­sual por in­cum­plir las con­di­cio­nes de per­cep­ción.

Por des­con­ta­do, es­te ca­so con­cre­to es bas­tan­te más com­ple­jo que una ma­la pa­sa­da fi­sio­ló­gi­ca que le im­pi­dió lle­gar a tiem­po a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. So­lo fue la guin­da que lle­vó a la asis­ten­te so­cial mu­ni­ci­pal a emi­tir un informe des­fa­vo­ra­ble. Tam­bién ha­bía un pre­sun­to «de­sin­te­rés» por en­con­trar em­pleo y otras va­lo­ra­cio­nes ob­je­ti­vas que re­co­men­da­ron la sus­pen­sión.

Fue una de los úl­ti­mas in­ci­den­cias con no­to­rie­dad pú­bli­ca, pe­ro hay mu­chas más. La Con­se­lle­ría de Política So­cial ad­mi­te has­ta 196 ca­sos en los que ha te­ni­do que re­ti­rar la pa­ga al be­ne­fi­cia­rio por no cum­plir los re­qui­si­tos fi­ja­dos en es­ta fi­gu­ra crea­da en 1991 y ac­tua­li­za­da por ley en el 2013 pa­ra es­te ti­po de pres­ta­cio­nes. Los afec­ta­dos tienen opor­tu­ni­dad de ale­gar, pe­ro po­cas ve­ces sa­can al­go en lim­pio, por­que las con­di­cio­nes, sin ser más se­ve­ras, se con­tro­lan mu­cho más, y cuan­do se to­ma la de­ci­sión es por­que se apre­cian mo­ti­vos de pe­so. Ha­bien­do tan­tas per­so­nas con ne­ce­si­da­des, la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca no pue­de per­mi­tir­se di­la­tar nue­vas con­ce­sio­nes mien­tras otros no cum­plen los re­qui­si­tos pa­ra una ren­ta tem­po­ral cu­yo ob­je­ti­vo es el de «aca­dar pro­gre­si­va­men­te a au­to­no­mía», co­mo re­cuer­dan des­de Política So­cial. No es una pen­sión vi­ta­li­cia. Es un par­che que de­be acom­pa­ñar­se de «es­tí­mu­los» y apo­yo en la bús­que­da de em­pleo.

Pe­ro no to­das las ex­tin­cio­nes son drás­ti­cas. La Xun­ta tie­ne re­gis­tra­das un to­tal de 2.067 ba­jas, por lo que so­lo un 10 % se re­ti­ran por in­cum­pli­mien­tos de las nor­mas. El res­to se pue­de in­ter­pre­tar que han en­con­tra­do al­gu­na sa­li­da eco­nó­mi­ca in­com­pa­ti­ble con la ayu­da. Y pa­ra ello in­flu­ye tam­bién cual­quier mo­di­fi­ca­ción de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos o el al­ta en un em­pleo, que de­be­rá ser no­ti­fi­ca­da en el pla­zo de cin­co días; o la va­ria­ción del nú­me­ro de per­so­nas que de­pen­den de esa pres­ta­ción.

Con to­do, en el ca­so de exis- ta una sus­pen­sión de la ris­ga, la Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne en cuen­ta si se de­ben adop­tar me­di­das pa­ra evi­tar la des­pro­tec­ción de menores o de­pen­dien­tes que for­men par­te de la fa­mi­lia. Y si no exis­te in­cum­pli­mien­to, se va­lo­ra la po­si­bi­li­dad de que al­gún miem­bro pue­da re­unir los re­qui­si­tos pa­ra ser be­ne­fi­cia­rio del de­re­cho.

Se­gún los datos de Política So­cial, ca­si el 60 % de las per­so­nas que per­ci­ben la ris­ga son mu­je­res, y el gru­po ma­yo­ri­ta­rio por edad es el de en­tre 35 y 44 años.

Cin­co mi­llo­nes más ca­da año

La Xun­ta des­ti­na a es­ta par­ti­da unos 60 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. En los pre­su­pues­tos de es­te año en­tra­ron 5 mi­llo­nes más pa­ra aten­der a un to­tal de 11.166 per­so­nas —331 más que el año pa­sa­do—, ci­fra que tam­bién se in­su­fló en las cuen­tas del 2016. Lo más sor­pren­den­te es que de esas 331 nue­vas ren­tas 259 fue­ron a pa­rar a la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, que se ha dis­pa­ra­do de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo el en­torno geo­grá­fi­co con más per­so­nas que reúnen los re­qui­si­tos pa­ra la re­cep­ción. Aca­pa­ran 5.137, ca­si la mi­tad de las que se ges­tio­nan en to­da Galicia. En A Co­ru­ña, con más población, la per­ci­ben 3.145, mien­tras que Ou­ren­se y Lu­go se man­tie­nen so­bre las 1.400 ayu­das, con po­cas in­cor­po­ra­cio­nes los úl­ti­mos me­ses.

¿Quie­re de­cir que hay más per­so­nas con di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas ex­tre­mas en el sur que en otras zo­nas? Es po­si­ble —la cri­sis afec­tó más al sur de Galicia—, aun­que es po­si­ble que exis­ta un tra­ba­jo so­cial a pie de cam­po más efec­ti­vo por par­te de de­ter­mi­na­dos ayun­ta­mien­tos. Por­que esa es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ayu­da, y es que ne­ce­si­ta tres ac­to­res im­pli­ca­dos: el ve­cino que la pi­de, el Con­ce­llo que la tra­mi­ta y la Xun­ta que la pa­ga.

En uno de los úl­ti­mos ca­sos abor­da­dos por la Xun­ta, el de­to­nan­te pa­ra sus­pen­der la con­ce­sión de la ris­ga fue un vehícu­lo. Los ser­vi­cios so­cia­les de­tec­ta­ron que la per­cep­to­ra te­nía un co­che di­fe­ren­te, de se­gun­da mano, que des­per­tó el re­ce­lo ad­mi­nis­tra­ti­vo. Una pro­pie­dad de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­de ser esen­cial pa­ra la ob­ten­ción de un pues­to de tra­ba­jo, pe­ro Política So­cial tam­bién pone sus lí­mi­tes a las pro­pie­da­des com­pa­ti­bles con la ris­ga: el va­lor del co­che no pue­de ser su­pe­rior al im­por­te anual del in­di­ca­dor pú­bli­co de la ren­ta de efec­tos múl­ti­ples, el iprem, que se man­tie­ne en los 7.455 eu­ros. En es­te ca­so, el va­lor del bien material no fue de­ter­mi­nan­te, sino que esa per­so­na re­ci­bió un in­gre­so de un fa­mi­liar pa­ra la com­pra. ¿Un ar­gu­men­to de­fi­ni­ti­vo en un ca­so de emer­gen­cia so­cial? A los ser­vi­cios so­cia­les les pa­re­ció que ha­bía que po­ner­le el freno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.