La tra­ge­dia de Hi­llary

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - JAI­ME GONZÁLEZ-OCAÑA Doc­tor en Clá­si­cas y profesor en Con­nec­ti­cut

El des­tino de Hi­llary Clin­ton ha em­pe­za­do a te­ner di­men­sión de he­roí­na de tra­ge­dia grie­ga. Es, sal­van­do las dis­tan­cias, una An­tí­go­na so­fo­clea —una mu­jer que sobrevive en una per­pe­tua de­ses­pe­ra­ción exis­ten­cial, que se em­pu­ja a sí mis­ma a lu­char pa­ra que el bien triun­fe, pe­ro sus ac­tos la llevan a te­ner que en­fren­tar­se a ma­lig­nas con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das—.

La úl­ti­ma pun­ta en el ataúd de la jus­ti­cia cós­mi­ca po­dría lle­gar, en un en­re­do del des­tino, si en el 2020 Ivan­ka se pre­sen­ta­se y ga­na­ra las elec­cio­nes: la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta, la hi­ja de su acé­rri­mo enemi­go, Trump. «¿Por qué ella y no yo?». Así po­dría ter­mi­nar el mo­nó­lo­go ce­rran­do la tra­ge­dia de Hi­llary, an­tes de que se ba­ja­se pa­ra siem­pre el te­lón de su vi­da pú­bli­ca.

De­jan­do al margen ana­lo­gía y fan­ta­sías, es triste que una mu­jer de su ca­la­do, con más de 40 años de­di­ca­dos a ser­vir a su país en lo so­cial y lo po­lí­ti­co, ha­ya aca­ba­do de la ma­ne­ra en que ha aca­ba­do —de­rro­ta­da por un Trump (en las an­tí­po­das en tér­mi­nos de con­cep­ción in­te­lec­tual y pro­fe­sio­nal de la política) y deam­bu­lan­do de en­tre­vis­ta en en­tre­vis­ta, de ac­to en ac­to, re­fu­gián­do­se en Co­mey y las Wi­kileaks pa­ra jus­ti­fi­car su de­rro­ta electoral—.

Es­tá cla­ro que Co­mey y el asun­to de los emails in­flu­ye­ron ne­ga­ti­va­men­te en el de­ve­nir de las pre­si­den­cia­les. En par­ti­cu­lar, el anun­cio de Co­mey (que re­abría la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal con­tra Hi­llary a unos diez días de las elec­cio­nes) pro­du­jo un des­pla­za­mien­to de la opinión pú­bli­ca —al­go ca­si fí­si­co, co­mo un mo­vi­mien­to sís­mi­co en el país—. Ahí em­pe­za­ron los mie­dos, jus­ti­fi­ca­dos, de Hi­llary. Pe­ro es­ta si­gue sin acep­tar su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad: una se­rie de erro­res (de es­tra­te­gia de cam­pa­ña, de uti­li­za­ción de re­cur­sos, de men­sa­je, de lectura de la reali­dad del país) le cos­ta­ron las elec­cio­nes.

Hay dos co­rrien­tes de opinión en­tre los sim­pa­ti­zan­tes de­mó­cra­tas. Una di­ce que Hi­llary ha­ce lo que tie­ne que ha­cer: se ha ga­na­do el de­re­cho a dar su opinión y se­guir in­ter­vi­nien­do en la vi­da pú­bli­ca co­mo una ciu­da­da­na más… pe­ro Hi­llary no es una ciu­da­da­na más —es An­tí­go­na—. La otra, a la que yo me ad­hie­ro, su­gie­re que Hi­llary de­be acep­tar su des­tino y des­apa­re­cer por un tiem­po de la es­ce­na pú­bli­ca —en reali­dad, por el bien del ma­pa po­lí­ti­co del Par­ti­do De­mó­cra­ta—.

Es­te sobrevive to­ca­do por el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes. Mo­vi­li­za­do úni­ca­men­te por su des­pre­cio y opo­si­ción a Trump. Sin plan de futuro, sin men­sa­je cla­ro, sin otra es­tra­te­gia que no sea re­sis­tir al presidente. ¿Hay que ti­rar­se a la izquierda? ¿Mo­ver el par­ti­do ha­cia el cen­tro? Su dis­cur­so po­lí­ti­co es­tá frag­men­ta­do. Tam­bién su li­de­raz­go: fi­gu­ras del ala más pro­gre­sis­ta (San­ders, Eli­za­beth Wa­rren) se en­fren­ta­rán a jó­ve­nes va­lo­res que es­pe­ran su opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar el man­do (los dipu­tados Adam Schiff o Tim Ryan; se­na­do­res co­mo Cory Boo­ker, Ka­ma­la Ha­rris o Chris Murphy). Y la alar­ga­da som­bra de Oba­ma pro­yec­ta­da co­mo va­ra de me­dir pa­ra el futuro lí­der del par­ti­do.

¿Qué pa­pel cohe­ren­te pue­de desem­pe­ñar Hi­llary en se­me­jan­te pai­sa­je po­lí­ti­co?

El Par­ti­do De­mó­cra­ta sobrevive mo­vi­li­za­do úni­ca­men­te por su des­pre­cio y opo­si­ción a Trump, sin plan de futuro y sin men­sa­je cla­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.