Los cre­ci­mien­tos ha­cia afue­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - OPINIÓN - FER­NAN­DO GONZÁLEZ LA­XE Ex­pre­si­den­te de la Xun­ta de Galicia

Galicia pre­sen­ta unos con­ti­nuos saldos co­mer­cia­les po­si­ti­vos en los úl­ti­mos tri­mes­tres. Sig­ni­fi­ca que las ven­tas su­pe­ran a las com­pras. De ello nos sentimos or­gu­llo­sos y pre­su­mi­mos cons­tan­te­men­te. Pe­ro ¿qué es­con­de di­cha afir­ma­ción con­cep­tual? Los cre­ci­mien­tos ha­cia afue­ra se con­si­de­ra­ban, has­ta ha­ce po­co, co­mo una pa­lan­ca de de­sa­rro­llo. Se ar­gu­men­ta­ba que apos­tan­do por la ba­se ex­por­ta­do­ra se con­tri­buía a un cre­ci­mien­to pro­lon­ga­do y sin os­ci­la­cio­nes. Sin em­bar­go, em­pie­zan a di­vul­gar­se nue­vas teo­rías que ma­ni­fies­tan la exis­ten­cia de al­gu­na de­bi­li­dad a di­cho po­si­cio­na­mien­to, en el ca­so de que no va­yan acom­pa­sa­das con otras po­lí­ti­cas.

Con la glo­ba­li­za­ción, el em­pleo se es­tá des­pla­zan­do ha­cia las zo­nas de mano de obra más ba­ra­tas y se asis­te a un de­bi­li­ta­mien­to de la ocu­pa­ción en los paí­ses que re­gis­tran una mano de obra me­jor re­mu­ne­ra­da. Es­tas con­si­de­ra­cio­nes abren pa­so a otras di­ná­mi­cas de re­le­van­cia. Los re­cien­tes es­tu­dios so­bre las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas mun­dia­les su­bra­yan que en un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de eco­no­mías en de­sa­rro­llo se es­tán rom­pien­do las ca­de­nas pro­duc­ti­vas y en otras se in­te­gran en ca­de­nas más glo­ba­les, don­de pre­do­mi­nan los bie­nes no in­te­gra­dos y en los que so­bre­sa­len em­pleos de ba­ja re­mu­ne­ra­ción. Es de­cir, una es­pe­cia­li­za­ción que abar­ca y con­tro­la una cuo­ta más ele­va­da del pro­ce­so in­te­gral del co­mer­cio, yen­do des­de los orí­ge­nes (lu­gar y pro­duc­ción) de las ma­te­rias pri­mas has­ta los en­sam­bla­do­res fi­na­les, allá don­de es­tos se lo­ca­li­cen. Es­ta nue­va tendencia pone de ma­ni­fies­to que los va­lo­res aña­di­dos —los be­ne­fi­cios más ní­ti­dos po­si­bles— que­dan en ma­nos de la pro­pia ca­de­na pro­duc­ti­va, sin que el te­rri­to­rio de la ma­te­ria pri­ma o el país en­sam­bla­dor ob­ten­gan los ma­yo­res ré­di­tos de las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les.

Nue­vos tra­ba­jos re­ve­lan que los gran­des ex­por­ta­do­res con­tro­lan, en un por­cen­ta­je ele­va­do, los cos­tes sa­la­ria­les mer­ced a su re­le­van­te po­si­ción en el cam­po de la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal. La in­ten­sa mo­vi­li­dad del ca­pi­tal in­ci­de tan­to en los in­gre­sos de los paí­ses co­mo en su dis­tri­bu­ción, ge­ne­ran­do una ma­yor ines­ta­bi­li­dad en las mo­ne­das. Fru­to de es­tas cir­cuns­tan­cias son los re­cien­tes des­ajus­tes co­mer­cia­les que alien­tan el pro­tec­cio­nis­mo, li­mi­tan­do las opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión y afec­tan­do, de ma­ne­ra di­rec­ta, a los in­gre­sos y a las ren­tas de las fa­mi­lias.

¿Cómo in­ter­pre­tar los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos geo­es­tra­té­gi­cos de­ri­va­dos de los acuer­dos trans­o­ceá­ni­cos y del rol de Trump en las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les? En pri­mer lu­gar, el co­mer­cio mun­dial pier­de fuer­za; y, en se­gun­do lu­gar, el in­ter­cam­bio co­mer­cial de­ja de ser un fac­tor de im­pul­so a la pro­duc­ción. Re­sul­ta­do: co­bran ma­yor tras­cen­den­cia las ac­cio­nes im­pul­sa­das por los blo­ques re­gio­na­les de paí­ses. Con­clu­sión: es pre­ci­so te­ner en cuen­ta las im­pli­ca­cio­nes de apos­tar úni­ca­men­te por el de­sa­rro­llo de la ba­se ex­por­ta­do­ra; y no ac­tuar so­bre la in­cor­po­ra­ción tec­no­ló­gi­ca en la pro­duc­ción y en el de­sa­rro­llo de la ca­de­nas lo­gís­ti­cas in­te­gra­les. Aquí ra­di­ca el nue­vo po­der mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.