Un neno de 14 anos de­nun­cia ao seu pai por dar­lle co cin­to nas per­nas

El hom­bre fue arres­ta­do por la po­li­cía, que le atri­bu­ye un de­li­to de vio­len­cia do­més­ti­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - XOSÉ GA­GO

El pa­sa­do sá­ba­do, cer­ca de las 21 ho­ras, los agen­tes de una pa­tru­lla de la Po­li­cía Lo­cal de A Co­ru­ña fue­ron en­via­dos al ba­rrio del Ven­to­rri­llo des­de la sa­la del 092, por­que un me­nor de 14 años de edad ha­bía ma­ni­fes­ta­do que es­ta­ba sien­do agre­di­do por su pro­pio pa­dre en su do­mi­ci­lio.

Los agen­tes lle­ga­ron al lu­gar de los he­chos po­co des­pués, subie­ron al edi­fi­cio y se en­tre­vis­ta­ron con los pro­ge­ni­to­res del crío.

Los pa­dres les ex­pli­ca­ron que ha­bían te­ni­do una dis­cu­sión con el ni­ño. Se­gún fuen­tes pró­xi­mas al ca­so, la dispu­ta ha­bía co­men­za­do por al­go que le ha­bían com­pra­do y que no era del agra­do del pe­que­ño. Los pa­dres ex­pli­ca­ron a los po­li­cías que el crío no les hi­zo ca­so cuan­do le re­cri­mi­na­ron su ac­ti­tud y que lle­gó, se­gún las fuen­tes ci­ta­das, a ti­rar­se so­bre la ca­ma con los bo­ti­nes pues­tos.

Fue en­ton­ces cuan­do, su­pues­ta­men­te, su pa­dre le gol­peó va­rias ve­ces con un cin­tu­rón.

A con­ti­nua­ción, los agen­tes mu­ni­ci­pa­les ob­ser­va­ron que el me­nor, que es­ta­ba ves­ti­do con unos pan­ta­lo­nes cor­tos, pre­sen­ta­ba el la­te­ral de la pier­na iz­quier­da en­ro­je­ci­do, y te­nía la piel li­ge­ra­men­te le­van­ta­da.

En con­se­cuen­cia, de­ci­die­ron lla­mar a una am­bu­lan­cia pa­ra que los ser­vi­cios mé­di­cos exa­mi­na­sen al ni­ño con ma­yor de­ta­lle.

A la vis­ta de lo su­ce­di­do, los po­li­cías lo­ca­les pro­ce­die­ron a la de­ten­ción del pa­dre, que tie­ne 47 años, por un po­si­ble de­li­to de vio­len­cia do­més­ti­ca. Tras ser in­for­ma­do de los mo­ti­vos de esa de­ci­sión y de sus de­re­chos, fue tras­la­da­do a de­pen­den­cias po­li­cia­les, pa­ra ser lue­go pues­to a dis­po­si­ción ju­di­cial.

El ca­so del bo­fe­tón

La de­ten­ción se pro­du­jo ape­nas unos días des­pués de que se die­se a co­no­cer una sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de A Co­ru­ña en la que ab­sol­vía a una ma­dre que ha­bía da­do un bo­fe­tón a su hi­jo.

Los he­chos ha­bían su­ce­di­do el 24 de di­ciem­bre del 2015 en un pi­so de A Co­ru­ña, cuan­do el me­nor, de 11 años, des­obe­de­ció en reite­ra­das oca­sio­nes a su ma­dre, que le es­ta­ba lla­man­do pa­ra ha­cer el de­sa­yuno, mien­tras él se­guía en la ha­bi­ta­ción es­cu­chan­do mú­si­ca. Con­ti­nuó lla­mán­do­lo sin que el ni­ño hi­cie­se ca­so has­ta ago­tar la pa­cien­cia de la ma­dre, que se acer­có pa­ra exi­gir­le que cam­bia­se su ac­ti­tud. Le­jos de ha­cer­lo, el crío co­gió un be- rrin­che y lan­zó su te­lé­fono mó­vil, va­lo­ra­do en 800 eu­ros, contra el sue­lo. Su ma­dre reac­cio­nó pro­pi­nán­do­le «un bo­fe­tón» a la al­tu­ra del pó­mu­lo iz­quier­do. No le pro­vo­có le­sio­nes.

El ni­ño de­nun­ció los he­chos, y la Fis­ca­lía im­pu­tó a la mu­jer un de­li­to de vio­len­cia do­més­ti­ca, por el que pi­dió que se le im­pu­sie­sen 35 días de tra­ba­jos pa­ra la co­mu­ni­dad y la prohi­bi­ción de acer­car­se a me­nos de 50 me­tros del crío du­ran­te seis me­ses.

El ti­tu­lar del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2, Jo­sé An­to­nio Vázquez Taín, la ab­sol­vió al con­si­de­rar que «no abo­fe­teó a su hi­jo pa­ra cau­sar­le una le­sión. Su in­ten­ción era cla­ra y so­lo tra­ta­ba de po­ner fin a una ac­ti­tud vio­len­ta del me­nor, que es el que pri­me­ro acu­de a un ac­to fí­si­co de fuer­za al lan­zar el mó­vil —no se pu­do acre­di­tar si con in­ten­ción de gol­pear a su ma­dre o al sue­lo—, y a su com­por­ta­mien­to to­tal­men­te des­pec­ti­vo ha­cia ella, ne­gán­do­se a al­go tan ló­gi­co co­mo po­ner el de­sa­yuno». La sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de A Co­ru­ña que ab­sol­vió a una ma­dre por dar «un bo­fe­tón» a su hi­jo se fun­da­men­ta en que el me­nor no su­frió le­sio­nes y en que no ha­bía in­ten­ción de mal­tra­tar o vio­len­tar al me­nor, sino de re­pren­der su ac­ti­tud de for­ma pun­tual y sin ac­tuar de for­ma ex­ce­si­va. Esos son los dos cri­te­rios que uti­li­zan de for­ma ge­ne­ral los jue­ces a la ho­ra de ex­cul­par a los pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.