«Mi hi­ja me lla­mó des­de el tren, en Ou­ren­se, y to­da­vía pue­do oír su voz»

La ma­dre de una fa­lle­ci­da en el si­nies­tro pi­de que se es­cla­rez­ca la ver­dad de lo ocu­rri­do pa­ra po­der pa­sar pá­gi­na

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

Han pa­sa­do cua­tro años, pe­ro la he­ri­da si­gue abier­ta, su­pu­ran­do. No ha lo­gra­do ci­ca­tri­zar. En los días pos­te­rio­res a la ma­yor tra­ge­dia fe­rro­via­ria de Ga­li­cia, los ex­per­tos en sa­lud men­tal lo ad­vir­tie­ron de una for­ma con­clu­yen­te: por los muer­tos ya na­da po­día ha­cer­se, pe­ro los vi­vos, los fa­mi­lia­res, es de­cir, las víctimas, ne­ce­si­tan co­no­cer to­das las cau­sas de lo ocu­rri­do pa­ra po­der re­to­mar sus vi­das lo más pron­to po­si­ble. Sin em­bar­go, cua­tro años des­pués del ac­ci­den­te, aún no han po­di­do pa­sar pá­gi­na. De ahí el do­lor en sus ros­tros. Cel­sa Pe­na, ma­dre de Mar­cia Suá­rez, una repu­tada ar­qui­tec­ta fa­lle­ci­da en el si­nies­tro, aún llo­ra­ba ayer des­con­so­la­da. Na­da pue­de apla­car su do­lor. So­lo quie­re jus­ti­cia pa­ra su hi­ja. «Mi hi­ja no mu­rió en un ac­ci­den­te, la ma­ta­ron en un tren que no te­nía las medidas de se­gu­ri­dad», de­cía ayer en­tre so­llo­zos, con la voz en­tre­cor­ta­da.

Re­cuer­da que Mar­cia hi­zo el me­tro de Río de Ja­nei­ro, que era apli­ca­da, es­tu­dio­sa y tra­ba­ja­do­ra, y que de­jó dos hi­jos. Cel­sa no ol­vi­da­rá ja­más aque­lla tar­de del 24 de ju­lio. «Mi hi­ja me lla­mó des­de el tren, pri­me­ro en Za­mo­ra, lue­go en Ou­ren­se, y to­da­vía pue­do oír su voz; me di­jo que te­nía ga­nas de ver­me, que ve­nía con hambre», re­la­ta Cel­sa con pre­ci­sión, co­mo si los he­chos hu­bie­ran ocu­rri­do ha­ce unas se­ma­nas.

Ca­da ve­rano, Ramón Buitrago y su fa­mi­lia vie­nen a San­tia­go pa- ra ren­dir ho­me­na­je a su her­ma­na Ol­ga, azafata del tren, que fa­lle­ció en la fa­tí­di­ca cur­va de Angrois jun­to a su ma­ri­do. «El úni­co mo­ti­vo por el que se­gui­mos vi­nien­do, y lo ha­ce­mos des­tro­za­dos, es que que­re­mos que se ha­ga jus­ti­cia; so­la­men­te que­re­mos eso. Nos en­can­ta­ría ve­nir a aquí a dis­fru­tar de Ga­li­cia, de las fies­tas de San­tia­go, y no a llo­rar a nues­tras víctimas», re­la­ta es­te jo­ven, quien no ha ol­vi­da­do a su her­ma­na Ol­ga ni un so­lo día des­de el fa­tí­di­co ac­ci­den­te.

Ma­ri­sol Pé­rez se en­con­tra­ba ayer en la pri­me­ra fi­la de la con­cen­tra­ción del Obra­doi­ro y era una de las per­so­nas que su­je­tan la pan­car­ta. Su sue­gra, Mercedes Ló­pez Cres­po, via­ja­ba en el Alvia aque­lla tar­de del 24 de ju­lio del 2013. En­ton­ces vi­vía en Ma­drid y via­ja­ba has­ta A Co­ru­ña a ce­le­brar el 18.º cum­plea­ños de su nieto. Pe­ro no pu­do ver­le cum­plir la ma­yo­ría de edad, tal y co­mo era su de­seo. Ma­ri­sol la­men­ta que las per­so­nas res­pon­sa­bles no han que­ri­do en nin­gún mo­men­to asu­mir la par­te que les to­ca­ba en es­te des­gra­cia­do su­ce­so. «Hay de­ma­sia­das im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas, no qui­sie­ron acep­tar una par­te de cul­pa de no ha­ber pues­to en mar­cha una se­rie de medidas de se­gu­ri­dad y car­ga­ron to­das las cul­pas en el ma­qui­nis­ta», ex­pli­ca Ma­ri­sol. Y agre­ga: «Por su­pues­to que los fa­llos hu­ma­nos exis­ten, cla­ro que hu­bo un error hu­mano, pe­ro pa­ra eso es­tá la tec­no­lo­gía, pa­ra mi­ni­mi­zar los efec­tos de esos erro­res».

Ma­ri­sol, co­mo el res­to de las víctimas, pi­de que se in­ves­ti­guen las cau­sas de lo ocu­rri­do.

MA­RIO BERAMENDI SAN­TIA­GO / LA VOZ «Nos en­can­ta­ría ve­nir a dis­fru­tar de Ga­li­cia, y no a llo­rar a nues­tras víctimas»

«Hu­bo un error hu­mano; pa­ra eso es­tá la tec­no­lo­gía, pa­ra mi­ni­mi­zar­los»

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Emo­ción en Angrois. Una mu­jer enar­bo­la un car­tel de pro­tes­ta du­ran­te el ac­to conmemorativo or­ga­ni­za­do por las víctimas en la cur­va don­de se pro­du­jo el ac­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.