Rom­pien­do te­chos de cris­tal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La ex­pre­sión te­cho de cris­tal, que em­pe­zó sien­do uti­li­za­da de for­ma pro­fe­sio­nal por los es­tu­dio­sos de gé­ne­ro, se ha ge­ne­ra­li­za­do en el len­gua­je po­pu­lar de for­ma que hoy son gran ma­yo­ría las per­so­nas que sa­ben que cuan­do ha­bla­mos de te­cho de cris­tal no es­ta­mos alu­dien­do a una es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca, sino a las di­fi­cul­ta­des de muy di­ver­sa ín­do­le a las que tie­nen que en­fren­tar­se las mu­je­res pa­ra lle­gar a pues­tos de tra­ba­jo o car­gos pú­bli­cos que, mo­no­po­li­za­dos tra­di­cio­nal­men­te por los hom­bres, han es­ta­do ve­da­dos a la mi­tad de la po­bla­ción pe­se al in­ne­ga­ble pro­ce­so de igua­la­ción de se­xos que por for­tu­na se vi­ve en to­das las de­mo­cra­cias avan­za­das.

Ma­ría Emi­lia Ca­sas, ga­lar­do­na­da es­te año con el Pre­mio Fernández La­to­rre, ha roto a lo lar­go de su vi­da no so­lo un te­cho de cris­tal. Ha roto dos, uno y otro de na­tu­ra­le­za muy dis­tin­ta pe­ro am­bos de una du­re­za y re­sis­ten­cia in­dis­cu­ti­bles. La pro­fe­so­ra Ca­sas fue la pri­me­ra mu­jer que ob­tu­vo en Es­pa­ña una cá­te­dra de De­re­cho del Tra­ba­jo, proeza cu­yo mé­ri­to es fá­cil­men­te com­pro­ba­ble con una cons­ta­ta­ción fá­cil de ha­cer: el no­ta­ble des­equi­li­brio en­tre ca­te­drá­ti­cos y ca­te­drá­ti­cas que aún hoy, mu­chos años des­pués, si­gue exis­tien­do en las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las. Por­que la Uni­ver­si­dad fue pri­me­ro una ins­ti­tu­ción ca­si re­ser­va­da a los hom­bres co­mo alum­nos (en la or­la de mi pa­dre, en la Fa­cul­tad de De­re­cho com­pos­te­la­na, ape­nas hay mu­je­res) y des­pués ca­si re­ser­va­da a los hom­bres co­mo do­cen­tes. Ma­ría Emi­lia Ca­sas lo­gró ser pro­fe­so­ra y cul­mi­nar co­mo ca­te­drá­ti­ca su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en unos mo­men­tos en que ser­lo co­men­za­ba ape­nas a de­jar de cons­ti­tuir una ra­re­za.

Lue­go, y co­mo ju­ris­ta de re­co­no­ci­da com­pe­ten­cia con más de quin­ce años de ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal, tal y co­mo exi­ge el ar­tícu­lo 159.2 de la Cons­ti­tu­ción, fue de­sig­na­da Ma­ría Emi­lia Ca­sas en 1998, a pro­pues­ta del Se­na­do, ma­gis­tra­da del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, lo que la con­vir­tió, con 48 años, en el miem­bro más jo­ven que ac­ce­día a un ór­gano fun­da­men­tal de nues­tra ar­qui­tec­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal, a una ins­ti­tu­ción que ha re­sul­ta­do en su con­jun­to la más exi­to­sa no­ve­dad de la Cons­ti­tu­ción de 1978. Vis­ta en pers­pec­ti­va, la con­tri­bu­ción de nues­tro Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal al asen­ta­mien­to de una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca en Es­pa­ña ha re­sul­ta­do sen­ci­lla­men­te in­dis­cu­ti­ble, co­mo lo han si­do es­pe­cial­men­te sus apor­ta­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar una prác­ti­ca efec­ti­va de los de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les y del prin­ci­pio de igual­dad, de ma­ne­ra muy des­ta­ca­da en­tre hom­bres y mu­je­res. No ha de­bi­do de ser po­co im­por­tan­te en tal sen­ti­do la pre­sen­cia de mu­je­res en el tri­bu­nal y en­tre ellas de quien, co­mo la pro­fe­so­ra Ca­sas, es­ta­ba es­pe­cia­li­za­da en uno de los ám­bi­tos don­de la dis­cri­mi­na­ción por se­xos ha si­do y es más in­jus­ta y la­ce­ran­te: el la­bo­ral.

La bri­llan­te ca­rre­ra co­mo ju­ris­ta de Ma­ría Emi­lia Ca­sas cul­mi­na en el 2004, cuan­do es ele­gi­da, por sus ma­gis­tra­dos, pre­si­den­ta del su­pre­mo in­ter­pre­te de nues­tra Cons­ti­tu­ción. Re­sul­ta in­ne­ce­sa­rio acla­rar que era la pri­me­ra mu­jer que ac­ce­día a un pues­to de tal res­pon­sa­bi­li­dad —el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es la quin­ta au­to­ri­dad del Es­ta­do— y la úni­ca que lo ha he­cho has­ta la fe­cha. Ocu­pó la pre­si­den­cia has­ta enero del 2011 en una de las eta­pas mas com­ple­jas y con­vul­sas del Cons­ti­tu­cio­nal, que de­bió re­sol­ver, en­tre otros te­mas en­de­mo­nia­dos, los re­cur­sos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­dos contra el Es­ta­tu­to ca­ta­lán del 2006.

Si hay un ám­bi­to en el que el cam­bio que ex­pe­ri­men­ta Es­pa­ña des­pués de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia ha pro­du­ci­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vas no­ve­da­des ese ha si­do, sin du­da, el de la po­si­ción de las mu­je­res en el mundo po­lí­ti­co, so­cial, la­bo­ral o cul­tu­ral. Ma­ría Emi­lia Ca­sas es un ejem­plo es­plén­di­do de ello, aun­que la ex­cep­cio­na­li­dad de sus triun­fos po­ne de re­lie­ve el im­por­tan­te ca­mino que aún que­da por an­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.