Una ga­lle­ga de mundo que reivin­di­ca siem­pre con or­gu­llo sus orí­ge­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

Hu­ye de arro­gar­se cual­quier pro­ta­go­nis­mo per­so­nal a pe­sar de sus mu­chos mé­ri­tos, pe­ro es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que el su­yo es un ca­so ex­cep­cio­nal en un país en el que la mu­jer si­gue aún dis­cri­mi­na­da en to­dos los ám­bi­tos de la so­cie­dad, pe­se a los gran­des avan­ces de los úl­ti­mos años. Pri­me­ra mu­jer ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho del Tra­ba­jo en Es­pa­ña, miem­bro más jo­ven en ocu­par un pues­to de vo­cal en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y pri­me­ra y has­ta aho­ra úni­ca mu­jer que ha pre­si­di­do el al­to tri­bu­nal. Ma­ría Emi­lia Ca­sas es una ga­lle­ga de mundo que reivin­di­ca con or­gu­llo sus orí­ge­nes siem­pre que tie­ne oca­sión.

De gus­tos sen­ci­llos, alér­gi­ca a la pom­pa y el boa­to, aman­te del ci­ne y de la con­ver­sa­ción con los ami­gos, pre­su­me de ha­ber con­du­ci­do su vi­da con in­de­pen­den­cia en lo per­so­nal y tam­bién en lo pro­fe­sio­nal. Su vo­ca­ción de ju­ven­tud era la fi­lo­so­fía, pe­ro sus pa­dres la ani­ma­ron a es­tu­diar tam­bién De­re­cho, con­se­jo por el que les es­tá eter­na­men­te agra­de­ci­da. Es ex­per­ta en re­la­cio­nes la­bo­ra­les, campo al que ha de­di­ca­do una bue­na par­te de su ex­ten­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Me­tó­di­ca, pru­den­te, or­ga­ni­za­da, pro­pen­sa al diá­lo­go y el con­sen­so, a Ma­ría Emi­lia Ca­sas le to­có pro­ta­go­ni­zar co­mo pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal al­gu­nas sen­ten­cias his­tó­ri­cas de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, co­mo la que ava­ló la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la Ley In­te­gral contra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro o la que acabó de­cla­ran­do in­cons­ti­tu­cio­na­les, tras cua­tro años de de­li­be­ra­ción mar­ca­dos por las in­ci­den­cias pro­ce­sa­les y las re­cu­sa­cio­nes, de­ter­mi­na­dos pre­cep­tos del Es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña. Ella fue la en­car­ga­da de re­dac­tar el sép­ti­mo y úl­ti­mo bo­rra­dor de la sen­ten­cia. Co­mo vo­cal, par­ti­ci­pó en fa­llos his­tó­ri­cos, co­mo el que ava­ló el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. Y vi­vió tam­bién los mo­men­tos de ten­sión crea­dos por la de­ci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de ex­car­ce­lar a los miem­bros de la me­sa na­cio­nal de He­rri Ba­ta­su­na que ha­bían si­do con­de­na­dos por el Su­pre­mo. Hi­ja de un re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad —cir­cuns­tan­cia que mar­có su vi­da erran­te en la in­fan­cia y pri­me­ra ju­ven­tud— y ca­sa­da lue­go con el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo Je­sús Le­gui­na Vi­lla, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do y con el que tu­vo cua­tro hi­jos, es una mu­jer de con­vic­cio­nes fir­mes, tra­to afa­ble, es­pí­ri­tu pro­gre­sis­ta y muy vol­ca­da en su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.