«Den­tro de la uni­dad de Es­pa­ña, hay que re­plan­tear el Es­ta­do au­to­nó­mi­co»

«No se ha lle­ga­do to­da­vía a la igual­dad real en­tre el hom­bre y la mu­jer, y no es una uto­pía al­can­zar­la»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

La bio­gra­fía de Ma­ría Emi­lia Ca­sas es­tá mar­ca­da por su con­di­ción de pre­cur­so­ra en el ac­ce­so de la mu­jer a car­gos de la má­xi­ma re­le­van­cia ju­rí­di­ca, que ella con­si­de­ra to­da­vía in­su­fi­cien­te. —Pri­me­ra ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho del Tra­ba­jo de Es­pa­ña, miem­bro más jo­ven en for­mar par­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y úni­ca mu­jer que lo ha pre­si­di­do. ¿Tie­ne vo­ca­ción de pio­ne­ra? —Oja­lá. Eso sig­ni­fi­ca ju­ven­tud, que­rer es­tar al día, no re­ti­rar­se de los pro­gre­sos. Es un signo de in­quie­tud que va­lo­ro mu­cho, pe­ro me gus­ta­ría de­jar de ser­lo co­mo mu­jer, por­que ser la pri­me­ra mu­jer mar­ca una anor­ma­li­dad.

—¿Si­gue dis­cri­mi­na­da la mu­jer en Es­pa­ña y en el mundo del de­re­cho en par­ti­cu­lar? —No se ha lle­ga­do a la igual­dad. Las dis­cri­mi­na­cio­nes más bur­das se han co­rre­gi­do, pe­ro en de­ter­mi­na­das sen­ten­cias y en he­chos se apre­cia al­go tan in­to­le­ra­ble co­mo la vio­len­cia contra la mu­jer, el fe­mi­ni­ci­dio, que es al­go inad­mi­si­ble. La vul­ne­ra­ción en la igual­dad más ele­men­tal no se ha con­se­gui­do erra­di­car. En la ju­di­ca­tu­ra, la mu­jer ha par­ti­ci­pa­do en la edu­ca­ción en nú­me­ro ma­yor que en to­dos los ám­bi­tos, y en el mer­ca­do de tra­ba­jo va al­can­zan­do pues­tos re­le­van­tes. Pe­ro es­tan­do el gé­ne­ro hu­mano di­vi­do en dos se­xos, uno si­gue ocu­pan­do mu­cho más pues­tos que el otro. No hay igual­dad real. Y no es una uto­pía lu­char por al­can­zar­la.

—Los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción eran to­dos hom­bres. ¿Eso ha de­ja­do hue­lla en la Car­ta Mag­na? —Hoy nos pa­re­ce im­po­si­ble e in­to­le­ra­ble que fue­ra así. La so­cie­dad en aque­llos años no lo vio co­mo una anor­ma­li­dad tan gran­de. La del se­xo es una dis­cri­mi­na­ción que nos re­co­rre de arri­ba aba­jo. Por ello las po­lí­ti­cas tie­nen que ser trans­ver­sa­les pa­ra ac­tuar contra eso. Sien­do un cam­bio im­por­tan­te la ley de pa­ri­dad, que no lo es por­que so­lo obli­ga a una pre­sen­cia del 60 % y el 40 % en las lis­tas, los da­tos rea­les dan al­go más de un 30 % de mu­je­res en el Se­na­do y un 40 % ba­ji­to en el Con­gre­so. Que­da un tre­cho por re­co­rrer has­ta lle­gar a la igual­dad ple­na. —El fa­llo del ju­ra­do des­ta­ca la im­por­tan­cia del Cons­ti­tu­cio­nal en la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia. —So­lo pue­do ex­pre­sar agra­de­ci­mien­to a esa men­ción. Lo di­jo el rey Juan Car­los en la se­sión so­lem­ne de cons­ti­tu­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en 1980. Es el vér­ti­ce del Es­ta­do de de­re­cho. Ha he­cho un enor­me bien a la so­cie­dad es­pa­ño­la. Ha cons­ti­tu­cio­na­li­za­do la vi­da po­lí­ti­ca es­ta­ble­cien­do lí­mi­tes al po­der pú­bli­co. Pe­ro tam­bién la vi­da pri­va­da de los ciu­da­da­nos, lle­van­do a su vi­da los de­re­chos fun­da­men­ta­les con sen­ten­cias ejem­pla­res y no­ve­do­sas, co­mo que el juez que ins­tru­ye no pue­de juz­gar, o que un ates­ta­do po­li­cial no es prue­ba úni­ca .... Eso hoy nos per­te­ne­ce a to­dos co­mo nues­tro pa­tri­mo­nio, pe­ro se de­be a una ta­rea im­por­tan­tí­si­ma del Cons­ti­tu­cio­nal. —¿Hay que re­for­mar la Cons­ti­tu­ción 40 años des­pués? —Re­for­mar la Cons­ti­tu­ción es cum­plir­la. Una so­cie­dad ma­du­ra tie­ne que es­tar pre­pa­ra­da pa­ra abor­dar esa re­for­ma y pa­ra adap­tar la Cons­ti­tu­ción a los tiem­pos. —¿Esa re­for­ma de­be­ría in­cluir un nue­vo en­ca­je pa­ra Ca­ta­lu­ña en el Es­ta­do español? —Hay que re­pen­sar los pro­ble­mas que tie­ne Es­pa­ña. La Cons­ti­tu­ción no es un asun­to sa­gra­do co­mo las re­li­gio­nes de li­bro. En la cues­tión te­rri­to­rial, hay que te­ner ma­du­rez pa­ra, den­tro siem­pre de la uni­dad de Es­pa­ña, re­plan­tear­nos el fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do au­to­nó­mi­co. Me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de un Es­ta­do des­cen­tra­li­za­do, den­tro de la uni­dad de Es­pa­ña. Pe­ro no es so­lo la cues­tión te­rri­to­rial. Tam­bién la su­ce­sión de la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, que si­gue prio­ri­zan­do al va­rón so­bre la mu­jer. Y ac­tua­li­zar in­clu­so los de­re­chos fun­da­men­ta­les, adap­tán­do­los a una reali­dad dis­tin­ta. Una so­cie­dad ma­du­ra tie­ne que ha­cer un de­ba­te se­reno so­bre la re­for­ma de su Cons­ti­tu­ción con el mis­mo con­sen­so con el que se apro­bó. —¿Le co­rres­pon­de al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal dar una so­lu­ción al con­flic­to de Ca­ta­lu­ña? —Si es un con­flic­to ju­di­cia­li­za­do por un pro­ce­di­mien­to que al tri­bu­nal co­rres­pon­da de­ci­dir, es­te nun­ca ha­rá de­ja­ción de sus atri­bu­cio­nes y de­ci­di­rá. Es­ta­rá en su si­tio y re­sol­ve­rá la par­te del con­flic­to que le co­rres­pon­da. En to­do ca­so, el diá­lo­go en el ám­bi­to po­lí­ti­co es ne­ce­sa­rio y es­to lo sa­ben to­dos los tri­bu­na­les cons­ti­tu­cio­na­les. —¿La apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 im­pli­ca­ría ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra us­ted la sus­pen­sión de la au­to­no­mía de Ca­ta­lu­ña? —Creo que es un ar­tícu­lo com­ple­jo, con más de una in­ter­pre­ta­ción. No con­du­ce a ese au­to­ma­tis­mo. Pe­ro es un ar­tícu­lo que es­tá en la Cons­ti­tu­ción. Es un tex­to com­ple­to. Se­rá apli­ca­ble si ne­ce­si­ta ser apli­ca­do. Pe­ro tie­ne ca­pa­ci­dad de ser in­ter­pre­ta­do. Yo no me pue­do co­lo­car en la in­ter­pre­ta­ción que ha­ga el tri­bu­nal. No me quie­ro in­tro­du­cir en un te­rreno que no me co­rres­pon­de. —¿Es jus­ta la ima­gen de po­li­ti­za­ción que los ciu­da­da­nos tie­nen del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal? —No des­de den­tro. To­dos los ma­gis­tra­dos con los que he com­par­ti­do el ejer­ci­cio de la ju­ris­dic­ción cons­ti­tu­cio­nal han si­do ab­so­lu­ta­men­te in­de­pen­dien­tes. Y yo mis­ma, des­de lue­go. Doy fe de esa im­par­cia­li­dad ab­so­lu­ta. —¿Pe­ro com­par­te us­ted por ejem­plo el sis­te­ma de cuo­tas pa­ra ele­gir a los ma­gis­tra­dos? —La ju­ris­dic­ción ne­ce­si­ta es­tar le­gi­ti­ma­da de­mo­crá­ti­ca­men­te de ejer­ci­cio, y tam­bién de ori­gen. Esa le­gi­ti­mi­dad de ori­gen apa­re­ce em­pa­ña­da co­mo con­se­cuen­cia de los mo­dos en los que se pro­du­ce la re­no­va­ción de los ma­gis­tra­dos. La Cons­ti­tu­ción qui­so, co­mo de­cía To­más y Va­lien­te, que el con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal se re­no­va­se en la elec­ción de los ma­gis­tra­dos a pro­pues­ta del Con­gre­so y el Se­na­do, res­pe­tan­do el plu­ra­lis­mo y for­zan­do una ma­yo­ría de tres quin­tos. Pe­ro no mi­ra ha­cia el re­par­to de cuo­tas en­tre par­ti­dos. Esas for­mas de re­no­va­ción que apa­re­cen con esos tin­tes, y que los me­dios des­ta­can, lle­van a esa ima­gen de po­li­ti­za­ción in­de­sea­da. Y lue­go los ma­gis­tra­dos tie­nen que re­no­var esa le­gi­ti­mi­dad en su ejer­ci­cio con ejem­pla­ri­dad e in­de­pen­den­cia. —Us­ted ha si­do nom­bra­da re­cien­te­men­te miem­bro del co­mi­té pa­ra el con­trol de la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos y fun­da­cio­nes eu­ro­peas. ¿Es la ma­la re­gu­la­ción de la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos el ori­gen de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca? —A tra­vés de la fi­nan­cia­ción hay ele­men­tos de co­rrup­ción. Pe­ro no es to­da la co­rrup­ción. Des­gra­cia­da­men­te, hay ca­sos de co­rrup­ción per­so­nal tre­men­da, don­de el di­ne­ro, si po­de­mos ha­blar así, no se lo ha lle­va­do el par­ti­do, sino per­so­nas. Creo que es achi­car un fe­nó­meno que hay que com­ba­tir con to­das las ar­mas de la ley. —Us­ted y su ma­ri­do re­ci­bie­ron ame­na­zas de ETA cuan­do vi­vie­ron y tra­ba­ja­ron en San Se­bas­tián. ¿La de­mo­cra­cia ha ven­ci­do de­fi­ni­ti­va­men­te al te­rro­ris­mo? —Sí. Recuerdo mo­men­tos du­rí­si­mos en San Se­bas­tián, don­de la so­cie­dad es­ta­ba do­mi­na­da por el mie­do al te­rro­ris­mo. Si mo­ría un eta­rra, to­do San Se­bas­tián ce­rra­ba. Y si mo­ría un miem­bro de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, na­die ce­rra­ba. No so­lo ha­bía ex­tor­sión y ase­si­na­tos, sino una so­cie­dad ate­mo­ri­za­da. El ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co sig­ni­fi­có un pun­to de in­fle­xión que ya ha­bía co­men­za­do con la muer­te de Fran­cis­co To­más y Va­lien­te. Sig­ni­fi­có el le­van­ta­mien­to de­mo­crá­ti­co contra ese te­rro­ris­mo en Es­pa­ña y en Er­mua, que fue el cen­tro de la cruel­dad. Un pun­to de in­fle­xión. Allí em­pie­za la vic­to­ria de los de­mó­cra­tas y la de­rro­ta de los te­rro­ris­tas. Es­ta­mos en el fi­nal.

ILUSTRACIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.